Ni fronteras, ni etnocentrismo.

abril 29, 2011

El ser humano ha ido modificado su forma de vida hacia una mal entendido desarrollo.
Con el paso de los siglos se han ido forjando grandes Estados, los que han  ido acompañados de un gran aparato represivo con el fin de poder sustentar la estabilidad de los mismos.

Esta aberración generada por la mano del ser humano, nos ha llevado a matar, envidiar u odiar a otras personas por el mero hecho de vivir al otro lado de una frontera imaginaria. Una frontera la que nosotras nos hemos encargado de levantar y perpetuar con el paso de los años.

¿Es por lo tanto lógico y razonable sentir fervor y pasión por símbolos y espacios que han sido fabricados artificialmente?   Más aún teniendo en cuenta que esta construcción artificial, muy posiblemente  dentro de unas cuantas centurias ni si quiera exista.

Con esto no quiero decir que  niegue la existencia de las diferentes culturas o pueblos, es más, los reconozco y considero imprescindible la implicación de las distintas identidades culturales, en el camino hacia el tan ansiado cambio social.

Por lo tanto iré al grano y me dijere hacia el etnocentrismo nacional que es el tema que realmente quiero tratar en estas lineas. Entendiendo el mismo, como un error que es reproducido de manera preocupante por los diferentes agentes políticos y sociales, tanto de la llamada “izquierda revolucionaria” en algunos de sus integrantes, como en los grupos conservadores.

Mi crítica se dirige hacia cualquier estado y cualquier tipo de patriotismo que derive en la confrontación entre los diferentes pueblos, ya que entiendo que la lucha debería enfocarse hacia la derrota de la dominación del ser humano por el ser humano, desde una perspectiva de guerra social. Una guerra social en la cual no quepan ni banderas, ni fervores nacionales, si no que está se encamine a generar una convivencia y unidad de acción hacia las élites que hoy como ayer controlan nuestras vidas.

No debemos olvidar nuestros orígenes, pero tampoco pensar que los mismos son la base de nuestra lucha y de nuestra vida, no es necesario quemar toda nuestra energía en una lucha ficticia, la que solo hace que limitar nuestro desarrollo humano e intelectual.

También es bastante importante el diferenciar entre naciones y estados, ya que ambos conceptos no significan lo mismo. Debido a que a mi entender los estados, únicamente representan formas jurídicas que le otorgan una realidad a nivel legal. Mientras que las naciones son fruto de las diferentes realidades culturales y sociales que conviven en el planeta.

Considero  loable y justa la lucha  de todas esas personas que se empeñan en conservar las culturas de los diferentes pueblos del planeta, pero lo que no considero de ningún modo legítimo es la perspectiva de esas personas que utilizan las manifestaciones culturales con intereses partidistas y hacen de ellas  una apropiación indebida.

Mi concepto de cultura popular va ligado estrechamente al pueblo, como su propio nombre indica. Una cultura que debe nacer desde abajo y que no ha de ser organizada o promovida por pequeños grupúsculos, aunque dichos grupos representen a una parte importante de la sociedad.

Después de esta breve exposición sobre mi idea de cultura popular, intentare hacer una apreciación, la cual considero que muchas de las lectoras ya conocen, pero que nunca esta de más hacer referencia la misma. No debemos olvidar que somos seres finitos, es decir, que nuestra vida tiene una temporalidad.

Temporalidad que nos debería servir para realizarnos como seres humanos y alcanzar la satisfacción personal antes de abandonar este mundo.

Por lo que en mi humilde opinión, deberíamos luchar en primer lugar por nuestra autonomía y libertad personal, sin olvidar la colectiva, al igual que realizar esta lucha manteniendo y trasmitiendo a generaciones futuras nuestra identidad cultural, siempre y cuando la misma no sea el eje principal de la educación y formación personal de la criatura si no un elemento más.

¡Contra el Estado y sus normas!

Por un mundo sin banderas ni fanatismo nacional, donde convivan las diferentes culturas y pueblos.

Ekintza ta Anarkia.

ASKATASUNAREN GILTZA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: