Odio a lxs resignadxs.

octubre 31, 2011

arton713.jpg

Odio a los resignados, tanto como a los inmundos, como a los poltrones.


Odio a los resignados, tanto como a los inmundos, como a los poltrones.

¡Odio la resignación! Odio la inmundicia, odio la inacción.

Odio al enfermo abatido por alguna fiebre maligna; odio al enfermo imaginario que con un poco de voluntad podría ponerse en pie.

Compadezco al hombre encadenado, rodeado de guardianes, aplastado por el peso del hierro y del número.

Odio a los soldados, postrados por el peso de un galón o tres estrellas; a los trabajadores, postrados por el peso del capital.

Estimo al hombre que dice lo que siente allí donde se encuentra; odio al votante en perpetua conquista de una mayoría.

Estimo al sabio aplastado bajo el peso de la investigación científica, odio al individuo que se postra bajo el peso de una fuerza desconocida, de una X cualquiera, de un Dios.

Odio a todos aquellos que cediendo a otros, por miedo, por resignación, una parte de su fuerza de hombres, no sólo se aplastan a sí mismos, sino también a mí, a todo lo que yo amo, bajo el peso de su infame concurso o de su estúpida inercia.

Odio, sí, los odio porque lo siento, siento que no me postro ante el galón del oficial, ante la banda del alcalde, ante el oro del capitalista, ante todas sus morales y religiones; desde hace tiempo sé que todo esto no son más que fruslerías que se rompen como el cristal… Yo estoy postrado bajo el peso de la resignación de otros. Odio la resignación.

Amo la vida.

Quiero vivir, no mezquinamente como los que no satisfacen más que una parte de sus músculos, de sus nervios, sino yendo más allá, satisfaciendo tanto los músculos faciales como los de las piernas, los riñones tanto como el cerebro.

No quiero entregar una parte del ahora a cambio de una parte ficticia del mañana, no quiero ceder nada del presente a cambio del viento del porvenir.

No quiero postrar nada de mí bajo las palabras “patria, Dios, honor”. Conozco muy bien el vacío de estas palabras: fantasmas religiosos y laicos.

Me burlo de las pensiones, de los paraísos; esperanzas utilizadas por el capital y la religión para mantener la resignación.
Me río de todos los que acumulan para la vejez y se privan en la juventud; de aquellos que, para comer a los sesenta, ayunan a los veinte.

Quiero comer mientras tenga los dientes fuertes para desgarrar y triturar carnes suculentas y saludables frutas, mientras mis jugos gástricos digieran sin ningún problema; quiero saciar mi sed con líquidos refrescantes y tónicos.

Quiero amar a las mujeres, o a la mujer que más convenga a nuestros comunes deseos, y no quiero resignarme a la familia, a la ley, al Código; nadie tiene derecho sobre nuestros cuerpos. Tu quieres, yo quiero.

Burlémonos de la familia, de la ley, antiguas formas de resignación.

Pero eso no es todo: puesto que tengo ojos y oídos quiero, además de comer, beber y hacer el amor, disfrutar de otras maneras. Quiero ver hermosas esculturas, hermosas pinturas, admirar a Rodin o a Monet. Quiero escuchar las mejores óperas de Beethoven o de Wagner. Quiero conocer los clásicos de la comedia, repasar el bagaje literario y artístico que ha ligado a los hombres del pasado con los del presente; o mejor, repasar la obra por siempre inacabada de la humanidad.

Quiero gozo para mí, para la compañera que elija, para mis hijos, para mis amigos. _ Quiero una casa para descansar agradablemente los ojos una vez terminado el trabajo.Porque quiero el gozo del trabajo también, ese gozo sano, ese gozo fuerte.

Quiero que mi brazos usen la sierra, el martillo, la pala, la guadaña. Que los músculos se desarrollen, que la caja torácica ensanche con movimientos fuertes, útiles y razonados.

Quiero ser útil, quiero que seamos útiles. Quiero ser útil a mi vecino y quiero que mi vecino me sea útil a mí. Deseo que hagamos más porque mi necesidad de gozar es insaciable. Y es porque quiero gozar que no me resigno.

Sí, sí, quiero producir, pero quiero gozar; quiero amasar la harina, pero comer el mejor pan; hacer la vendimia, pero beber el mejor vino; construir una casa, pero vivir en el mejor alojamiento; construir muebles, pero poseer también lo útil, ver lo bello; quiero hacer teatros, pero tan grandes que puedan alojar a todos mis compañeros.

Quiero participar en la producción, pero también en el consumo.

Hay hombres que sueñan con producir para dejar a otros, oh ironía, la mejor parte de sus esfuerzos; yo quiero, unido libremente con otros, producir pero también consumir.

Resignados, mirad, escupo a vuestros ídolos, escupo a Dios, escupo a la Patria, escupo a Cristo, escupo a todas las banderas, escupo al capital y al Toisón de Oro, escupo a las Religiones: fruslerías, yo me mofo, me río de todas ellas…

No son nada sin vosotros, abandonadlas y se desharán como migajas.

Vosotros sois por tanto una fuerza, oh resignados, una de esas fuerzas ignoradas, pero que no por eso deja de ser fuerza, y no puedo escupir sobre vosotros, sólo puedo odiaros … o amaros.

Por encima de todos mis deseos está el de ver sacudiros vuestra resignación en un terrible despertar de vida.
No hay ningún paraíso futuro, no hay porvenir, no hay sino presente.
¡Vivamos!
¡Vivamos! La resignación es la muerte.
La rebelión es la vida.

Albert Libertad.


Grup Antimilitarista Tortuga.

Octubre de 2011 .

(Més baix, en valencià)

  ¿Estado de bienestar, o revolución?

    Algunos partidos políticos, organizaciones y sindicatos del estado español que dicen ser “de izquierda” aúnan en estos tiempos voces y esfuerzos para defender aquello que llaman “estado de bienestar”.  Ello lo hacen en medio del aplauso de gran parte de la sociedad, la cual se entiende beneficiaria de dicho estado de bienestar y por ello partidaria de su pervivencia.

  En Tortuga tenemos otra perspectiva.

  Asociamos “estado de bienestar” a otros términos mucho menos halagüeños: “sociedad de consumo”, “primer mundo”, “Europa rica”… Tras la pertinente comprobación histórica, concluimos que en general esta forma política y social tal como la conocemos hoy no es tanto la conquista de las luchas del movimiento obrero como se afirma de forma  exagerada, sino que obedece en mucho mayor medida a las necesidades e intereses de las instituciones estatales liberales y capitalistas, intereses que se agudizan sobre todo a partir de la Segunda Guerra Mundial. Estas élites, en plena mundialización de la economía y de la guerra fría contra el comunismo, optaron por generar en determinadas zonas del planeta  una cierta redistribución de la riqueza allí acumulada, parte de la cual se repartió entre amplias capas sociales en forma de servicios y subsidios, siempre administrados y dosificados por los aparatos estatales. Este tipo de políticas contaban ya con pequeños antecedentes desde principios del siglo XIX, pero fue en este momento, coincidiendo con la acuñación del término “estado de bienestar”, cuando se apostó fuertemente por ellas.

    Con estas políticas las clases dominantes a nivel mundial obtuvieron durante toda la segunda mitad del siglo XX y casi hasta nuestros días, la desactivación de las luchas obreristas revolucionarias en el primer mundo, conjurando así la amenaza socialista. Dichas élites se rodearon de un amplio y cómodo colchón amortiguador de “ciudadanos” conformistas con el orden liberal establecido, beneficiarios de cierta capacidad adquisitiva o de consumo, acostumbrados a depender cada vez en mayor medida y para más cosas de la institución estatal  y, en el mejor de los casos, partidarios sólo de cambios políticos y sociales de carácter superficial.

Este análisis se complementa con razones económicas, de tanta, y quizá incluso de mayor relevancia que las anteriores, que tienen que ver con la teoría del economista John Keynes: la redistribución de servicios y subsidios entre la población de nuestros países occidentales también pretendió en su día la implantación de fuertes mercados internos que sirvieran de motor al desarrollismo económico capitalista.

  En el caso español es revelador que, a pesar de la existencia de numerosos hitos de legislación y política laboral y social que se veían dando desde principios del siglo XIX, de la mano, justamente, del desarrollo del aparato estatal liberal, la implantación de una parte fundamental del estado de bienestar tal como ha llegado a nuestros días (Seguridad Social entendida como asistencia sanitaria gratuita universal, sistema estatal de pensiones y coberturas de desempleo cercanas al salario bruto) se la debemos principalmente a la dictadura franquista, y en concreto a leyes como la de Desempleo (1961) o la de Bases de la Seguridad Social (1963), promulgadas en tiempos de escasa o nula conflictividad obrera pero de fuerte impulso estatal al desarrollismo industrial. En esta implantación profundizaron posteriormente diferentes gobiernos de la dictadura, y se completó hacia 1978.

  Éste es el marco que se defiende hoy desde estos partidos, organizaciones y sindicatos citados.

  Frente a la defensa de un modelo económico totalmente incluido en el capitalismo y diseñado y promovido por las élites liberal-burguesas que vienen acaparando el poder político, desde Tortuga apostamos por una revolución integral superadora del capitalismo y del sistema no libre de gobierno que le es inseparable acompañante. Desarrollaremos en este escrito las características principales de nuestro concepto de “revolución” así como del tipo de sociedad y relaciones humanas a las que aspiramos. Pero antes nos detendremos en una crítica más pormenorizada acerca del estado de bienestar y en un sucinto análisis del momento de crisis que actualmente parece atravesar este modelo.

    El estado de bienestar es contrarrevolucionario

  En realidad, éste viene a  ser un modo de soborno o de compra material de lo que llaman la “paz social”, esto es, la ausencia de conflictos. De esta forma se logra que amplias capas de población de las sociedades en las que el estado de bienestar se da acaben viviendo con actitudes conformistas y con nulos deseos de cambio social. El miedo a perder lo que se tiene impide, o vuelve muy complicado, analizar en profundidad las causas y consecuencias del orden político y social y evita que se tengan oídos receptivos hacia quien lo cuestiona. Aborta, en definitiva, la posibilidad de que la sociedad tome conciencia de las contradicciones en las que vive y se organice con voluntad y determinación de obtener cambios sustanciales, es decir, revolucionarios.

    El estado de bienestar es injusto

  Porque no es ni puede ser universalizable. Se da, como decimos arriba, en virtud de una cierta redistribución de riqueza acumulada en una porción minoritaria del planeta denominada “primer mundo”. Una importante porción de esta riqueza no se genera en nuestros países sino que es expoliada del resto del mundo, o sea, de los países llamados (a causa de ello) empobrecidos, y depositada aquí. Tal cosa se consigue empleando multitud de fórmulas: colonialismo-imperialismo económico, multinacionales, deuda externa, reglas comerciales impuestas por el primer mundo, instituciones como el FMI, la OMC, etc. Llegado el caso, la maquinaria militar primermundista se convierte también en herramienta del robo de riqueza de esos países del tercer mundo, como podemos comprobar en los casos de Iraq, Libia o la República Democrática del Congo, por citar algunos de los más paradigmáticos en ese sentido.

  Las grandes corporaciones expoliadoras emplean buena parte del capital que obtienen con dichas operaciones de colonialismo económico en realizar inversiones en los países del primer mundo donde están radicadas, dinamizando su economía y generando empleo. La tributación directa al estado de las grandes corporaciones, e indirecta a través de la economía subsidiaria que generan, es la que permite a éste recaudar el dinero “suplementario” con el que ofrecer a la ciudadanía los bienes y servicios que definen el estado del bienestar y de los que por supuesto no pueden gozar los habitantes de los estados expoliados, los cuales además sufren grandes daños en su propia economía doméstica. Un ejemplo menor pero muy clarificador podría ser la pesca del atún en las costas del Cuerno de África. Como puede apreciarse, el estado de bienestar es un producto resultante de las peores dinámicas del sistema económico capitalista, y su existencia guarda relación directa con la pobreza extrema de una parte mayoritaria de la humanidad.

  El estado de bienestar es antidemocrático

  De forma harto paradójica, la palabra “democracia” ha llegado a ser la más comúnmente utilizada para definir sistemas políticos que en realidad son de dominación. Nos cuesta hallar en la historia de los estados un orden de gobierno que en los hechos se haya correspondido con lo que intenta significar el vocablo. Es por ello por lo que tenemos ciertas reservas a la hora de emplearlo. A nuestro juicio solo cabe hablar de “democracia” cuando cada persona puede participar libre y directamente en la decisión de aquellas cuestiones que le afectan. En consecuencia solo será “democrática” una sociedad que garantice tal principio a pequeñas y grandes escalas y ninguna otra.

El estado de bienestar es la concreción más pura y acabada del estado-nación liberal y burgués diseñado en el siglo XIX. Su existencia es el formidable logro de una situación en la que una pequeña élite acapara todo el poder de gobernar y dispone de la mayor parte de riqueza y medios para producirla, mientras que la mayoría desposeída completamente de poder y de la parte principal de la riqueza vive conformándose con su situación, satisfecha con los servicios materiales que recibe del estado y convencida de que pertenece a una sociedad libre y democrática.

  Aunque el sistema de elecciones cada cierto número de años trata de dar carta de naturaleza a una pretendida “soberanía del pueblo”, la realidad es que la alianza entre una pequeña oligarquía de políticos profesionales, la alta burocracia del estado, los poderes económicos y los medios de comunicación mantiene bien controlado el acceso a los centros de poder en todos los países donde se da el estado de bienestar. Los votantes en todos estos estados, entre los que se encuentra el nuestro, están irremisiblemente abocados a optar solo entre opciones políticas continuistas. En cualquier caso, incluso aunque se diesen fórmulas electorales más abiertas, el resultado práctico seguiría a años luz de la democracia, ya que ésta, como decimos, supone la participación decisoria de las personas en aquellas cuestiones que les afectan. Nada de eso sucede en las sociedades del estado de bienestar, en las cuales las personas, denominadas “ciudadanos”, no tienen ninguna forma de decidir tales cosas y sólo reciben el dudoso derecho de votar cada cierto número de años para elegir a los miembros de la élite burocrática que han de regir irremisiblemente su vida y destino durante la siguiente temporada.

  En el supuesto, cada día más inverosímil, de que fallase alguno de estos mecanismos de control, el aparato estatal-capitalista tiene otra carta guardada en la manga: la policía, el ejército y la cárcel.  Estos órganos del aparato estatal son la definitiva negación de la democracia y el anuncio de viva voz de que nadie puede evitar obedecer las decisiones de las élites gobernantes ni muchísimo menos cuestionarlas en su esencia.

Es paradigmático el papel que juega la institución militar, que, como decíamos antes, es un elemento de primer orden como garante armado del expolio comercial del Norte sobre el Sur. Pero de puertas adentro, y en compañía de su institución vicaria, la policía, desempeña una función igualmente trascendente como última y determinante barrera defensiva de los intereses de la minoría en el poder. Desgraciadamente en el estado español disponemos de abundante experiencia al respecto en los últimos 200 años. Desde los habituales pronunciamientos militares decimonónicos hasta las facultades que la misma Constitución vigente concede al ejército (pone los pelos de punta  leer todo lo referido a estados de excepción, de alarma, a situaciones bélicas y más cosas) pasando por una ominosa y no tan lejana dictadura militar de casi 40 años.

  El estado de bienestar es antiecológico

  Estado de bienestar y sociedad de consumo vienen a ser sinónimos. El alto desarrollo industrial y tecnológico, así como los mecanismos capitalistas de expolio y concentración de la riqueza, han puesto en manos de amplias capas poblacionales de los países ricos una capacidad inédita de adquirir y consumir alimentos,  productos manufacturados y servicios (por citar un ejemplo, los viajes en avión).  Palabras como “crecimiento”, “desarrollo” y su eufemismo progre “desarrollo sostenible”  o “de calidad” han sido y son mágicas consignas que han despertado maravillas en los oídos aburguesados de tanta gente. No pensamos que sea necesario extendernos para alertar de los efectos de tanto “desarrollo” y tanta capacidad de consumir y sus consecuencias a niveles medioambientales y de salud pública.  Pocos dudan de la imposibilidad material de  exportar a más lugares del planeta el modelo despilfarrador e irresponsable en lo material que caracteriza a todos los estados de bienestar (lo cual lo hace doblemente injusto), puesto que el colapso medioambiental sería casi inmediato. Pero es que ni siquiera es preciso llegar a formular dicha hipótesis. Incluso circunscribiéndonos a los lugares del mundo en los que se da ahora, la consecuencia del consumismo practicado en el estado de bienestar estaría ya causando daños irreversibles al planeta (destrucción de la atmósfera, de la biodiversidad…). Daños que, de no corregirse a corto plazo, amenazan con ser devastadores.

    El estado de bienestar es antihumano

  Otro sinónimo de estado de bienestar podría ser “sociedad del espectáculo”. Nosotros iríamos más allá y emplearíamos el término “sociedad del adoctrinamiento”. La apuesta decididamente material y furibundamente antiespiritual y antimoral de este modelo de sociedad, unida a los mecanismos adoctrinadores que posee la institución que está en su centro —el estado— también están generando un tipo de persona en permanente regresión.

Sistema educativo, cultura de masas, medios de información y comunicación… todo ello navega en una misma dirección —desde el poder hacia los individuos de la sociedad— generando una forma de concebir la realidad que ha sido definida como “pensamiento único”.

  La apuesta del citado pensamiento único por el materialismo y el utilitarismo en todas sus expresiones, así como por una manera relativista y no ética de vivir en sociedad están logrando poco a poco la desaparición de formas relacionales populares tradicionales, de realidades de apoyo mutuo a diferentes niveles y de imbricación de unas personas con otras. Los valores cooperativos y solidarios que existieron tradicionalmente en numerosas colectividades van siendo sustituidos por actitudes egoístas e individualistas de darwinismo social, las espiritualidades se permutan por comportamientos hedonista-vacacionales, y la moral de las sociedades y la ética de las personas van siendo usurpadas en todos los casos por “lo que digan las leyes” y los tribunales del estado. A esto último le han puesto el nombre de “estado de derecho”.

  Cualquier revolución, cualquier sociedad que valga la pena requerirá personas capaces de vivirla, seres humanos que realmente deseen la justicia, amen la libertad y estén dispuestos a luchar y sacrificarse para su consecución. El estado de bienestar, podemos afirmarlo, no contribuye a que exista ese tipo de personas. Más bien a todo lo contrario.

    ¿Por qué ahora el estado de bienestar está en crisis?

  En nuestra opinión, por varias causas.

  En primer lugar, las élites que controlan el poder político y económico en el primer mundo, a partir de la caída del Muro de Berlín y del derrumbe del bloque leninista, han ido paulatinamente perdiendo interés por un modelo que ya no les es tan imprescindible como antes. Una vez conjurada la “amenaza comunista” y lograda la garantía de que la población del primer mundo ha perdido cualquier tipo de deseo revolucionario, no necesitan invertir-repartir tanta riqueza en sobornar a la sociedad primermundista para apagar la llama insurreccional. Una vez los mecanismos adoctrinadores han dado su fruto y la inmensa mayoría de la población no cuestiona la ficción democrática del parlamentarismo, es posible aumentar la cuenta de beneficios —deseo permanente del gran capital por su propia naturaleza— a costa de algunas prestaciones estatales. Ese es el camino que se ha recorrido desde los años 90 hasta aquí, si bien en los últimos años se ha acelerado por causa de la crisis económica.

  Una crisis que constituye un factor añadido. La burguesía —entonces clase social—, desde el  siglo XIX organizada en torno a la institución del estado-nación liberal, es quien ha estado hasta hoy al mando de política y economía, tratando de mantenerse erguida  a lomos de una bestia más bien poco controlable: el sistema económico capitalista. Dicho sistema, como es sabido, tiene sus ciclos largos y cortos, sus crisis financieras y sistémicas, sus recesiones e incluso una serie de contradicciones en las que podría estar escrito su derrumbe final. Hasta ahora la burguesía, luego convertida en oligarquía dominante, ha sabido cabalgar la bestia adaptándose a todos sus movimientos. Según han ido sucediendo unas y otras crisis, estas personas, desde la institución estatal, auténtica torre de control también de la economía, han ido tomando las decisiones convenientes para mutar y adaptarse a la nueva situación. Así, el sistema económico, según momentos y zonas, ha sido librecambista, proteccionista, keynesiano o ultraliberal (entre otras formas). El modelo económico ligado al estado de bienestar, el keynesianismo, ha venido siendo útil en momentos de fuerte desarrollismo. Los gurús de la economía han decidido que no es el más conveniente para capear momentos de crisis, y en consecuencia los gobiernos de los estados proceden hoy a recoger algunas de esas velas.

  La crisis, que es productiva tanto como financiera, ha descuadrado el balance contable de los estados occidentales, los cuales se ven obligados a adoptar medidas de ahorro en su propia administración, así como ajustes diversos en las economías “nacionales” por una cuestión de “competitividad” ante otras economías emergentes. A ambos tipos de medidas responden  los llamados “recortes sociales” que tanto rechazo generan en la población. Como la otra de las causas del “estado de bienestar” es la generación de mercados internos de consumidores, cabe interpretar que las autoridades de los estados occidentales tratarán de practicar los mínimos recortes que juzguen suficientes y cuya cuantía va a depender de la dimensión y duración de la crisis. Al menos en teoría. Como la citada crisis económica no solo afecta a los estados, sino también a las empresas privadas estamos asistiendo en numerosos países occidentales —en el estado español, por ahora, en pequeña medida— al “rescate” o adquisición por parte de los estados de empresas en crisis, bancos principalmente.  Este trasvase de propiedad y de recursos económicos entre grandes empresas y estados (se privatiza, se nacionaliza, se vuelve a privatizar, se emite deuda, se “rescata” al banco que compró la deuda… moviendo fondos existentes e inexistentes de aquí para allá, pero siempre en manos de las minorías dominantes) es una patente demostración de que la institución estatal y el sistema económico capitalista son la misma realidad. Ni siquiera esos “mercados” a los que se invoca como una oscura mano que actúa contra los intereses de los estados, ergo contra los intereses de los ciudadanos, son otra cosa que una suma de entidades financieras y terceros estados “compradores” de deuda, es decir, prestamistas.

  Resulta curioso que los agentes de “la izquierda”, que claman contra lo que juzgan “desmantelamiento del estado de bienestar”, apenas incluyan en sus peticiones conservadoras análisis económicos que avalen la viablidad de sus propuestas dentro del propio sistema liberal-capitalista, que es donde al parecer desean permanecer.

  ¿Cuál es la propuesta entonces?

  Por si alguien venía entendiendo algo en esa línea, no estamos proponiendo pasar del bienestar al “malestar”. No se trata de derribar todo lo existente para volver a crear partiendo de cero. Por mucho que comprendamos al estado como una institución en manos de las élites y no del pueblo, no tendría sentido alguno renunciar “de golpe y porrazo” a todo lo que dicha institución hoy administra. Por ejemplo, mientras tomamos y no conciencia como sociedad y nos vamos autoorganizando en lo político y en lo económico, necesitamos un sistema de sanidad, entre otras cosas. Pero ello no quiere decir que no debamos a aspirar a dar los pasos necesarios para que el actual sistema sanitario esté, en un futuro, organizado y administrado democráticamente por las personas que son sus trabajadoras y usuarias, y no por dirigentes políticos y empresariales, como sucede hoy.

  “La solución es la revolución” es un viejo eslogan recurrente en tiempos de crisis. Y es bien cierto. Pero una revolución que se ha de hacer paso a paso y con los pies en el suelo.

  En primer lugar hay que despertar y tomar conciencia del engaño en que vivimos para no seguir defendiendo y apostando por aquello que nos destruye como sociedad y como personas, y que además es catastrófico para el medio ambiente… A continuación tendremos que comprometernos y empezar a generar alternativas auténticas a aquello que criticamos.

  Frente a la dimensión contrarrevolucionaria del estado de bienestar habremos de crear grupos organizados y coordinados, movimientos sociales y espacios en los que reflexionar juntos en un primer momento para después salir al encuentro de la sociedad y de las instituciones, denunciando y enfrentándonos a los aspectos más inmorales y las consecuencias más nocivas del sistema, sin caer en el llamado reformismo burgués y, por ello,  apuntando en cada acto a la superación de dicho sistema en toda su extensión.

Ante su dimensión de injusticia social y de grave atentado contra el medio ambiente, habremos de aprender a renunciar a aquellos elementos materiales de nuestra forma de vida que son superfluos, prescindibles,  antiecológicos y comparativamente injustos, aprendiendo a vivir con menos y a ser más felices así. Desde ahí nos apoyaremos mutuamente e interpelaremos a la sociedad invitándola a seguir nuestro ejemplo. Ante perversos sofismas como el “desarrollo sostenible”, reivindicaremos el decrecimiento y la autogestión, abriendo caminos para experimentar fórmulas concretas de alternativa y superación del  sistema económico capitalista.

  Con respecto al déficit total de democracia, nos esforzaremos primero en denunciar tal situación con el fin de que sea conocida por el mayor número de personas. Evidentemente,  dejaremos de participar y colaborar con cualquiera de los mecanismos que perpetúan la opresión (instrumentos coercitivos del estado) o sustentan la ficción democrática (elecciones). En su lugar desarrollaremos espacios asamblearios de participación horizontal y directa donde aprender primero a funcionar colectivamente con fórmulas realmente participativas, corresponsables y democráticas, para después extender estos espacios reclamando, disputando y arrebatando al sistema la potestad de decidir sobre las cosas que nos afectan. Asimismo, nos esforzaremos en crear alternativas tangibles y crecientes a todos los sistemas de adoctrinamiento vigentes: educativas, culturales y mediáticas.

  Por último nos enfrentaremos a la destrucción que se está llevando a cabo actualmente de muchas de las características que a los seres humanos nos hacen ser tales, esforzándonos en recrear relaciones interpersonales y grupales verdaderas, de apoyo mutuo en lo económico, lo político  y lo personal, tejiendo redes y alianzas de intereses e identidades comunes, generando sistemas amplios de participación en la gestión de la sociedad… Trabajaremos  y tendremos en cuenta en nuestros grupos y movimientos sociales nuestras dimensiones humanas y psicoafectivas, las relaciones entre sexos, las necesidades de tipo cultural, espiritual, artístico… Reivindicaremos y tendremos muy presente la necesidad de una ética individual afirmada en valores positivos y de una moralidad social que ayude a mantener y desarrollar aquellos elementos comunes que se juzgan beneficiosos y necesarios, que además garantice la libertad de cada individuo en lo que se refiere a conciencia y opciones.


Proletarios internacionalistas.
30/10/2011.

La explosión de rabia que se constata en todo el mundo, no parte de ciudadanos jubilosamente indignados, respetuosos del estado de derecho, que se podrían permitir el lujo de la no violencia…, sino, bien por el contrario, de proletarios hartos de explotación y opresión, llenos de bronca y odio contra las condiciones de sobrevivencia, cada vez más insoportables, que nos impone el capitalismo.

¡No estamos indignados, impactados, sorprendidos…!

Lo que hoy queda en evidencia (y ya no es ninguna novedad) son horrores inherentes al sistema capitalista. Las recetas que impone la burguesía son las de ayer, hoy y siempre contra nosotros.

¡La continuidad del sistema actual sólo puede realizarse a expensas de nuestra clase!

¿Porqué indignarse de los excesos del capitalismo y no luchar contra el capitalismo mismo? ¿Porqué indignarse del enriquecimiento de los bancos y no cuestionar su existencia misma, dado que su objetivo es enriquecerse? ¿Cómo indignarse de las dificultades de nuestra clase social, sin poner en cuestión la existencia misma de clases sociales?

Pero tampoco estamos resignados

De manera global y general la correlación de fuerzas favorece a la burguesía que detenta los medios para continuar explotándonos, reprimiéndonos y desapareciéndonos. Sin embargo frente a la flagrante e inocultable incapacidad del sistema capitalista para disminuir la catástrofe que el mismo engendra y la consecuente agravación de todos los problemas humanos las revueltas proletarias se generalizan. Contra dichas revueltas, la burguesía utiliza toda su potencia y todos sus medios para cantonarlas en meros movimientos pacifistas, ciudadanistas, legalistas, apolíticos… buscando encerrarlas en el modelo “socialmente admitido”, en la democracia. Por el contrario nuestro objetivo es superar/reventar todos esos límites establecidos en los cuales quieren encerrar nuestro movimiento.

Estamos profundamente convencidos…

de que el futuro de la humanidad no se jugará en el terreno de las indignaciones multiformes, ni de las causas humanitarias, o los combates individuales…; sino por la conjunción de fuerzas que permitan eliminar este sistema mortífero. Los proletarios están forzados a destruir el capitalismo de raíz si no quieren que este destruya todo nuestro mundo.

¡Estamos en guerra de clases!

Todo lo que se quiere imponer como “indignados” (libros, plataformas, manifiestos, contenidos…) no representa para nada el movimiento de protesta generalizada contra el capitalismo, sino que es, por el contrario, un verdadero chaleco de fuerza que el capitalismo, la democracia quiere imponer para sujetar a los proletarios e impedir el verdadero movimiento y su desarrollo hasta la destrucción del capitalismo.

Rompamos con todos los límites “indignados”, ciudadanistas, democráticos…

REAFIRMEMOS LA GUERRA DE NUESTRA CLASE, PARA ELIMINAR POR COMPLETO EL SISTEMA SOCIAL BURGUÉS MUNDIAL.

www.hommodolars.org

Conspiración de las Células del Fuego (CCF) fracción de la Federación Anarquista Informal de México (FAI-M)

“Compañerxs a llegado el momento del ataque, lxs que no se sumen que no estorben. Esta lucha es hasta las ultimas consecuencias, hasta la Liberación total”

fuego a walmart

Celulas del fuego reivindican incendio contra un walmart en Veracruz.


A lxs incendiarixs y antagonistas afines
Cuarto comunicado de la CCF-FAI, México:
¡Ni enojadxs ni indignadxs ni pedinches! ¡Incendiarixs en guerra contra toda autoridad!
¡Toda nuestra solidaridad con el compañero Gabriel Pombo da Silva!
¡Celebramos dos meses de ataques directos al capital y el Estado!
¡Contra el sistema de dominacion!
¡Por la Liberaccion Total!

A las 6.23 PM del día de ayer, nuevamente el fuego liberador ardio donde mas les duele, destruyendo la mercancía. La Conspiracion de las Células del Fuego (CCF) fraccion de la Federacion Anarquista Informal de México (FAI-M) seccion veracruz dio vida al fuego liberador en el Wall Mart ubicado en Universidad y avenida Las Palmas en el corazón de Coatzacoalcos, Veracruz. Con este nuevo ataque reivindicamos al compañero Gabriel Pombo da Silva (secuestrado en la carcel de Aachen) y exigimos al estado aleman y español su pronta liberacion. Tambien nos solidarizamos con nuestra compañera Tamara, con lxs compas del Caso Bomba en $hile, con lxs compas prisioneros de la Conspiracion de las Células del Fuego en Grecia y con todxs nuestrxs compañerxs secuestradxs por el Estado en México y el mundo.

En 45 dias de conformarse esta nueva coordinacion de lucha antagonista hemos gopeado al sistema de dominacion enseñando que la lucha es posible porque el sistema es vulnerable. Dejemos atras el miedo y la indignacion de lxs pedinches. Pasemos a la lucha decidida contra la dominacion. No queremos trasformar al capital y al Estdo, no queremos trasformar sus leyes, no queremos mejoras, no queremos trasformar la tecnologia, no queremos transformar la dominacion QUEREMOS DESTRUIRLA!!!!!

No nos importan las disque diferencias entre los partidos electoreros ni las mentiras y promesas de Peña Nieto, AMLO, Marcelo o Vasquez Mota PARA NOSOTRXS NO HAY DIFERENCIAS PORQUE LUCHAMOS CONTRA LA DOMINACION SEA DE DERECHA DE IZUIERDA, POPULISTA o REVOLUCIONARIA.

Compañerxs a llegado el momento del ataque, lxs que no se sumen que no estorben. Esta lucha es hasta las ultimas consecuencias, hasta la Liberacion total

¡Ni enojadxs ni indignadxs ni pedinches somo Incendiarixs!

¡Todxs somos la Conspiración de las Células del Fuego!

La CCF no es una ORGANIZACION ni tampoco una unica agrupacion sino la expression de la rabia y el desprecio de lxs antagonistas hacia la dominacion y sus intituciones.

Extiende la Conspiracion de la Células del Fuego solo necesitas tener ganas de luchar por la liberacion total, gasolina y cerillos.

Hemos iniciado la guerra contra el orden existente

¡Viva la lucha antagonista!
CCF/FAI-México

Cronologia de acciones:

15 de septiembre, se conformó la Conspiración de las Células del Fuego (CCF) fracción de la Federación Anarquista Informal de México (FAI-M) entre grupos de afinidad y afines de varios estados mexicanos.

16 de septiembre, la Célula Incendiaria de la CCF-edo.méx.realiza 3 incendios simultáneos en la colonia alce Blanco de la zona industrial del municipio de Naucalpan. El fuego liberador destruyó la mercancia quedando consumida por las llamas Textiles Suburbia,CV Directo y TF Victor.

27 de septiembre, las células del Distrito Federal dieron vida al fuego liberador en la bodega ubicada en Avenida Pacífico, entre Miguel Ángel de Quevedo y Eje 10 Sur, delegación Coyoacán, Distrito Federal.
28 de septiembre, ataque incendiario contra el Conalep, plantel Aeropuerto, ubicado en calles de la Tercera Sección de Arenal, delegación Venustiano Carranza, Distrito Federal. CCF-df

30 de septiembre, en una acción coordinada entre las células del df y las células del estado de Jalisco, la Conspiración de las Células del Fuego-de(CCF) atacó simultanemente al capital en el DF y Jalisco, incendiando el Wall Mart ubicado en la calle Luis Donaldo Colosio, colonia Buenavista, delegación Cuauhtémoc en el DF y el centro comercial Pabellón de la avenida Patria en Guadalajara, Jalisco.

6 de octubre, ataque incendiario a bodega maderera de la avenida Industria Nacional de la colonia Alve Blanco en la zona industrial del municipio de Naucalpan, estado de México.

25 de octubre, en una acción coordinada entre las células del edo. méx y las células del estado de Veracruz, la Conspiracion de las Células del Fuego(CCF) ataco simultánemente en Naucalpan, edo. mex y Coatzacoalcos,Veracruz, incendiando la Fábrica Butonia, nuevamente en la zona industrial Alce Blanco en el municipio de Naucalpan y el Wall Mart en la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz

Con nuestras acciones de propaganda por los hechos reivindicamos al compañero Gabriel, al compañero Tortuga, a la compañera Tamara, a nuestrxs compañerxs presxs en México y el mundo.

¡Saludos a lxs compañerxs de las Células Autonomas de la Revolución Inmediata( CARI-PG),a lxs compañerxs de Individualidades Tendiendo a lo Salvaje (ITS)y a todos los grupos de acción anarquista!

¡Vivan los grupos insurreccionalistas y eco-anarquistas en lucha!
Comenzo la lucha, hagamos que se extienda a todos los rincones
¡Todxs somos complices de la Conspiracion de las Células del Fuego!
¡Viva la Conspiracion de las Células del Fuego! (CCF)
¡Viva la Federación Anarquista Informal de México!
¡Viva el fuego liberador y la polvora vindicadora!
¡Fuerza, compañerxs secuestradxs por el “Caso bombas”!
¡Fuerza, compañerxs encarceladxs de la Conspiracion de las Células de Fuego!
¡Fuerza, compañerxs de Epanastatikos Agonas!
¡Fuerza, compañero Tortuga!
¡Fuerza, compañera Tamara!
¡Fuerza, compañero Gabriel!¡Estamos contigo!
¡Contra el sistema tecnológico de dominación!
¡Por la demolición de las prisiones!
¡Por la Liberacion Total!
¡Por la coordinación internacional anarquista!
¡Por la Anarquía!

Conspiracion de las Células del Fuego/Federacion Anarquista Informal (CCF-FAI)-México.

26 de octubre 2011.

Culmine.

yaoyotl

Yaoyotl.

Publicación por la liberación animal y de la tierra # 1

Esta es una revista enfocada hacia el movimiento de liberacion de la tierra y animal.El contenido es variado con temas sobre seguridad activista, historia del FLT/ELF, criticas constructivas, problemas locales y mas. Este zine esta hecho por la liberacion total.

Editorial:

Lo que tienes aquí presente es el primer numero de esta publicación que lleva por nombre “Yaoyotl” que significa “Guerra” en la lengua náhuatl, ya que esta revista pretende ser un medio de guerra declarada contra la dominación y explotación de la naturaleza y quienes habitamos en ella. La inquietud de editar una publicación de estos términos parte de la necesidad de difusión de las ideas y principios del FLT y FLA así como también la difusión de la lucha contra la explotación de la naturaleza y de los animales hecha desde diversas perspectivas y practicas. Incluimos en esta revista textos, criticas, historias, etc. sobre nuestr@s enemig@s que actualmente están asesinando al planeta y el deterioro ambiental que causan, experiencias de acciones y guerrer@s a nivel internacional y local, estrategia para la lucha, compañer@s pres@s que han caído en las garras del estado y reflexiones constructivas.

Algunos textos que conforman esta publicación fueron tomados y traducidos: de la revista estadounidense “Resistance” se extrajo el texto “Liberación de la Tierra: movimiento, estrategia y dirección”, y también el articulo titulado “seguridad del activista en la época digital”. El articulo sobre la cultura de seguridad es un extracto y traducido de un fanzine canadiense llamado “Security culture: a handbook for activists”, además el texto titulado “Frente de Liberación de la Tierra: historia, principios, dirección, objetivos” fue tomado del libro “Encendiendo la llama el ecologismo revolucionario”.

Esperamos esta publicación cumpla con su finalidad que es orientar e incitar a dar un paso mas en la lucha directa y objetiva por la liberación animal y de la tierra. Para cualquier colaboración puedes contactar escribiendo a la siguiente dirección de e-mail: revista_yaoyotl@riseup.net

Link mediafire:
http://www.mediafire.com/?gfp3c3odffuzi4r

___________________________

SOBRAS DE PRODUCCIÓN.

Crónicas parciales y reflexiones sobre la devastación de un territorio y las revueltas de Napoles (2006 – 2008).


“Aquí, en la región de Campania,(Nápoles) el problema es más evidente porque vivimos literalmente sumergidos en la basura, pero en otras zonas la situación no es mucho mejor. Los vertederos están casi saturados en todo el territorio nacional, zonas enteras del país han sido contaminadas y las enfermedades relacionadas con la exposición a productos tóxicos aumentan con un ritmo alarmante. En conclusión, el capitalismo nos está exterminando.”

_______________________________________________________


Semana de la solidaridad en Zabaldi

Se evalúa hoy que, desde 1967, más de 700.000 palestinos han sido detenidos y más o menos tiempo encarcelados por el régimen sionista.

Esta cifra representa más del 20% de la población de los Territorios Palestinos Ocupados; no hay familia palestina que no conozca o no haya conocido al menos un detenido.

En junio de 1967, 19 años después de que su estado se hubiera constituido sobre el 78% de Palestina (es decir un 40% más de lo previsto por el plan de reparto de las Naciones Unidas), las fuerzas armadas israelíes tomaron el control del 22% restante. Casi inmediatamente instauraron dos prácticas altamente criminales: la que consiste en ayudar a los colonos israelíes a apoderarse de tierras palestinas y a instalarse en ellas, así como las detenciones masivas de palestinos encarcelados, más o menos tiempo, en prisiones israelíes. Dos prácticas que no son solo moralmente condenables, sino que también son criminales en el estricto sentido jurídico: el derecho humanitario de la guerra, en este caso la 4ª Convención de Ginebra, prohíbe tanto una como otra, y las califica de infracciones graves, es decir, crímenes de guerra (art. 49 y 147).

Más de 700.000 palestinos han sido víctimas de detenciones, de ellos 10.000 mujeres, 7.500 niños y 65 diputados. Para una parte de ellos, la detención habrá durado de 2 días a 6 meses (la visita muy hipotética de un abogado no es posible más que al cabo de 32 días), pues todos no serán objeto de un procedimiento o de ese no-procedimiento, de hecho verdadero “carta de cachet” (una orden de encarcelamiento discrecional del antiguo régimen en Francia ndt), que constituye la detención administrativa.

El ejército israelí opera en los checkpoints y en incursiones en las ciudades, pueblos y campos de refugiados de Cisjordania, antes a la luz del día y actualmente más frecuentemente por la noche, despertando brutalmente a los ocupantes de una casa y humillando ante sus familiares a la persona que ha elegido detener. Hoy la toma con los pueblos de Cisjordania que resisten de forma no violenta al muro y las colonias israelíes que les roban el agua y la tierra.

Los niños palestinos -es decir, los menores de menos de 18 años que las fuerzas israelíes se autorizan a detener, encarcelar y juzgar en cuanto tienen 12 años- pagan estos últimos tiempos un pesado tributo a la represión israelí, puesto que son alrededor de 7.000 los detenidos desde 2000. Es una cifra considerable (126.000 a una escala de Francia, 18 veces más poblada que los Territorios palestinos ocupados), sobre todo si se compara con el número mucho más débil de detenciones de niños durante la primera Intifada en la que, sin embargo, se encontraban en primera línea. Con toda evidencia, los militares israelíes y los miembros del Shin Bet apuestan por la fragilidad de estos niños, a los que la tortura o el simple temor a la tortura suponen que harán hablar: testimonios de niños son en cualquier caso presentados actualmente ante los tribunales militares israelíes contra los dirigentes de la resistencia popular no violenta.

Actualmente, 6.000 prisioneros políticos palestinos pueblan las prisiones israelíes, de ellos 33 mujeres, 202 niños (40 de ellos tienen entre 12 y 15 años), 18 diputados entre los que está Marwan Barghuti condenado, como otros 801 palestinos, a varias veces cadena perpetua.

¿Dónde y en qué condiciones están detenidos y que ocurre para quienes, como Salah Hamuri, tienen que enfrentarse con la famosa justicia militar israelí?

Los lugares y condiciones de detención

Los presos políticos palestinos están repartidos en 20 prisiones y centros de detención situados en Israel, en violación del artículo 49 de la 4ª Convención de Ginebra. Centros de detención temporal, consagrados al interrogatorio de los prisioneros, se encuentran en los Territorios Palestinos Ocupados, particularmente en Ofer, en el sur de Ramalá y en Etzion cerca de Hebrón. Están situados en el recinto de colonias judías y están constituidos de tiendas a menudo muy desgastadas que abrigan a entre 25 y 30 personas en las que las condiciones de detención son particularmente inhumanas y degradantes.

Como subraya la Federación Internacional de las Ligas de Derechos Humanos, las condiciones de detención infligidas a los prisioneros políticos palestinos no respetan ninguno de los estándares internacionales. La alimentación es de mala calidad y es insuficiente; los sanitarios son insuficientes en relación a la sobrepoblación de los campos; ningún recambio de vestimenta es proporcionado; el servicio médico, ya deficiente en el universo carcelario, es aún más dramático para los palestinos. El conjunto de estos problemas está reforzado, para los prisioneros detenidos en Israel, por las dificultades que encuentran sus familias para obtener permisos de visita. De su parte, el CICR se enfrenta a muchos obstáculos por parte de las autoridades israelíes, cuando, varias veces al año, organiza para las familias transportes colectivos hacia las prisiones israelíes. Y 634 presos no pueden desde hace 2 años recibir ya ninguna visita de sus familias que viven en la banda de Gaza.

Una parte de las presas palestinas están detenidas en la prisión de Ramleh donde están reagrupadas de seis en seis en celdas de 14 m2. Además, a veces, las ponen junto a detenidas israelíes de derecho común que les insultan y amenazan. En lo referido a los niños, las autoridades militares israelíes decretan que toda persona que tenga 16 años es mayor, violando en esto la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y su propia ley que fija la mayoría penal en 18 años. Y detienen y encarcelan a los niños palestinos desde la edad de 12 años, cuando la convención de la ONU no prevé esta posibilidad más que a partir de los 14 años. Muchas otras disposiciones de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (CIDN) son violadas por las autoridades israelíes; ninguno de esos niños tiene la posibilidad de proseguir su escolaridad y, en cuanto a las visitas de sus familias y un mínimo de atención médica, están tan mal como los adultos.

La práctica de la tortura

Aunque su país haya ratificado la Convención Internacional contra la Tortura, así como el pacto relativo a los derechos civiles y políticos, y que incluso una disposición del Código Penal israelí prohíba la tortura, los militares israelíes y el personal del Shin Bet hacen sufrir la tortura sistemáticamente a los prisioneros políticos palestinos.

Esta práctica conoció una breve interrupción entre finales de 1999 y comienzos de 2002, tras una sentencia pronunciada el 6 de septiembre de 1999 por la Corte Suprema de Israel. Pero las malas costumbres reaparecieron con el desencadenamiento de la segunda Intifada y se volvieron de nuevo una regla desde el comienzo del año 2002. Las ONGs israelíes de defensa de los derechos humano como B´Tselem y Hamoked indican que en el momento actual más del 85% de los prisioneros palestinos ha sido, y lo sigue siendo, víctima de torturas.

El recurso a la tortura física contra los palestinos comienza con su arresto. Esposados y con la cabeza cubierta con una bolsa de plástico, son generalmente golpeados por los militares que les transportan hacia los centros de interrogatorio. Luego, pueden sufrir el aislamiento en celdas estrechas y húmedas por períodos de 30 a 90 días o la privación de sueño, a veces durante 10 días, sin olvidar la obligación que se les impone de desnudarse completamente cada vez que salen de la prisión y vuelven a ella.

En los interrogatorios, son a menudo golpeados o violentamente sacudidos, pero el método más frecuentemente utilizado es el Shabah que consiste en atar los brazos del prisionero a su espalda cuando está sentado en una silla a la que han recortado las patas de delante; es una posición extremadamente dolorosa que se le inflige durante 18 a 22 horas seguidas, durante varios días.

Justicia de pacotilla o detención administrativa

El régimen de las encarcelaciones y de las detenciones está regulado por órdenes militares que se inspiran a menudo de los textos represivos en vigor bajo el mandato británico. La autoridad militar israelí fija así, según su parecer, los períodos durante los cuales los palestinos pueden ser detenidos sin tener acceso a un abogado (32 días actualmente) y sin ser objeto de un procedimiento judicial (6 meses y 12 días).

Si hay procedimiento, se desarrollará en un período que puede durar 3 años, ante las jurisdicciones militares israelíes: tribunales militares cuyas decisiones pueden ser diferidas a una corte de apelación, igualmente militar. Ante tales jurisdicciones que tienen su sede en el recinto de las prisiones y centros de detención, los presos palestinos no gozan jamás de un proceso equitativo y comparecen por otra parte, la mayor parte de las veces, sin defensor, como han constatado los investigadores de la ONG israelí Yesh Din que han seguido 800 de sus audiencias. Al término de un informe (del que informó el periódico Le Monde el 8 de enero de 2008) titulado “justicia de pacotilla”, Yesh Din dibuja un cuadro terrorífico de estas jurisdicciones militares. En cuanto a las penas pronunciadas, son desmesuradas: las penas de prisión exceden a menudo los 50 años y alcanzan incluso 20 veces la pena perpetua. Los niños palestinos son también alcanzados puesto que uno de ellos ha sido condenado a perpetuidad, se les ha condenado a penas de 2 a 5 años y penas de 5 años al 36% y el 10% de ellos.

No es extraño que ya el 95% de los palestinos que son llevados ante tales jurisdicciones opten por “confesarse culpables”.

Como ha hecho Salah Hamuri, a comienzos de 2008, reconociéndose falsamente culpable de haber tenido “la intención de atentar contra la vida” del rabino extremista Sofer, para que la justicia militar abandonara el otro “crimen” por el que le perseguía desde hace 3 años (la pertenencia a un partido progresista, el FPLP) y que fuera condenado así a 7 años de prisión en lugar de al doble.

Pasados los 6 meses y 12 días, todos los presos palestinos no son objeto de un proceso o de una medida de liberación. Algunos son enviados a una prisión especial, Ketziot que está situada en el desierto del Neguev, por períodos de 6 meses, indefinidamente renovables, en virtud de un sistema proveniente del derecho del mandato británico: la detención administrativa. Se suman allí a veces a presos que ya han cumplido sus condenas. Muchos menores (chicos y chicas) y responsables palestinos han sufrido este régimen. Los prisioneros de Ketziot, cuyo número ha podido alcanzar los 1.600, son hoy 253, de ellos 3 mujeres y 15 diputados.

* Christiane Gillmann es miembro del Grupo de Trabajo “Presos” de la AFPS.

Viento Sur. Traducción de Faustino Eguberri. Correspondencia de Prensa: germain5@chasque.net

+info:

Foto: Radopozol

Escucha el podcast (3’24”)

Descarga aquí 

La huelga de hambre de los presos políticos de La Otra Campaña en el CERSS nº 5 de San Cristóbal de Las Casas, ha tomado un giro inesperado y sumamente preocupante. La madrugada del 20 de octubre fue trasladado de manera sorpresiva el profesor Alberto Patishtán Gómez, una de las figuras emblemáticas de la protesta.

En este audio se presenta el testimonio de Emilia Díaz, esposa de Rosario Díaz, uno de los nueve presos politicos que mantienen la huelga de hambre al interior del penal. Habla sobre el plantón realizado a partir del 8 de octubre pasado “para exigir la libertad de los presos polítcos”, sobre la salud de su esposo, las irregularidades en el proceso jurídico y las exigencias que piden al gobierno.

LOS DE ABAJO
Gloria Muñoz Ramírez
Emilia Díaz es esposa de Rosario Díaz, preso en el Centro Estatal de Reinserción Social de Sentenciados (Cerss) número 5, de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, donde cumple una condena de 45 años acusado de secuestro y homicidio. Rosario, al igual que los otros 10 presos políticos que este sábado cumplen 24 días en huelga de hambre exigiendo su libertad, enfrenta una sentencia derivada de un proceso injusto y racista, plagado de irregularidades del que está compuesto el aparato de justicia del gobierno de Juan Sabines y los de sus antecesores, tanto Pablo Salazar Mendiguchía como Roberto Albores Guillén, en un estado históricamente emblemático por la injusticia hacia los indígenas.
Torturas, testigos falsos, detenciones arbitrarias, falta de traductores en los juicios y un sinfín de irregularidades presentan los procesos de cientos de indígenas encarcelados en Chiapas. De muchos se presume inocencia, pues se puede comprobar la arbitrariedad de los procesos jurídicos. El delito de ser indígena y, lo peor, organizarse dentro de las cárceles para exigir su libertad, hizo que a uno de los líderes de la huelga de hambre, Alberto Patishtán Gómez, lo trasladaran sorpresivamente a una prisión federal ubicada a 2 mil kilómetros de distancia, en Guasave, Sinaloa, acción que ha sido repudiada por diferentes sectores de la sociedad civil y organismos de derechos humanos, tales como Amnistía Internacional, que señaló en un comunicado que se trató de “una represalia por su activo papel en la huelga de hambre y en las reivindicaciones por el respeto a los derechos humanos por parte de los presos”.
Este viernes, convocada por la Red contra la Represión y la Solidaridad, se realizó una acción de protesta frente a la representación del “mal gobierno de Chiapas” en el Distrito Federal, para exigir la libertad inmediata de los 11 presos de La Otra Campaña que pertenecen a las organizaciones la Voz del Amate, Voces Inocentes y Solidarios de la Voz del Amate. Al mismo tiempo, circula una acción urgente convocada por el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, exigiendo a los gobiernos federal y estatal información sobre el paradero de Alberto Patishtán Gómez, así como el fundamento y el motivo de su traslado; su retorno inmediato al penal de San Cristóbal de Las Casas; que se atiendan las demandas de justicia que exigen los presos en huelga del hambre y se respeten los derechos de las personas privadas de su libertad; y que se respete el derecho a la manifestación, reunión y libertad de expresión de los familiares de los presos en huelga de hambre que tiene lugar en la Plaza Catedral en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.
________________________________________________________
presos-politicos-libertad-chiapas

ACCIÓN URGENTE

A UN MES DE LA HUELGA DE HAMBRE AUMENTA LA REPRESIÓN CONTRA PRESOS POLÍTICOS EN CHIAPAS
Ha pasado un mes y nuestros compañeros presos en los CERSS del Estado de Chiapas,  siguen en huelga de hambre, el gobierno de Chiapas no solo ha mostrado que no tiene voluntad de resolver las demandas de nuestros compañeros sino que ha demostrado nuevamente su rostro autoritario con el traslado de nuestro compañero Alberto Patishtán, vocero de la Voz del Amate y en una condición de salud delicada, al penal de máxima seguridad de Guasave, Sinaloa, a 2000 km de sus familiares y de su defensa.
El gobierno de Chiapas, encabezado por Juan Sabines Guerrero, ha perpetuado el injusto encarcelamiento de Patishtán y de los demás presos políticos en Chiapas, a pesar de las evidentes irregularidades en los procesos jurídicos en contra de los compañeros. Pero además de esto, los compañeros presos son mantenidos en un permanente hostigamiento y represión por parte de las autoridades carcelarias en contra de Rosa López amenazándola con quitarle a su hijo, y a los demás presos negándoles el derecho a la visita de sus familiares, y negándoles atención médica.
Simultáneamente, los familiares de los presos que se encuentran en plantón en la Plaza de la Catedral de San Cristóbal de las Casas han sido permanentemente hostigados y amenazados por el Gobierno de Juan Sabines, en particular durante la reciente “Cumbre de Turismo de Aventura” que se llevó a cabo en esta ciudad.
Los compañeros presos son:
LA VOZ DEL AMATE
Alberto Patishtán Gómez (Trasladado al CEFERESO n°8 de Guasave, Sinaloa)
Rosario Díaz Mendez (CERSS n°5, “Los Llanos”, San Cristobal de las Casas, Chiapas)
MITZITÓN
Artemio Díaz Heredia (CERSS n°14, “El Amate”, Cintalapa, Chiapas)
SOLIDARIOS DE LA VOZ DEL AMATE
Pedro López Jiménez (CERSS n°5, “Los Llanos”, San Cristobal de las Casas, Chiapas)
Andrés Núñez Hernández (CERSS n°5, “Los Llanos”, San Cristobal de las Casas, Chiapas)
José Díaz López (CERSS n°5, “Los Llanos”, San Cristobal de las Casas, Chiapas)
Alejandro Díaz Santiz (CERSS n°5, “Los Llanos”, San Cristobal de las Casas, Chiapas)
Alfredo López Jiménez (CERSS n°5, “Los Llanos”, San Cristobal de las Casas, Chiapas)
Rosa López Díaz (CERSS n°5, “Los Llanos”, San Cristobal de las Casas, Chiapas)
Ramón de Jesús Ruiz Rodas (CERSS n°5, “Los Llanos”, San Cristobal de las Casas, Chiapas)
Juan Collazo Jiménez (CERSS n°15, Copainalá, Chiapas)
Enrique Gomez Hernández (CERSS n°14, “El Amate”, Cintalapa, Chiapas)
VOCES INOCENTES
Juan Díaz López (CERSS n°5, “Los Llanos”, San Cristobal de las Casas, Chiapas)
Ante todos estos abusos por parte del gobierno de Chiapas solicitamos a toda la gente honesta de México y del Mundo entre el 27 y 29 de octubre a realizar llamadas telefónicas, enviar correos o mensajes en Twitter a las autoridades exigiendo:
1. El retorno inmediato de Alberto Patishtan al Centro Estatal de Reinserción Social de Sentenciados No. 5 en San Cristóbal de Las Casas, garantizando su atención médica y el acceso a sus familiares y amigos.
2. Se atienda las demandas de justicia que exigen los presos en huelga del hambre y se respeten los derechos de las personas privadas de su libertad.
3. Se respete el derecho a la manifestación, reunión y libertad de expresión de los familiares de los presos en huelga de hambre que tiene lugar en la Plaza Catedral en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.
4. La revisión inmediata de todos los expedientes y la correspondiente libertad de los compañeros injustamente presos.
Lic. Juan José Sabines Guerrero
Gobernador Constitucional del Estado de Chiapas
Palacio de Gobierno del Estado de Chiapas, 1er Piso
Av. Central y Primera Oriente, Colonia Centro, C.P. 29009, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México
Fax: +52 961 61 88088 – + 52 961 6188056; Extensión 21120. 21122;
Twitter: @Juansabinesg y @gubernaturachis
Lic. Raciel López Salazar
Procurador General de Justicia de Chiapas
Libramiento Norte Y Rosa Del Oriente, No. 2010, Col. El Bosque, C.P. 29049 Tuxtla Gutiérrez, Chiapas
Conmutador: 01 (961) 6172300.
Teléfono: + 52 (961) 6165374, 6165376, 6165724, 6163450.
Twitter: @pgjechiapas
Dr. Juan Gabriel Coutiño Gómez
Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado
Conmutador: 01 (961) 6178700, 6178701, Ext. 8760
Teléfono: + 52 (961) 6165354, 6165355 Fax: 6165350
Twitter: @jcoutino y @PJE_Chiapas
Lic. José Antonip Martínez Clemente
Subsecretario de Ejecución de Sanciones Penales y Medidas de Seguridad
3a. Poniente Sur No. 157, Col. Centro C.P. 29000 Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.
Conmutador: 01 (961) 6111829, 6121821 Fax: 6133154
Teléfono: +52 (961) 6111829, 6121821 Fax: 6133154
Con Copia a:
Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU (México)
@ONUDHmexico
Red Contra la Represión y por la Solidaridad
@RvsRepresion
¡Libertad a los presos políticos!
 
¡Contra la represión… la solidaridad!
 
Red Contra la Represión y por la Solidaridad.

 

 

 

Crisis sistémica y anarquismo revolucionario.

No sabemos con toda certeza si la crisis capitalista por la que atravesamos es de sobreproducción o no, lo que sí parece evidente es que hay una incontrolable sobreproducción de derivados financieros que el casino de las Bolsas no alcanza a procesar exprimiendo exclusivamente el trabajo de las masas, especialmente cuando la demanda va menguando debido precisamente a esa excesiva polución de papeles sin respaldo en la economía real. Quizá por eso mismo los neoliberales insisten en que las recetas keynesianas no son adecuadas para salir de la crisis. Parasitando sobre la economía real está la economía financiera y esto ya parece incontrolable como se puede ver en el caso de Grecia y, en general, en todos los países centrales del sistema-mundo.

Casos como el venezolano que algunos definen como un neokeynesianismo de izquierda requieren de un férreo control de las operaciones del casino: en Venezuela, por ejemplo, hay un estricto control de cambio –lo que ha impedido la masiva fuga de capitales- y se ha intervenido y se vigila a los Bancos como si se tratara de potenciales delincuentes (lo que no es desacertado), aparte de que Chávez ha golpeado a su propio entorno burocrático al intervenir y cerrar Bancos establecidos por sectores de la burocracia y apresado a banqueros bolivarianos simplemente porque se les detectó maniobras especulativas que trataban de reabrir el casino.

Desposeída del poder financiero especulativo la burocracia chavista no ha podido establecer alianzas sólidas ni con la burguesía nacional ni con la transnacional con lo cual su desarrollo histórico como clase dominante está trabado. Y a merced de las iniciativas populares en todos los escenarios. No será, pues, la continuación de Chávez como Presidente lo que impedirá a largo plazo que esa nueva clase devenga en dominante sino la iniciativa de las masas populares empleándose a fondo para consolidar posiciones y conquistar muchísimos más espacios mediante la autogestión obrera en alianza con la juventud y los estudiantes organizados. A decir verdad, esta es la garantía de que la contrarrevolución endógena al proceso bolivariano se evapore; no pueda aliarse con el escualidismo realmente existente ni con el capital transnacional, y este impedimento originado en la acción directa de las masas populares sólo puede ser quebrado por la guerra como las que acostumbra a implementar la mismísima OTAN.

Esta configuración esquematizada nos ilustra la dualidad del poder en la Venezuela actual. La serie de entidades que conforman el movimiento popular tiene una capacidad de movilización y presión que, por ahora, es reconocida por el poder político instituido como oba suya aunque en verdad es más obra de la dinámica revolucionaria misma que arranca desde 1989 (cuando se derrotó la versión radical del neoliberalismo), que se reimpulsa con las rebeliones de los jóvenes militares de 1992, que cobra más bríos con el golpe militar fallido de 2002 y el sabotaje petrolero subsiguiente, aunque, obviamente, el chavismo ha contribuido a su permanencia.

Mientras que la clase trabajadora y campesina, compuesta por obreros, empleados, pequeños propietarios del campo, marginales de los barrios populares del cinturón urbano del país, etc., conforma un bloque antisistémico más o menos homogéneo desde el punto de vista del poder popular, la clase media y la pequeña burguesía sólo puede ser incentivada mediante mecanismos de defensa y acceso de/a la propiedad privada, especialmente de la vivienda. De aquí que la nueva ley de arrendamientos venga a beneficiarlos, aunque algunos sectores se sienta desventajados ante su aprobación. Por eso la derecha hace campaña por la defensa de la propiedad y contra el comunismo como en lo tiempos cumbres de la Guerra Fría; entendiendo “la-propiedad-como-la- libertad” y “comunismo” como la presencia de cubanos en diversos sectores de la administración del país siguiendo los pactos del ALBA.

A su vez, la clase media o pequeña burguesía es poco proclive a aceptar el desmontaje de las desigualdades sociales más allá de las atenciones a la lucha contra el hambre y la pobreza, porque los valores de una sociedad desigual siguen teniendo un influjo cultural que no es fácilmente modificable por una propaganda o una lucha ideológica más o menos bien planificada en aras de un igualitarismo social que, aunque se pudiera admitir en el imaginario social. no se practica a la hora de los hechos, y esto requerirá un cambio radical (a decir verdad, una revolución) de la universidad, proveedora de las desigualdades sociales que dicen fundamentarse en la capacidad y el talento. Influjo al que juega con especial cinismo la cúpula de la Iglesia Católica.

La revolución bolivariana no ha llegado ni a las universidades autónomas ni a los cuarteles, con todo y aparentar o no que ha llegado a todo el país.  En los últimos doce años el juego de la democracia burguesa ha orillado terrenos muy candentes ante la opción de ganar elecciones. Hay que buscar las formas de darle un vuelco a esto, porque de las universidades reclutan las clases dominantes sus especialistas y de los cuarteles sus perros guardianes. Y, en la etapa actual, ciertamente, de momento son fuentes que nutren al gobierno bolivariano, especialmente los segundos antes que las primeras, pero tratándose de instituciones jerarquizadas y emanadoras del principio jerárquico en las sociedades de la modernidad líquida requerirían estar bajo el control del poder popular horizontalmente autogestionado por las trabajadoras y los trabajadores.

Mal podemos presagiar la “toma del poder” por el proletariado (entendido este como el conjunto de sectores de la población que producen la riqueza social con su trabajo) si el trabajo está a merced del casino financiero. Si no reinstitucionalizamos el trabajo como la fuente de toda riqueza, y esto deberá empezar por algún sitio para proyectarse a escala global –y no será precisamente en aquellas zonas en las cuales la precarización ha sustituido al trabajo e incrementado, por tanto, el poder de la clase dominante-. Y, curiosamente, dentro de las fronteras de una economía extractivista que depende del mercado global casi exclusivamente esa reinstitucionalización es casi imposible. Por eso la importancia que le damos a juntar saberes y poderes de pueblos diversos, por encima de las fronteras burguesas, entendiendo que la emancipación del proletariado sólo podrá ser internacional (por encima de las naciones).-

5/10/2011.

El_eco_de_los_pasos.

Nunca renunciaremos a las raíces que nos hicieron ser.
Jon Kerejeta.

Hoy vemos con más claridad el tronco y las ramas que las raíces de 52 años de lucha han dado la luz de nuestro pueblo. Y aunque silenciosamente el Pueblo trabajador ya ha empezado a agradecer a quienes le hicieron ser.

….harmak kenduko dizkidate

eta eskuarekin defendituko dut

nire aitaren etxea

eskuak ébakiko dizkidate

eta besoarekin defendituk dut

nire aitaren etxea (G.Aresti)

Decididamente parece que Euskal Herria ha empezado a ganar. No lo digo yo, es la reacción de quienes “jauntxos”poderosos dominadores y violentos están teniendo ante un posible cambio de escenario.

Posiblemente desconocemos el rigor de los capítulos con que en nuestra infancia nos adoctrinaban vacunándonos contra “la leyenda negra” de la anti-España. Pero por triste suerte, en Euskal Herria conocemos en nuestra piel los años vividos.

Escucho otra vez la vieja cantinela de “vencedores y vencidos”. Veo la arrogancia de quienes serviles siempre al gran poder, exigen pedir perdón y condenación. Es un discurso entre arrogante y victimista que en mi pueblo no se entiende.

Condenar es una decisión con voluntad ejecutiva contra un sujeto, que ejerce un mal incuestionable e insuperable en su actuación y que se supone, de acuerdo con una moral universal y única.

La condena presupone análisis de todas las causas, circunstancias y consecuencias tras la comprobación de todas las variables en ellas contenidas, es decir, supone infalibilidad, cosa de dioses.

Las legislaciones humanas, todas ellas nacidas de contenido histórico interpretado a través de la “ideología” (versión limitada de la realidad), concentran exclusivamente en el juez (triste profesión), la capacidad de juzgar y de condenar. Ello supondría en el juez, cosa que no ocurre en tiempos y espacios conocidos, su total independencia de la sociedad, la total sabiduría de la realidad analizada, y la total ecuanimidad del “buen juez”. Son valores totalmente cuestionados hoy por una absoluta mayoría de población universal, que pisa tierra y recuerda lo pasado. Juzgar y condenar supone vencedores y vencidos, dominantes y dominados.

La experiencia de nuestra área cultural ha recogido la negra historia de la Inquisición castellana, en nombre de un llamado cristianismo, que bajo el mando de la Corona de Castilla-Aragon desde 1478, ejécutó a miles de inocentes de los sectores populares más bajos, acudiendo a las más increibles disculpas. Aquellas terribles racias, la caza de cientos de brujas en Zugarramurdi, Endaia, Hondarribia, Durango, los tribunales especiales de Baiona, Calahorra y Logroño. Aquellos inquisidores como Pierre de L’Ancre y demás personajes del “eje del bien” que tantas vidas destrozaron, inocularon en la “genética social” la clasificación discriminatoria.

Y “había buenos porque había malos”. ¿Cómo no apuntarse a los buenos que casualmente coincidían en su “bondad” con la honrada limpieza de sangre y con bendiciones y prebendas progresivas? Aquellos miserables manipuladores de moral ocultaban que el de Nazaret era un maldito, que andaba con “malas gentes” y fue condenado y ejecutado como delincuente perdedor. Y todo ello había supuesto desde 1478, bajo la dominación de Isabel y Fernando, el modo de asimilación de los territorios vascos al alma castellana.

El pragmatismo anglosajón facilitó la cuantificación kelviniana de toda acción humana y sus consecuencias, en resumen, “a cada cosa …su precio”. La moral se iniciaría más tarde por la rampa del mercado. Toda actuación tendría un precio y, en consecuencia, los de abajo de la raya, tendrán que elegir, como consecuencia de sus actos, entre la pérdida de su alma (la identidad), con la “honrada sumisión” o la pérdida de su honor y demás atributos sociales, políticos y económicos, con la maldición de la condena.

En resumen, la vieja dominación había supuesto la linea divisoria entre poderosos, arropados con sumisos desalmados, en el lado del “honor” y dominados rebeldes pero malditos. Desde los primeros tiempos, pobreza, rebeldía y deshonor, iban en el mismo carro, al otro lado y dirección del camino del poder, la riqueza y la honra, fetiches de las primeras formas de dominación.

Desde 1844 (Manuscritos de Paris) hasta 1859 (tomo I del Capital) conocemos el proceso de la sociedad moderna nacida al servicio del mercado. El trabajador que vende en el mercado de trabajo, no solo parte de su vida, sino su proyecto vital (identidad) en el proceso de producción a cambio de un salario, convitiéndose en objeto paciente de la riqueza y formación social (pensamiento incluido) creada por su propio trabajo.

Todo ello deriba en el encadenamiento a una vida y valores que suponen la nueva”identidad impuesta”.

Alienación o identidad, sumisión o rebeldía, buenos o malos, honorables o condenados. Es la historia de la humanidad, la de los condenados de la tierra, la idea que inicia en 1848 el Manifiesto Comunista.

Y de aquellos polvos estos lodos. Además de la bestial crisis económica consustancial con el sistema, además de las consecuencias políticas en un mundo sistemáticamente inmerso en la guerra latente, además de las trágicas consecuencias del masivo deterioro de los ecosistemas por el salvaje crecimiento, nos encontramos a estas alturas de la historia con un ejército mundial de sumisos productores que cambian su alma vendida en el trabajo por la barata realidad adormecedora que vende un mundo ajeno que ordena a su medida el objeto humano. Más duro que la marginación de la riqueza y el poder, más duro que la pérdida de la existencia es la pérdida de la razón de existir.

Hoy en Euskal Herria, desde los poderes negros y sus voceros, se está pretendiendo reconducir el creciente torrente de rebelde libertad para asimilarlo por las estrechas cañerías de la “formal democracia”a la corrupción del estado y sistema .

Medio millar de asesinados vascos, más de 3000 heridos en manifestaciones, los más de 50.000 presos vascos en el último medio siglo, los cientos de torturados, las campañas de demonización, manipulación y persecución contra nuestro pueblo… ¿Merecen el olvido? Más aún, ¿merecen la condena histórica? El pueblo trabajador vasco no puede renunciar al componente histórico de su identidad.

Vivimos un ataque salvaje (del sistema) en todos los frentes. No hay piedad alguna. Y muy posiblemente, estamos asistiendo al golpe más definitivo que haya tenido la identidad humana en la historia. Posiblemente estamos llegando a un punto sin retorno. ¿Se les puede parar los pies?

En este mundo que algunos optimistas llaman aldea global, los centros de decisión del poder son algo inalcanzable. Los Zapatero, Sarzkozy, Merkel, Obama… le llaman mercado y obedecen ciegamente. Lopez , Urkullu y alguno más, obedecen a los que le obedecen y… son “demócratas” y algunos hasta “soberanistas”.

Empezamos unilateralmente. Cada dia somos más los que hemos decidido romper la cadena de la sumisión, de poderes, estados, patronos y leyes. No vamos a obedecer.

No vamos a comernos el mundo nosotros solos. Pero nos sentimos una chispa entre las muchas chispas que acaben en gran incendio. La vieja Euskal Herria siempre ha sido una chispa de rebeldía y libertad.

No vamos a renunciar a las raíces de quienes nos precedieron en todas las luchas libertarias de la historia. No vamos a renunciar a las luchas de nuestro pueblo por la independencia integral.

La lucha viene de largo. Y tras más de medio siglo en que nuestro pueblo ha iniciado su autodeterminación definitiva, nos acercamos a momentos críticos para iniciar pasos definitivos.

La organización socialista revolucionaria EUSKADI TA ASKATASUNA ha destrozado la falsa contradicción “violentos versus demócratas” con que la oculta maquinaria del estado español y los eternos poderes negros, pretenden y hasta consiguen tapar, las verdaderas contradicciones de la dominación en todas sus formas.

Hoy vemos con más claridad el tronco y las ramas que las raíces de 52 años de lucha han dado la luz de nuestro pueblo. Y aunque silenciosamente el Pueblo trabajador ya ha empezado a agradecer a quienes le hicieron ser.

Quienes han luchado han sido parte, una parte duramente sacrificada que sabe y ha sabido respetar el dolor y sacrificio de los otros. Y nunca admitirán ninguna dominación. Quien no ha condenado no tiene que perdonar ni pedir perdón.

En nuestro lado no hay jueces, ni dioses. Hay mujeres y hombres que con aciertos y desaciertos, resistieron generosamente; luchadores por la libertad, por todas las libertades, que queremos para todosy todas. Cada quien tuvo sus motivaciones para arrancar. Y generosamente nos abrieron un paso a la libertad que muy pronto nos parecerá natural.

Hemos empezado a escuchar en el otro lado las quejas limosneras de quienes, posiblemente, pronto añorarán años pasados que quisieran recrear. Hasta hace bien poco todavía, sentiamos su arrogancia de jauntxos, de vencedores. Ellos se sentían buenos porque nosotros éramos malos. Ellos tenían que mandar para que los demás fuéramos sumisos. Nosotros éramos violentos, incultos, pobres y malos. Ellos eran rícamente “demócratas”.

Después de tantos años de resistencia, de una generación heroica que luchó en solitario, Euskal Herria ha empezado a ganar.

Nunca renunciaremos a las raíces que nos hicieron ser.