NADA VOLVERÁ A SER IGUAL.

mayo 27, 2011

OBJ2357965_1--478x333--478x333

La realidad se obstina en superar a la ficción, ¿quién era capaz de pensar hace unas semanas en un movimiento como el que se está viviendo en Burgos y otras tantas ciudades? Ni siquiera en el más calenturiento de mis sueños lo hubiese imaginado. La utopía ha irrumpido en la Plaza Mayor de Burgos cargada con altas dosis de realidad. Ya nadie podrá ocultarlo, ya nada volverá a ser igual.

Hace pocas semanas atrás nadie en su sano juicio hubiera vaticinado una oleada de protesta como la que actualmente se está viviendo en nuestro país. Nadie hubiese jamás imaginado como, por encima de la apatía social en la que naufragábamos, una simple chispa habría sido capaz de originar uno de los movimientos contestatarios más multitudinarios que se han vivido en décadas.

Y por encima de muchos temores y reticencias, nuestra ciudad de Burgos no ha estado ajena a esta ola de indignación social que toma las plazas en cada uno de los rincones de nuestra geografía, un movimiento que amenaza con extenderse como una mancha de aceite que acabará por despertar al viejo continente  demasiado tiempo ya adormecido por los cantos de sirena de la trilogía del trabaja-consume-muere.

Para los más suspicaces no ha pasado inadvertido la coincidencia de este movimiento que inunda las plazas con el 140º aniversario de la Comuna de Paris, un episodio revolucionario que en el que miles parisinos se alzaron frente a un poder omnímodo que solo aspiraba a perpetuarse a si mismo. Casi un silgo y medio después de aquellos hechos llama poderosamente la atención como muchas de las reivindicaciones puestas esgrimidas por aquellos comuneros, y que conmovieron a pensadores de la talla de Bakunin, siguen estando aún vigentes en nuestros días.

Llamadme loco o visionario, pero esas mismas ilusiones las veo hoy presentes en la Plaza Mayor de Burgos, en la Puerta del Sol de Madrid, en las plazas de cientos de ciudades donde gentes cuyo corazón desborda energía transformadora han demostrado que es posible hacer política sin políticos.

Ya nada podrá ser igual, ya nadie podrá ocultar lo que hoy estamos viviendo y que nosotros mismos tendremos que ser capaces de dar continuidad. Parecía imposible, muchos así lo creían y nos decían que el régimen que se instauró en la España de 1978 era el mejor de los sistemas posibles. Pero hoy nos hemos dado cuenta que quizá eso que los profesionales de la política llaman democracia no es quizás sino la más perfeccionada fase del dominio en la que se nos adormecía con la pretendida ilusión de que participábamos en la toma de decisiones. Pero desde hace días el carnaval se ha convertido en un baile sin máscaras y las utopías en vigorosa realidad.

Frente a la encrucijada que suponía la declaración de la Junta Electoral vetando las movilizaciones durante la llamada jornada de reflexión, la indignación supo salir al paso con la sólida desobediencia que otorga la fuerza de la razón frente a la razón de Estado, que suele residir habitualmente en el monopolio de la violencia.

Una nueva amenaza esta nuevamente poniendo en riesgo la continuidad de la movilización. El Ayuntamiento de Burgos está instando a la Subdelegación del Gobierno a que está proceda al desalojo de la Plaza Mayor aprovechando la denominada “noche blanca” que se desarrollará este sábado en Burgos.  Como ya han apuntado algunas voces, la operación de merchandaising del Burgos 2016 puede convertirse en la excusa para propiciar un desalojo o tratar de imponer una mordaza sobre las reivindicaciones. ¿Qué es lo que entienden por cultura unos políticos que insisten en el desalojo por la fuerza de los que son sus propios ciudadanos? Si ese es el Burgos de la Capital Europea de 2016, plagado de cámaras de video-vigilancia y con una ordenanza municipal que busca aniquilar cualquier expresión de disconformidad, ¿cuál es la diferencia con una sociedad totalitaria?

La acampada debe continuar, debe enriquecerse de propuestas y hacer valer el lema ¡Todo el poder para las asambleas! que juntos hemos hecho que tome renovada actualidad.

Por la auto-organización y por la autogestión. Por la “Comuna de la Plaza Mayor”, porque nada volverá a ser igual y al fin y al cabo 140 años no son nada.

Modesto Agustí.

Extraido  de: http://diariodevurgos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: