UNA MILITANCIA DIGNA DE LOS LIBROS DE HISTORIA.

Luciano Torrontegui Menchaca, fallecido el pasado mes de abril, pertenecía a una legión de hombres valientes, de talante firme y valores sólidos e inquebrantables que combatió en la Guerra Civil de 1936-39 en el bando republicano y después luchó en la clandestinidad y en el exilio contra la dictadura franquista. Conocido también por su alias de Luis Torres, Torrontegui fue enlace de la CNT y uno de los protagonistas de la fuga del penal de Ocaña en 1948. A pesar de su lucha incansable y de todas las penalidades sufridas, repetía que “lo volvería hacer 20.000 veces”, recuerda hoy su hija Agurtzane. Torrontegui, nacido en Meñaka el 28 de julio de 1916, mostró desde muy joven su querencia por la lucha obrera y se afilió al Sindicato del Transporte Marítimo, un sector que conocía a la perfección desde que a los 14 años se hiciese a la mar. Luciano y los otros siete afiliados que tenía la CNT en la naviera Sota y Aznar llevaron a cabo una huelga en 1935 en el barco que ganaron, tras tres meses de lucha. Cuando estalló la sublevación con el alzamiento militar, cruzaba en un barco de esta naviera de África a España y fiel a sus ideas libertarias ya entonces, decidió, junto a sus compañeros, tomar posesión del barco e intentar evitar que fuera militarizado. Después de ser objeto de bombardeos y con el barco agujereado, recalaron en Cuba. Pero en la Cuba de Baptista, los apresaron como rebeldes y los encarcelaron durante tres meses en El Morro de La Habana. Luciano regresó a Francia en un barco que había ido a llevar hijos de republicanos españoles a México. Desembarcó en Saint Nazare, cruzó por Catalunya, entró en España y se enroló en el Ejército republicano como infante de Marina. Allí le enviaron a Cartagena, hizo la instrucción y se enfrentó a su primer combate en la batalla de Teruel en el invierno del 37-38. Le tocó servir en la división de Lister, en el Segre. Tratando de ocultar su filiación confederal para evitar ser objeto de represalias, su genio libertario terminó por manifestarse ante las injusticias. El inicio de un consejo de guerra y las amenazas veladas de muerte por boca de un comisario le llevaron abandonar esa división y a enrolarse en una compañía de dinamiteros en Seo de Urgel. Campos de concentración Tras la Guerra Civil, Torrontegui también sufrió los campos de concentración franceses. Su hija Agurtzane Torrontegui relata las andanzas de su padre que suman anécdotas y trazan una biografía a prueba de historiadores. “En el 39, regresa a Saint Nazare para trabajar para el ejército inglés. Pero en junio del 40, con la invasión alemana en Francia, los ingleses se marchan, los dejan abandonados a su suerte y entonces mi padre y sus compañeros deciden bajar hacia Iparralde. Pero en Burdeos les paran, les quitan todo lo que llevan y ellos optan por quedarse en Las Landas donde coinciden en octubre del 40 con la entrevista de Hitler con Franco”, rememora Agurtzane, con el convencimiento de que el carácter de su padre, prudente y generoso, le condujo a una militancia digna de figurar en los libros de Historia. “Con el miedo a ser deportados, en Burdeos les coge de lleno la II Guerra Mundial. Allí llevan a cabo algunas actividades de resistencia y sabotaje contra el Ejército alemán. Y mi padre se enrola en el batallón Libertad con responsabilidades de mando. A partir del otoño del 44, participan en la liberación de la zona más atlántica de Francia. De hecho, él y otros recuperan muchas armas que dejaron los alemanes en la retirada, con la esperanza de que, puestas a resguardo, sirvieran para derribar a Franco”. Enlace de la CNT Nuevamente cruza la muga y Luciano forma parte de los grupos de defensa en los Pirineos, en Urepel. Es en ese momento cuando desarrolla la labor de enlace para la CNT, acompañando a emisarios del interior hacia el exilio y viceversa. Entre otros, guió a Antonio Ejarque Pina, entonces secretario general de la CNT de España, actuando con varios nombres falsos, como Luis Torres. En una de sus peligrosas misiones, en 1946, Luciano Torrontegui fue detenido por la Guardia Civil. Sufrió continuas palizas durante los 15 días que pasó en la DGS y fue condenado a seis años y un día. Compartió prisión con Koldo Mitxelena en Alcalá de Henares. Sin embargo, luego fue trasladado a Ocaña y el 8 de mayo de 1948 fue uno de los doce confederales que protagonizaron la sonada fuga de Ocaña. Le detuvieron en Madrid el 13 de mayo y pasó por los penales de Ocaña, Guadalajara, Yeserías y Larrinaga, donde enfermó debido al duro régimen de aislamiento. Sin embargo, no sería hasta 1951 cuando consiguiese la libertad definitiva. La semblanza de Torrontegui está jalonada de orgullo. “Ni un solo momento en casa ha negado su trayectoria y su lucha, siempre habló de su participación, de su pertenencia”, afirma Agurtzane. Todo ello a pesar de que nunca acabó de tener los papeles en regla y así detalla la anécdota de que le fueron a buscar para hacer el Servicio Militar hace ahora unos cuarenta años. Los dos momentos más álgidos de su lucha fueron, no obstante, la fuga del penal de Ocaña y su aventura francesa. “Los argumentos que nos cuentan en las películas palidecerían en comparación con lo que ellos tuvieron que hacer y sufrir, con túneles, muros taladrados, etc. Y otro de los momentos más importantes para él fue la lucha en Francia y la participación en el batallón Libertad”, rememora su hija.

__________________

 

Blanca Antepara: «No saben cómo quitarnos de la vista»

Forma parte de la generación de la guerra, del sufrimiento y del trabajo. En su caso se añade, además, la detención y tortura de dos de sus hijos, las dos décadas de prisión de uno de ellos, Josu, y la muerte violenta del pequeño, Iñaki. Pero no ha sucumbido. Su simpatía y coraje son legendarios en el movimiento por la amnistía. «He vivido para los demás» es su legado.

Era usted una niña cuando comenzó la guerra del 36…

Tenía 12 años. El mismo 18 de julio se presentaron aquí, en Urbina, un montón de soldados. Trajeron una gentuza de la parte de Burgos… A las semanas nos requisaron las casas y dormían allí y en las cuadras… Cerraron la escuela; ahí hicieron el hospital donde atendían a los heridos que bajaban [del frente de Bizkaia]. Cuando iban a empezar los combates en el monte Albertia, que era donde estaban los rojos, nos despacharon a todo el pueblo. Los vecinos salíamos con carros de bueyes llevando todos los trastos. Nosotros nos fuimos a Gasteiz, a donde unos que tenían un caserío, y pudimos llevar hasta el ganado, las vacas, los bueyes, las yeguas y hasta los cerdos… Allí estuvimos desde octubre [de 1936], hasta abril o mayo [de 1937].

¿Durante la dictadura su familia llegó a implicarse políticamente de alguna manera?

Durante la República, mi padre sí andaba implicado, ayudaba a la gente para ir a votar y esas cosas… Después a mi padre no le molestó nadie, pero murió pronto. Mi madre, en el 39 y mi padre, en el 41.

¿Qué fue Franco para usted?

No puedo ni oír el nombre porque hasta me pongo mal. Fue un criminal.

A los pocos meses de morir Franco, el 3 de marzo de 1976 la Policía mató a cinco trabajadores e hirió a más de cien en Gasteiz. Su hijo Josu [entonces, 18 años] resultó herido de bala. ¿Cómo recuerda aquel día?

Era un día espléndido, recuerdo que decía «qué bien para la huelga». Estaba contenta con la huelga porque me parecía que era para el bien de la gente. Mis hijos solían venir a comer a casa, pero a veces se quedaban en Gasteiz, donde una hermana que ya estaba casada. Entonces ese día me avisan de que no pueden venir a comer, que se van a quedar donde la hermana. Yo, tranquila… Pero a las 8 de la noche me viene el segundo hijo y me dice «ama, tienes que venir a Vitoria porque Josu está en el hospital». Y fui al hospital y allí estaba. Mi hijo salía de las Diocesanas [donde estudiaba] y fueron al follón. Como la Policía andaba a tiros, se metieron en un portal. Allí es donde le dieron el tiro. Gracias a que traspasó la puerta y debía ir con poca fuerza la bala, porque si no… Le entró por un lado de la nariz y se le quedó en el cuello. Le cogió una gente muy buena de Vitoria y le llevaron al hospital, sacándole de un piso a otro por los patios. Cuando lo vi fue una desolación terrible… ¡Cómo estaba…!

¿Qué le parece que nadie fuera juzgado ni condenado por aquellos hechos?

Que siempre estamos pagando los desgraciados. Cuando lo del otro hijo [Iñaki, muerto a tiros en Donostia], igual… A Josu si no le llevan enseguida aquel día habría muerto. La idea de ellos [la Policía] era matar. Yo siempre he dicho que me han matado dos hijos: uno, ese día, y el otro [Iñaki], el día que se lo llevaron detenido, porque cuando llegó después a casa… Yo le dije «mira, hijo, no te metas mucho, ya ves que no podemos hacer nada». Pero me dijo «ama, si tú vieras lo que pasa ahí [por la comisaría]…»

Creo que aquel día de la detención, el 8 de mayo de 1984, la Guardia Civil venía a buscar a Josu [entonces, 26 años], pero también se llevaron al más pequeño, Iñaki [17 años]…

Sí, se llevaron a los dos. Hacia las 2 de la mañana vinieron a detener a Josu. Subieron arriba, nos hicieron levantar a todos, registraron la casa, pusieron todo patas arriba y dijeron «a éste nos lo llevamos por la Ley Antiterrorista» -yo de esas cosas no entendía mucho todavía y pensaba que volvería pronto porque Josu ya había estado detenido una vez en Legutiano y le tomaron declaración y volvió enseguida-. Y a la media hora vuelven y dicen «a éste [Iñaki] también nos lo vamos a llevar». ¡Ay, madre mía! ¡Esto es gordo, qué va a ser! Yo les decía «pero por favor, si este txikito no ha hecho nada». Pues nada, me dieron un empujón, agarraron al txikito y se lo llevaron… Yo pensaba que me moría desde el día 8 hasta el 15 que me fui a Madrid porque ya no aguantaba más: «Si no me marcho ahora mismo, prefiero tirarme de un puente que pasar esto…»

¿Los dos fueron encarcelados?

Josu, sí. Iñaki quedó en libertad pero a los 18 días. Tenía que ir a firmar al juzgado no sé cada cuánto. Pero el pobre vino… Me decía «ay ama, no sabes cómo están aquellos». En la cárcel lo querían cambiar con los jóvenes, pero allí salieron un montón de presos de los nuestros y dijeron que no, que a ver cómo se iban a llevar al chiquillo… Y entonces lo dejaron con ellos.

¿Le contaron si les habían maltratado durante la detención?

Durante la detención, mucho. A los dos… Les dieron… Empezó a contar el pobre [Iñaki] cuando volvió a casa y yo no podía oírle que contara, no podía oírle. Le decía «cállate, por favor». No pude escucharle lo que decía… La cosa es que a Josu, cuando le hicieron el juicio, no hubo ni una sola persona que le señalara con el dedo. ¡Ni una! Y llevaron unos cuantos testigos… Nadie dijo éste ha sido. Le juzgaron con lo que había firmado cuando le hicieron aquello a Iñaki. El pobre le decía «no firmes, Josu, no firmes, que ya aguantaré». Pero al no poder aguantar lo que le estaban haciendo a su hermano, no pudo más y firmó.

Años más tarde, su hijo Iñaki pasó a la clandestinidad como militante de ETA y murió el 17 de agosto de 1991 por los disparos de la Guardia Civil en un tiroteo en Donostia. Supongo que fue un día muy duro…

[Balbuceos]… Mira, ¿tú sabes lo que es ver a tu hijo, que estaba sano como una manzana, con el disparo aquí atrás? [indica su nuca]. No sé lo que le hicieron, le destrozaron el cráneo por atrás. La cara la tenía intacta…

Hasta la noche no supimos nada. Todos los hijos decían que tenían como una corazonada, que algo pasaba. ¡Yo qué iba a pensar! A la noche llegaron unos de Vitoria y nos dijeron [que Iñaki era uno de los muertos en el tiroteo de Morlans]. Mi segundo hijo me agarró y con una prima nos fuimos aquella misma noche [a Donostia]. Desde entonces, cada vez que voy a San Sebastián ni duermo ni descanso todavía. Hasta las tres de la tarde del día siguiente no nos dejaron pasar.

¿Le permitieron reconocer el cuerpo de su hijo?

Sí. Estaba intacto, por la cara estaba intacto, pero por atrás [se señala la nuca] debía tener todo abierto… Ya les dije «habéis matado un santo, eso tenedlo por seguro». Se lo dije a los guardias. Después de la muerte de Iñaki volvieron los guardias a Urbina. No sé a qué venían. Y mi hermana y yo tuvimos una con ellos… Unos sinvergüenzas… Como no hacíamos más que chillar y decirles perrerías, un cabrón más grande que esa puerta se me viene como loco y me dice «señora, que yo he sido boxeador». Y le digo »¡so cabrón, bastante poco valor tienes cuando has sido boxeador y tienes que llevar una pistola para defenderte, cuando yo con los puños te pego una…!» No sé qué le dije, algún disparate, las perrerías que les pudimos decir. Y ellos igual a nosotros. Yo lo que quería era hablarles y hablarles para no oírles a ellos.

Antes de eso, otro día, cuando estaba Josu en la cárcel, a Iñaki y otro chico les metieron en el calabozo por poner unos carteles, y desde el calabozo se oía lo que hablaban arriba los guardias: «Hay que ir a Urbina a no sé qué…». Y otro decía: «Yo, donde aquellas putas viejas, ni hablar; prefiero con no sé cuántos hombres que con aquellas putas viejas; allí no vamos».

¿Recuerda mucho a Iñaki?

Desde que me levanto hasta que me acuesto. Y en la cama, me despierto, e igual… Todo el día, todo el día. Lo tengo en la mesilla, lo tengo aquí, lo tengo en la cocina… Me desahogo mucho con él. Me viene bien. A veces empiezo a llorar y por eso no quiero ir a ninguna casa, estoy bien aquí sola, hago lo que me da la gana. Lo mismo me da por cantarle, otras veces me da por llorarle, por hablarle…

¿Le duele no poder recordar a su hijo en actos públicos porque son prohibidos?

¿No va a doler? Ahora, nosotros vamos [a Albertia] todos los años, ¡eh! Ahí echamos las cenizas. Al principio no sabíamos qué hacer y lo enterramos. Pero en el 2003, cuando salió de la cárcel Josu dijo que Andoni Cabello, que se había marchado con Iñaki, le había contado que Iñaki había pedido que si le pasaba algo le incineraran y echaran las cenizas en Albertia. Pues así lo hicimos. Y cuando lo sacamos tuve el valor de besar su cráneo. Cada vez que me acuerdo de aquello, digo «yo no tengo ya corazón»…

¿Cómo me voy a olvidar? Doscientos años que viva, cuatrocientos o mil… ni les perdonaré ni olvidaré. Mi último aliento será, seguramente, por el pobre hijo… Muchas veces estoy sola, porque vivo sola, y muchas veces es muy malo… La cosa es que luego… hay algo dentro de mí, o encima, que me da ánimos. No sé lo qué es, si es un santo, San Pedro, Jesucristo, un demonio o quién…

Y en todos estos años [durante los 20 años de prisión] no he llorado nunca delante de Josu. Sólo el día que fuimos después de que mataron a Iñaki. El lunes lo enterramos y el jueves ya estaba allí [en la cárcel de Cartagena]. Mi hija preguntó si le permitían pasar para darle un abrazo a su hermano y contarle lo que había pasado. Y le dijeron «no no; si quiere pasar usted se desnuda, si no no le damos permiso». Y Josu dijo «ni hablar, no hacemos vis a vis». Al final estuvimos sólo Josu y yo. Él, duro, y yo, también. Pero estábamos hablando y hablando… y las lágrimas hasta el suelo. Los dos. Es el único día que me ha visto llorar en la cárcel. Ese día, sí. Y él también.

Luego me quedé hasta el lunes porque también tenía visita. Ya estaba un poco más… Pero los hijos de puta, a la siguiente semana tuvieron la mala hostia de llevarlo a Jerez. Como allí [en la cárcel de Cartagena] estaban todos juntos y tenía apoyo, pues dijeron «ahora éste…» Es la cosa de rebajarte para que digas «voy a firmar». Este pobre allí estuvo cuatro años; fue el único día que me dijo «ay, madre, si no fuera por vosotros no habría quien aguantase esto». Me lo dijo ese día. Un día. No se ha quejado jamás. Él siempre ha ido con fortaleza, y yo, lo mismo. Al ir a la visita ibas con ansia, pero volvías destruida. Ése es el único día que me vio llorar.

¿Tiene una idea de los kilómetros que ha hecho viajando a las cárceles?

Algún día voy a sacar la cuenta y vas a ver…

Carabanchel, Alcalá, Herrera de la Mancha, Daroca, Cartagena, Jerez, Tenerife, Granada… Usted, como madre, conoce bien la dispersión de los presos políticos…

Cuando cogieron a Josu yo entonces no tenía mucha idea de esto porque no había tenido ni tiempo. Me había dedicado a criar siete hijos, con el marido afectado de salud, llevando el bar familiar…. Me acostaba a las 2 de la madrugada y me levantaba a las 8 de la mañana. Llevaba todo, no tenía tiempo ni para leer un periódico o saber qué pasaba. No entendía nada. No había tenido ni tiempo.

Íbamos a visitarle todas las semanas. Tuvimos que hacer un calendario. Cada mes y medio nos tocaba a uno. Al principio sólo dejaban ir a la familia. Luego acompañaba también a otra chica que solía ir doscientos kilómetros más allá de París. Como ella me acompañaba a mí, yo solía acompañarle a ella. También iba yo sola a visitar a otros presos. He visto todas las cárceles españolas menos tres o cuatro. Me faltan por conocer Huelva, Málaga, Almería y Tarragona…

También conozco Burgos porque trajeron a Josu dos o tres veces a declarar a Donostia. Tuvieron jaleo con los guardias en Daroca porque les tiraban gases y ellos les tiraban baldes a los funcionarios. Estos les rompían las camas con barras de hierro… ¡Tuvieron un cisco! ¿Sabes por qué? Porque dicen que no había quien durmiera a las noches por las palizas que les daban a los sociales. Y ellos [los políticos] no pudieron aguantar y les denunciaron…

¿Por qué cree que actúan con tanta saña contra los familiares de los presos vascos?

Porque les fastidia que [a los presos] les acompañe la gente. Les fastidia… Yo todos los días le escribía carta a Josu, no había día que no le escribiera. Igual un día no podía escribirla, pues al otro día le escribía dos juntas. Todos, todos… En todas las cartas, siempre le decía lo mismo: «Mira hijo, la verdad es que nos ha tocado pasarlo mal, pero también hemos conocido cosas buenas por la gente que nos apoya y que está pendiente». Todos los amigos le escribían… Todos se apoyaban. Ahora no me canso de hacer rosquillas para ellos. Le mando a uno, al otro…

¿Ha sentido alguna vez la tentación de tirar la toalla?

No, no, no… Ni la tiraré. Y aunque viva doscientos años, no les perdonaré… Ya les he dicho muchas veces a ésos: «No os perdono a nadie». Ya me pueden matar antes…

¿De dónde ha sacado la fuerza para sobreponerse al sufrimiento y seguir adelante?

Yo quisiera saberlo… No lo sé. Yo no he sido capaz de hacer daño a nadie, sino todo lo contrario, como ha sido mi hijo, de dar a los demás.

Ahora no permiten enseñar las fotos de los presos en la calle. ¿Qué le parece?

No pueden quitarnos de la vista de otra manera. Ven claramente que por un lado u otro… Son malos y no pueden. Como llevan cincuenta años y no han podido, pues les da rabia. No saben cómo quitarnos de la vista. Si pudieran nos mataban a todos. Son malos. ¿Qué han hecho ahora? La trampa ésta de unirse para hacernos daño a nosotros. Y, claro, qué vamos a hacer cuatro contra cuarenta mil…

¿Qué siente al ver que sólo se reconoce el sufrimiento de algunas personas?

Se sufre. Yo te digo la verdad, no me han dado dinero, pero si a mí me dieran, ¡me quemarían las manos! Por lo menos, que reconozcan si son hijos de padre y madre y no que nos pongan como nos han puesto…

¿Qué les pediría a los gobernantes de hoy?

Como dije cuando mataron a Iñaki: yo no voy a recoger la sangre de mi hijo. Quisiera que fuera la última que se derramara. Lo único que deseo es que fuera la última. No les voy a perdonar. No voy a tener amistad con ellos, no quiero arrimarme a ellos. Al menos que tuvieran el valor… Ya que en cincuenta años no han podido ni pueden arreglarlo… que hagan el mayor esfuerzo posible unos y otros. No quisiera ver a mis nietos pasando por esto. Sería horrible.

¿Qué le parecen los jóvenes de hoy?

A los jóvenes de hoy los veo bastante más razonables que cuando yo era joven, y más comprensivos entre ellos, más compañeros… Yo lo veo por mis nietos.

Tal vez se lo han comentado alguna vez: se le ha visto a usted tantas veces en la primera línea, con tanto coraje, que mucha gente le ve como un símbolo, casi como la madre o la abuela de dos generaciones del movimiento antirrepresivo…

No sé… La gente sí me dice que me quiere… De toda la vida la gente me ha dicho que soy simpática. Desde joven me han tenido cariño; sería por mi manera de ser, no lo sé…

¿Cómo le gustaría que fuera la Euskal Herria de sus nietos?

Pues como somos los vascos….

http://vimeo.com/11734187

 

 

Anuncios

Cae en Francia la cúpula de ETA mientras se reunía para preparar nuevos atentados

 

________________

¿QUEDARÁN INDIOS?

 
Desde hace unos años, y pasó también cuando el ministro era Jaime Mayor Oreja, Rubalcaba ha detenido a tropecientos jefes de ETA. Por las continuas manifestaciones del ministro socialista, cabe deducir sin mucho desgaste neuronal, que en ETA sólo hay jefes y que con inusitada insistencia van cayendo una y otra vez casi todos. No ha pasado la resaca de la detención y, por ejemplo, a una dificultad económica de Zapatero o a una caída de imagen, vuelven a descabezarla. ETA aparece como el dragón de las mil cabezas. Ya hemos perdido la cuenta de todos los jefes de ETA que han caído en los últimos años. Pero lo más extraño es que nunca cae un militante de a pie. Nunca cae un “indio”, alguien que trabaje o haga los recados. Y así las cosas, si detienen a todos los jefes y no les dan tiempo a asentarse en sus puestos, ¿cómo coño van a tener tiempo de escribir el comunicado en el que anuncien su disolución? Y si no tienen indios, ¿cómo coño van a debatir la decisión en las bases?
 
El ministerio del Interior está colocando a ETA en un problema de no retorno o en palabras llanas, en una pescadilla que se muerde la cola: no hay bases para debatir y adoptar la decisión de la cúpula, pero tampoco hay cúpula porque en cuanto se forma, va Rubalcaba y la detiene. Pero eso sí, tenemos la amenaza siempre ahí, sin cúpula y sin bases. Tenemos que seguir pagando a miles de escoltas porque la amenaza sigue viva. Y tenemos a ETA y su mundo como recurso cuando el gobierno español de turno se ve en apuros por su nefasta política, sus corrupciones o sus escándalos.
 
Rubalcaba debe pensar que todos somos unos besugos porque ¿cómo pueden caer tantos dirigentes y son incapaces de encontrar ni siquiera un militante de base? ¿Tendrá alguna vez la dicha de encontrar uno? Lo más probable, también, es que si lo encuentra y lo detiene, dirá que iba a ser el próximo jefe, militar o político, y que además estaba preparado para atentar ese mismo día o al día siguiente, a mucho más tardar.
 
Seguro que el que más información tiene sobre ETA es Alfredo Pérez Rubalcaba, de eso no cabe la menor duda. Pero también es cierto que es una persona retorcida y que recurre con frecuencia a la mentira en función de sus intereses o de los intereses de Zapatero, pero primando siempre los propios. Así es, porque así lo reconocen quienes le conocen un poco. Es triste que estemos pendientes de lo que le interese a Rubalcaba para que ETA baje la persiana. Lo mismo pasó en la etapa de Jaime Mayor Oreja. Y en el entretanto, los demás aquí, contemplando al dragón de las mil cabezas que bien puede convertirse, si así lo quiere Rubalcaba, en los cien mil hijos de san Luis.

LOS PERROS DEL CAPITALISMO.

 

1ª Parte.

El hombre, el ser humano –se dice—no es por naturaleza bueno ni malo. Es el medio en que se desarrolla quien lo hace como es: unas veces perverso, avaro y egoísta; otras veces magnánimo, noble, desinteresado.

 

No vamos a discutir ahora hasta donde tienen razón estas teorías. Pero nos permitiremos hacer varias preguntas: ¿Cómo se explica que en un mismo pueblo en una misma casa e hijos de una misma madre, sean unos amables, bondadosos, nobles, y otros sean viciosos y egoístas? ¿Porqué esa diferencia tan enorme? ¡Ay…! ¿ en qué ambiente se habrán desarrollado unos hombres que por un miserable sueldo se prestan a defender al capital y al Estado, y disparan sus armas mercenarias , fríamente o furiosamente, hasta sobre su propia madre, si así se lo ordenan sus superiores? ¿A qué grado de degeneración e insensibilidad no habrán llegado estos hombres que, pudiendo vivir libremente, con la conciencia limpia y tranquila, prefieren vivir obedeciendo, y matando a sus propios semejantes, por un miserable puñado de calderilla?

 

¿A que estado de animalidad y de perversión no habrá ascendido la humana especie para engendrar en su seno esos monstruos, insensibles al dolor y carentes en absoluto de sentimientos nobles y elevados?

Son estos las defecaciones del organismo social, que se desembaraza de lo que no puede asimilarse.

Son la carroña, los parásitos, los perros que ladran en la portada de la heredad capitalista; los perros que ladran y muerden al transeunte o al hambriento que va a coger unas frutas que el mismo a cultivado, mientras el amo digiere tranquilamente su hartazgo, confiando en ellos, en sus perros, la salvaguarda de sus intereses…

 

A cambio de este y útil y fiel servicio ya recibirán un dí su mendrugo y algún puntapié en el trasero. Pero su bajeza canina llega a tanto que se arrastran y lamen la mano del dueño que le enarbola el látigo…

Sí; estos son todos los que lacayunamente, de una forma baja y vergonzante se ponen en contra de sus hermanos de clase y defienden los intereses de sus amos…

 

La vida está mala.

El hambre es mucha –suelen decir, para justificar sus acciones, torturas, crímenes…

Tengo tantos hijos que constantemente me piden pan, y no puedo dárselo.

¡ Eso es…! Perfectamente.

Sufres miserias, privaciones, hambre…

¿No se te ha ocurrido nunca pensar dónde radican las causas de que sufras esas miserias y privaciones?

No; Seguramente.

 

No has pensado jamás que esas causas radican en la mala organización social. Si lo hubieses pensado, no te decidieras a ponerte de parte de los que se benefician con esa mala organización, sino que, como todo obrero consciente, te pondrías en contra y tratarías de combatir esas causas.

¿Que adelantas con ponerte al servicio de la sinrazón y de la injusticia?

 

Yo soluciono mi problema económico – me contestarás.

¡Desgraciado! ¡A que precio solucionas tu problema! Tú solucionas el tuyo y los demás que los parta un rayo. O lo que es peor: que tú mismo te conviertas en ese rayo de la tormenta social que cae, insensible e inhumanamente, sobre tus hermanos.

 

¡Triste papel es ese, que para medio comer tú y los tuyos, has de privar a los demás de lo suyo, del pan para sus hijos!

¡Triste papel el de guardar las espaldas a los tiranos que viven de la explotación y del pillaje legalizados!

 

¡Triste papel el de impedir que tus propios hermanos, que tienen las mismas necesidades que tú, pero que no quisieron descender, al bajo nivel que tú has descendido, puedan satisfacer sus ansias de libertad, de pan y de justicia!

¡Triste, si tristísimo papel el tuyo guardador del orden público; que con sólo que te unieras a tus hermanos y no te prestaras a defender las injusticias de los de arriba, tendríamos el problema resuelto!

¿Qué daño te han hecho a ti, desgraciado, esos hombres santos y nobles, esos idealistas soñadores que luchan por la felicidad y el bien común?

¿Por qué les odias tanto, si ellos no pretenden sino que la felicidad y el amor reinen sobre la tierra?

¿No es cosa justa, humana y racional lo que anhelan?

¿No es una idea sana, bella y hermosa por la que luchan?

¿No sueñan en hacer la felicidad de todo el género humano sin exceptuarte a ti que tanto les odias, ni aun a los tiranos que tú tan incondicionalmente defiendes?

¿No tratan de acabar con todos los privilegios y con todas las injusticias?

¿Por qué, entonces, ese odio fratricida hacia ellos; ese ensañamiento en el castigo, ese frenesí en cumplir las órdenes que os dan vuestros amos?

¿Por qué habéis de ser los lobos de vuestros mismos hermanos, siendo vosotros tan esclavos y tan miserables como ellos, que necesitáis ganar un mísero sueldo para no morir de hambre?

¿Por qué no dejáis a los burgueses que empuñen ellos mismo las armas y defiendan sus intereses?

 

¿Por qué habéis de ser vosotros, que no tenéis donde caeros muertos, quienes hayáis de defenderlos?

¿No comprendéis que estáis siendo los verdugos, no solo de vuestra misma clase, sino también de la de vuestros hijos?

¿Qué habéis ganado ni adelantado después de haber matado a un ciudadano o, en caso contrario, de haber perdido la vida en la refriega?

¿No notáis como los amos, vuestros amos los que os pagan para que os matéis en su defensa, se ríen de ver vuestra estupidez y vuestro servilismo?

¿Qué habéis logrado con exponer la vida a cambio de un salario vil?

¿Es que soñáis, acaso, con haceros héroes de alguna leyenda? Pues no sois sino bufones de los que os mandan.

¿Es que no comprendéis esto?

¿Qué causa noble es la que defendéis que no os importa la vida?

¿Qué ideal de justicia aspirais a implantar sobre la tierra que no os asusta la muerte?

¡Oh……!!

¡Fijaos en vuestra obra!

¡Recrearos bien en ella, que es digna de vosotros mismos…!

¡Contemplad esas cárceles rebosantes de seres que no han cometido más delito que no tener pan y tener, en cambio, un corazón para sentir y un cerebro para pensar…!

¡Mirad a esas inocentes criaturas, a esos tiernos retoños a quienes habéis privado del cariño y amparo paternos, condenados a la orfandad, a la miseria, al vicio, al pillaje…!

¡Esa es, pues, vuestra obra! Podeis estar orgullosos de ella…!

¡Ay….!

 

..

¡! Pero vosotros no podéis comprender toda la grandeza , todo el heroísmo y toda la sublime abnegación que encierran en su pecho esos hombres que se lanzan a la calle a conquistar su pan y su libertad! ¡Vosotros no podéis comprender cuánta diferencia existe entre aquellos que exponen su libertad y su vida en la conquista de un Ideal que beneficia a todos, y aquellos otros que la exponen por un vil salario, por obediencia ciega a sus amos en defensa de los intereses de una clase mil veces maldita; entre los que luchan por el bien de toda la humanidad y aquellos que sólo obran impulsados por odios de clase, sin tomarse siquiera el trabajo de pensar a quién benefician o perjudican sus actos. . .! ¡!No…; no lo podéis comprender ni lo comprenderéis jamás, porque vuestro cerebro se halla atrofiado y vuestra sensibilidad embotada. . .! ¡No.! no tenéis más que estómago, pero un estómago que no se harto nunca con el bendito pan ganado honrada y noblemente, mientras el sudor chorrea por la frente o el frío entumece los miembros!

 

No sabéis, no, no podéis saber jamás, de esa placidez y de esa felicidad interior que da la conciencia tranquila y el deber cumplido; porque no pueden sentir ni lo uno ni lo otro quienes son instrumentos ciegos al servicio del Estado-capital , de la injusticia; del más fuerte, del que paga para imponer el terror a sus víctimas, cuando no la muerte!

Sois los representantes de una época de insensibilidad y de barbarie, entronizada paralelamente al apogeo de la maquinaria moderna, del puñetazo, del puntapié, del boxeo y de la fuerza bruta.

Sois una pieza más de la gran máquina represiva estatal que insensiblemente aplasta a la humanidad doliente. ¡Época maldita!

Taylorismo. Racionalización. Superproducción. Hambre. .

 

¡Hambre , esclavitud, miseria, en los unos!

¡Orgías, fastuosidad, vicios, abyección, lujos en los otros. . .!

Un mundo que se hunde; otro que se levanta.

Una sociedad que muere y otra que renace.

 

……………………………

 

¿Y esa burguesía infame, depravada, salvaje y feroz que, no obstante estar ahita de sangre proletaria y de millones robados a la clase obrera, quiere aún continuar disfrutando esos privilegios. . .?

Esa canalla dorada que con el dinero que estafa a los trabajadores, paga después a su jauría para lanzarla contra los que se atreven a protestar. . .

Esa clase capitalista mil veces malvada, mil veces canalla, mil veces criminal, que consiente, por mantener su predominio injusto, que todo un pueblo sucumba de hambre y enloquezca de desesperación.

Esa clase capitalista a la que los trabajadores debemos tener muy en cuenta para cuando sea llegada la hora de la revancha; esa clase que con su oro, sudor cristalizado y sangre obrera coagulada, soborna a los gobiernos – dignos lacayos de sus intereses –, soborna a toda clase de autoridades e instituciones, puesto que todo se mueve a su servicio y en su defensa; esa clase ha de desaparecer del mapa humano, en que representa una mancha de sangre coagulada y en descomposición.

Si no fuera así; si esa clase prostituida y sifilística no desapareciera del mapa de la humanidad, no tendríamos los hombres dignidad, hombría ni vergüenza.

 

………………………..

 

Y vosotros, políticos miserables de todos los tiempos de todos los matices, de todos los colores, de todos los partidos, de todas las banderas; vosotros sois tan responsables como la misma burguesía, como el mismo capital, de la situación critica y delicada en que se halla la clase trabajadora.

Entre la religión y la política tienen castrado al pueblo.

La religión fue el opio del alma en tiempos pretéritos; la política es el opio del alma en los tiempos modernos.

Vosotros , políticos desaprensivos, explotadores de la conciencia humana, sois los que habláis al pueblo de sus derechos en vísperas de elecciones, para que, creyendo una vez mas en sus falsas promesas, os eleven a la cúspide de los mas altos cargos representativos de la nación.

En días de elecciones, repetimos, le habláis al pueblo de sus deberes y sus derechos. Les decís que tienen derecho a sentarse en el banquete de la vida; que tiene derecho a disfrutar de todos los goces y de todos los placeres que disfruta el potentado; de que tiene derecho a una vida holgada y cómoda y que tiene derecho a ser libre.

Y bien; ¿qué habéis hecho vosotros después que el pueblo os votó y os llevó al pináculo de la dirección y administración de las naciones?

 

¿Qué habéis hecho en beneficio de ese pueblo noble y sufrido cuyas espaldas os habéis montado?

Aah..! No es preciso decirlo. Los hechos son demasiado elocuentes para que haya necesidad de pintar un cuadro tantas veces visto y tantas veces repetido en la historia de la humanidad.

¡Pobre pueblo! ¡Tantas veces engañado, insultado, ametrallado, escarnecido, ultrajado. . .y aún , ¡aún! no ha abierto los ojos del todo; aún no se ha dado cuenta exacta de quienes son sus verdaderos enemigos! Y el mayor enemigo del obrero es el político, el gobernante.

 

_______________________________

 

 2ª Parte.

El politico, si no es gobernamte, aspira a serlo. Dentro de la politica no es posible la igualdad, ni en derechos ni en deberes, porque la existencia del gobierno, simbolo y representación del Estado, implica ya por lo menos, el reconocimiento legal de dos clases; los que gobiernan y los gobernados.

Eso de la iguladad ante la ley que tanto alardean los “socialistas”, no es más que un ópico manido para cazar incautos. Pura demagogia.

La única libertad y la única igualdad posibles están en la Anarquía, donde desaparecen todas las clases, todos los privilegios, todas las jerarquías y todas las desigualdades e injusticias.

Es un gran error el de los politicos obreros, particularmente el de los marxistas, cuando tanta guerra dan y tanta bandería hacen del tan manseado frente único.

“Todos debemos estar frente a la burguesía y frente al capitalismo” –dicen–. Y los ingenuos trabajadores, los que tienen una visión reducida del panorama social, le hacen coro diciendo: “Si; todos debemos estar unidos contra nuestro enemigo común, que es el capital”.

Sin embargo, nosotros nos vamos a permitir hacer algunas objeciones a estos confiados trabajadores.

No negamos, ni mucho menos, que todos los trabajadores debemos estar unidos contra nuestros enemigos, y así lo venimos recomendando siempre; pero ante todo veamos cuales son nuestros mayores enemigos. Los politicos que enfáticamente proclaman esta necesidad, ¿están ellos , realmente, contra el capitalismo y contra la burguesía? ¿No es, como hemos dicho atrás, un medio de propaganda efectista, y cuya propaganda están muy lejos de llevar a la práctica?

La burguesía y el capitalismo son, ciertamente, nuestros más irreconciliables enemigos. Pero, ¿cuáles son las causas principales de que se mantengan en pie, sino el propio apoyo que ellos le prestan y la obra divisionista y castradora que realizan en las masas obreras?

Si en vez de inculcarles a los hombres la idea de que se necesita un gobierno que dirija, administre y haga cumplir las leyes –ya sabemos cómo dirigen, administran y hacen cumplir las leyes nuestros gobernantes republicanos-socialistas–, se les inculcara la plena libertad y la plena igualdad, no tolerarían los pueblos, como hoy toleran, tanta injusticia y tanta miseria.Además, no es, como se cree, laburguesía nuestro mayor enemigo, sino el Estado, que con sus instituciones armadas la defiende. Que desaparezca el odioso Estado, con toda su complicada maquinaria: instituciones,burocracias, militarismo, magistratura, cárceles y demás engranaje;

El capitalismo, es decir, la presente organización social, tan mal administrada como peor dirigida, solo se mantiene en pie al amparo de la violencia organizada y legalizada.

El Estado y sus representantes son, y no los burgueses, los que hacen y ejecutan las leyes represivas.

El Estado o sus representantes son, y no los burgueses, los que van a arrancar al campesino el producto de un año de fatigas y desvelos, con contribuciones, arbitrios y gabelas, etc, etc.

El Estado, o sus representantes los policias o guardias civiles o de asalto, son los que van a casa de los luchadores a detenerlos, encarcelarlos o , si es necesario, aplicarles la ley de fugas. A nada de esto va ningún burgués, aunque son ellos los beneficiados con esas medidas gubernativas.

En fin, el Estado es el guardián del capitalista y del burgués, y él o sus representantes son los que se enfrentan al pueblo cuando éste quiere satisfacer una necesidad a la que tiene derecho, pero que la rapacidad burguesa se lo impide. El estado es. Pues, la fragua en que se forjan las cadenas que oprimen a la Humanidad; la máquina infame cuyo engranaje nos tritura, nos aplasta y nos descoyunta. Por lo tanto el Estado es el mayor enemigo de la clase obrera, el mayor lobo del hombre.

Y bien; ¿qué tienen que objetar a esto los marxistas y todos los obreros que con más o menos buena fe defienden la necesidad de un Estado, aunque sea demócrata? ¿Pueden hablar de frente único ni de estar frente a la burguesía, los que a toda costa quieren mantener el Estado?

¡No! Los únicos que de verdad están contra la burguesía y contra el capital son los que también están contra su punto de apoyo, que es la política, el gobierno, el Estado, en una palabra. Todo lo demás es pura farsa, y los obreros que de verdad anhelan emanciparse de toda tiranía, deben darse cuenta bien de esto y tomar buena nota de ello.

…………………………..

La clase trabajadora en general debe adoptar una resolución firme y única. No debe andar con medias tintas.

Cuando todos los sistemas políticos han fracasado o están en bancarrota; cuando los llamados partidos obreros, o dicho con mayor propiedad, cuando los jefes o dirigentes de los partidos se alían con los gobiernos burgueses y colaboran descaradamente con el capitalismo, la clase obrera debe situarse en una posición clara y bien definida, que no deje lugar a dudas ni confusiones respecto a sus aspiraciones y luchas.

Y tenga en cuenta la clase obrera lo que, con toda sencillez y con toda claridad, le vamos a decir a continuación: en la actualidad tenemos presente el siguente dilema: a politicos o antipoliticos. No hay téminos medios.

Dos tipos de centrales obreras hay en España: una politica, otra antipolitica.

Los obreros que pertenecen a la primera han de estar, quiera que no, bajo la tutela de los propios gobernantes, puesto que ellos, los obreros, con sus votos, les han llevado al poder. Tienen el deber de apoyarlos en le gobierno, no solo ha ellos , sino también su obra.

Quiera que no, el obrero se hace cómplice de los actos de violencia que el gobierno que él mismo nombró con su voto y apoya con su actitud usa con los trabajadores que se rebelan.

Los que pertenecen a la segunda central obrera, han de estar también, quiera que no, frente al gobierno y frente a toda tiranía. Tienen el deber de propagar y obrar contra la política, contra la propiedad, contra los ricos y contra el Estado y la Religión.

Y no solamente han de encauzar sus luchas en el sentido de alcanzar mejoras dentro de este régimen estatal, sino que han de procurar ir minando, socavando, destruyendo el principio de autoridad, en el cual descansa. Y no deben parar tampoco aquí sus aspiraciones sino que deben ir construyendo en su cerebro primero y en la práctica después, los planos de otra sociedad más perfecta y armónica que la que tratan de destruir.

………………………..

Los trabajadores conscientes y que tengan sentimientos humanos, aunque sean políticos, no deben hacerse cómplices de los actos de los gobiernos contra los que se rebelan; porque esto demuestra que no se ama la causa de la liberación humana y además ue se está dispuesto a emplear esos mismos procedimientos en cuanto que la casualidad le depare un cargo de autoridad. El hombre sano moralmente, el que de verdad siente las penas y miserias de los demás, piense como piense, tenga el ideal que tenga, ese no se alegra del mal de otros compañeros, ni se hace cómplice de la injusticia, apoyando a los victimarios; ese protesta del crimen y se solidariza con los caidos, con los suyos, con sus hermanos de clase, aunque haya por medio la barrera de un ideal.

Pero para obrr así se necesita ser íntegro, no estar castrado ni corroido por la envidia o por mala fe. Se necesita no tener aspiraciones bastardas ni egoismos insanos, ni monomanías de grandezas, como les pasa a muchos.

Se necesita tener un alma vil y miserable; se necesita haber descendido al nivel de los deprabados para no sentir el dolor ante los caídos en las garras de la llamada justicia y no sentirse arder la sangre en las venas. Pero aún se necesita ser más malvado y más canalla para aplaudir esos crímenes y para manchar, encima, la virtud de las victimas, con las calumnias y hechos que no ha tenido lugar más que en la lengua viperina de ellos, de los cobardes que con su contacto manchan todo cuanto tocan.

Concluyamos.

Por muchos y muy variados conceptos, el hombre se va convirtiendo, cada vez con ás saña, en el lobo del hombre. Es verdad que siempre lo fue; es verdad que siempre hubo quién hiciera la guerra para vivir a costa de los vencidos. Pero hoy la guerra va siendo trágica, en honor a que las artes y las ciencias de fabricar armas mortíferas han progresado que es una barbaridad. Y en lo que toca a la guerra social, que es a la que nos venimos refiriendo, va llegando ya a los límites del pensamiento, es decir, a lo que ya la mente casi no puede imaginar. Todos los medios, todos los procedimientos, van resultando buenos cuando combatir a los trabajadores se trata. Como los propios trabajadores no tomen, en los sindicatos, el acuerdo de negarse a fabricar armas de todas clases, que puedan servir a los tiranos, no tardará mucho tiempo en que no se podrá salir a la calle sin exponerse a ser blanco de nuestros enemigos.

Por lo demás, negarse a fabricar y construir armas y máquinas de guerra es urgente, urgentisimo, para nosotros. Sería el paso más decisivo que pudiera darse en el camino de la paz social.

No construir más máquinas de guerra y destruir las ya existentesen todo el Universo: he ahí, pues, un sugestivo e importante problema de la organización debe estudiar y llevar a la prácitca.

toda esa fuerza coercitiva que vive del sudor ajeno, de chupar la sangre del pueblo y para oprimir a pueblo; que desaparezca todo esto y se quede la burguesía sin esa defensa y sin ese apoyo, y veremos, entonces, el tiempo que dura en pie como clase. Ni un solo día. Ni un solo momento.

F. Claro.

 

A MI HIJO.

mayo 14, 2010


A todos los hijos, hermanos y amigos detenidos, incomunicados y torturados.

Llaman a la puerta, timbre, golpean la puerta, abro, veo hombres de negro, unos cubiertos, otros a cara descubierta. En el momento que invaden la casa la sensación es que nada de ella me pertenece, miro a mi hijo, casi no le veo, tengo que cumplir órdenes: ir a despertar a su padre, que no puede soportar aquello y se cae.

Todo sucede lento y rápido, la casa ya no nos pertenece, se pasean por ella, se apoderan de ella, miro a mi hijo esposado. -?Está incomunicado? -me dicen, -?no puede hablar con él? -no saben que si puedo hablar con él. Su mirada, nuestras miradas hablan en el silencio frio y extraño. Lo veo precioso, libre.

Está en su habitación, esposado, mirando como tocan todas sus cosas. Ya nada le pertenece, nada nos pertenece.

Los hombres de negro se pasean por la casa, ríen, hablan por teléfono, -?¿digamelón??-¿Cómo pueden actuar así en una casa delante de una madre como si tal cosa?

¿Le dolerán las manos? me pregunto ¿Cuánto tiempo llevará así? ¿Dónde le habrán tenido? ¿Qué le habrán hecho? ¿Qué pasará?

Cuando se van, la casa ya no es ni será lo mismo. Se llevan cosas ¡que se lleven lo que quieran!. Se llevan a mi hijo sin despedirse, está incomunicado. Pero realmente solo se llevan cosas. Él está aquí más que nunca, su mirada, “¡Ama!”, oigo sin palabras, “¡Aquí estoy maitia!”, aquí me tienes y aquí sigo y aquí sigues más presente que nunca, pensar en ti me da fuerza, tú eres mi fuerza.

Esos días de incomunicación, que largos…

Como dice el Drogas: ?lentos minutos de reloj, lenta infinita la espera de noticias la angustia se eleva… y seca el poco viento de esperanza, el miedo por ti… El miedo. La tortura de la incomunicación los mismos lentos minutos del reloj de casa como en el siniestro habitáculo de la crueldad humana de la lúgubre sala de torturas.?

La tortura de la incomunicación, las torturas, todas. La bolsa. Cuando en una tienda me pruebo un jersey y me dan una bolsa para no mancharlo de maquillaje, tengo que desistir, salir del probador. Me asfixio, me viene a la mente la bolsa, y los golpes en la nuca y tengo que dejar de pensar en esto y lloro y recuerdo tu mirada, nuestra mirada.

“¡Ama!” escucho, “Aquí estoy maitia!” “¿Qué he hecho yo ama?”

Esto me golpea en la nuca siento el dolor, la soledad de tu ausencia nuestra impotencia. Entonces está tu mirada, nuestra mirada de aquella noche que te trajeron a casa y te llevaron, pero nunca podrán llevarse tu presencia, tu mirada.

A mi hijo.

http://euskalherria.indymedia.org/eu/2010/05/68974.shtml

HANDIK HONA. http://www.mundurat.net/handikhona/?p=1461

TODO POR LA PASTA.

mayo 14, 2010

La cara dura de estos ‘profesionales’ del porrazo, el pelotazo y el culatazo no tiene limite…
Convocan una concentración el próximo 27 de mayo frente a las dependencias del Gobierno titere de la C.A.V en Bilbo.

El seudo sindicato ultraderechista Erne, de las F.S.E de la C.A.V, se manifestara el 27 de mayo en Bilbo en protesta por la rebaja de salarios a los funcionarios.
También estarán los sindicatos de Policía Foral, de los Mossos d`Esquadra y la Coordinadora Estatal de Policía Local

Bilbo * E.H
Sueldo de los mal pagados….
Sueldo recién salidos de la academia: 2.500 € brutos/mes o 35.000 € brutos /año.
Sumariamos pluses, antiguedad, etc…. Asi, con un paston en el bolsillo ‘Semper Fidelis’ con el que manda y el kapital.

Extraido de : Sare antifaxista.

ATACADA ACADEMIA DE POLICIA – MADRID.

El pasado sábado de madrugada se volvió a atacar (van 3 veces en los dos últimos meses) la academia de policia situada en las cercanias de Atocha, se destrozó totalmente la vidriera de la puerta de entrada y se dejó escrito “solidaridad anarquistas argentinos” y “policia asesina”.

Lxs compañerxs ya se encuentran en “libertad”, fueron encerradxs por mostrar su solidaridad con Giannis, anarquista griego acusado de diversas acciones y atracos a bancos. Debemos y podemos extender la solidaridad atacar todos los simbolos del Estado y el capital, salir a la calle, salir del guetto que se come así mismo, tomar el ejemplo de lxs compañerxs griegxs que pese a la represión siguen ahi en la calle. Sigamosles demostrandoles que estamos con ellxs que la revuelta se extienda.

Tierra Salvaje.

______________________

Comunicado 1º ataque:

La madrugada del sábado fue apedreada la puerta de entrada de una Academia de preparación de Policias y demás siervxs del Estado, mientras nos sigan encarcelando, mientras nos golpeen, mientras existan seran golpeadxs.

Atacamos esta academia de forma facil, todxs lo podemos hacer, que se extienda la revuelta, ataquemos a todxs aquellxs que defienden al Estado,a quienes protegen a lxs dominadores y sus leyes para que esto pueda seguir funcionando. Paremos la destrucción de la tierra, paremos esta barbarie. Abandonemos la estrategia de defensa e iniciemos el ataque.

Por Tamara, por todxs lxs compañerxs encarceladxs, por lxs animales enjauladxs y torturadxs!

Tierra Salvaje

_____________________

Comunicado 2º ataque:

Se vuelve a atacar la academia de policia situada en zona de Atocha con un martillo se destroza el cristal de la puerta de entrada, se deja pintado “Libertad anarquistas griegxs” y “Libertad Giannis”.

Esta dictadura necesita de obedientes siervxs que protejan los intereses de las clases dominantes, quien se rebela contra esta miseria, contra esta forma de vida impuesta y artificializada será excluidx, torturadx, encarceladx y/o asesinada, este es el caso de Giannis que como muchxs otrxs decidió rebelarse y negarse a aceptar la imposición del trabajo, del consumo, de su falsa libertad, a aceptar la muerte en vida. Por ello ahora es condenado por toda esa escoria que sirve al Estado/Capital: policias, jueces, periodistas, ingenierxs, profesorxs,….. ellxs son nuestrxs enemigos, ataquesmoles.

LIbertad para Giannis Dimitrakis
Libertad para Tamara
Libertad rebeldes presxs!!!
Abajo los muros de las prisiones y las rejas de las jaulas

Tierra salvaje

_____________________

Estalla una bomba ante un juzgado -Tesalonika.

Un artefacto explosivo ha detonado este viernes ante un juzgado de la ciudad griega de Tesalónica sin causar heridos, según informaron fuentes policiales.

   Las autoridades helenas fueron advertidas mediante previo aviso de la presencia del artefacto, según informaron fuentes policiales, que indicaron que “una cadena de televisión había recibido una llamada en la que se advertía de que la bomba iba a estallar”, según informó un agente de Policía bajo el anonimato.

   Este atentado tiene lugar un día después de la fuerte explosión que se registró ayer en el exterior de la prisión principal de Atenas debida a una potente bomba que causó dos heridos leves y numerosos daños materiales en comercios y viviendas, según informó la Policía.

   Fuentes policiales indicaron que bomba había sido colocada en un contenedor de basura próximo al muro de la prisión de Korydallos, donde cumplen condena varios miembros de la guerrilla urbana 17 de Noviembre y donde están encarcelados a espera de juicio seis miembros del principal grupo armado griego, Resistencia Revolucionaria.

   Una mujer y un hombre sufrieron heridas leves por rotura de cristales. Al igual que hoy, los oficiales precisaron que una persona no identificada había llamado a una cadena de televisión y a un periódico para advertir de la inminente explosión de una bomba en el exterior del penal. La Policía evacuó la zona y la explosión se produjo hacia las 21:15.

_____________________

Nota de libertadfreeaskatasun:

Esta última noticia ha sido extraida de agencia de carácter e intereses de la clase dominante, parasitaria, autoritaria, legalista, burguesa, capitalista, fascista…. NO solemos recoger noticias de estas ( agencias ), pero viendo la magnitud y gravedad de lo que está “cayendo” en el sureste del continente europeo, publicaremos aquello que nos parezca relevante y que nos haga considerar de los métodos de lucha diversos y nos ayude a todxs hacia la liberación contra la dominación del Estado – capital en todas sus formas , en todos los lugares, y en todos los tiempos…

 

 

G8/20 Akatu !!
2010; Toronto Resist G8/20.
Canadá será el anfitrión del G-8 y Cumbres del G-20

En Huntsville (Ontario), en el corazón de Muskoka.
La resistencia Antikapitalista, trabaja en la organizacion de
diferentes movilizaciones…
http://g20.torontomobilize.org/
http://www.stopg20.com
 
Move against G20 !! Smash the G20 !!
 
 
 

LA CALLE ES NUESTRA!

mayo 14, 2010

Vendetta 

Una nueva iniciativa se ha puesto en marcha en Bilbao. Según sus convocantes hoy en día, realizar en la calle cualquier tipo de concentraciones, parodias reivindicativas, comidas populares,? (Al igual que informar, poner carteles o denunciar mediante las pintadas) se ha convertido en acciones delictivas. Además, denuncian que cada vez somos más gente atrapada en una pasividad que envuelve cualquier razonamiento rebelde, asumiendo actitudes fatalistas ante situaciones injustas, cayendo en la desesperanza como forma de huir de la realidad, permaneciendo impotentes ante la opresión en vez de luchar contra ella, atemorizadxs por la represión cotidiana. p>

Por todo ello invitan a personas y movimiento a salir a la calle y desafíar la pasividad y de esta manera revindicar que la calle es de todxs, que siempre ha sido un punto de encuentro y comunicación, el altavoz de las exigencias continuamente silenciadas. A recuperar el espacio que nos roban. Denunciar, celebrar, gritar, cantar, bailar, disfrutar y reivindicar. El mensaje es claro, “Defiende la libertad de expresión”. Para todo ello convocan a todxs los colectivos sociales, individuos, artistas, musicxs, malabaristas, dantzaris, teatrerxs, pintorxs, bertsolaris, txarangas, kirolaris,? a ser creativos y directos y a convertir la calle en nuestro espacio popular, utilizando banderas, carteles, pegatinas, instrumentos y todo lo que se os ocurra. Y acaban preguntando ¿Que os parece si nos vemos el 15 de Mayo en Bilbo [Gran Via] a las 17:00 de la tarde.

Extraido de :  VBilbo

 

LA DOCTRINA DEL SHOCK.

mayo 13, 2010

The Shock Doctrine

La Doctrina del Shock: el auge del capitalismo de desastres, es un libro de 2007 de la periodista canadiense Naomi Klein.

El libro y la película sostienen que las políticas económicas del Premio Nóbel Milton Friedman y de la Escuela de Economía de Chicago han alcanzado importancia en países con modelos de libre mercado no porque fuesen populares, sino porque han alcanzado importancia través de impactos en la psicología social con desastres o contingencias provocando que ante la conmoción y confusión se puedan hacer reformas impopulares. Se supone que algunas de estas perturbaciones, como la Guerra de las Malvinas, el 11 de septiembre, el Tsunami de 2004 en Indonesia, o la crisis del huracán Katrina pudieron haber sido aprovechadas con la intención de empujar la aprobación de una serie de reformas.

http://www.naomiklein.org/shock-doctrine