APUNTES POLÉMICOS SOBRE ECONOMÍA Y REVOLUCIÓN.

octubre 24, 2011

Sobre las clases sociales y el proletariado.

Ya en 1848 Marx señalaba que una de las características que definen al modo de producción capitalista es la división de la sociedad en dos clases: burguesía y proletariado. La burguesía es la clase propietaria de los medios de producción, mientras que el proletariado es la clase sin propiedades ni reservas que se ve obligada a vender su tiempo de trabajo como mercancía y sobre cuya espalda recae todo el peso del trabajo social.

Esta división tajante, en teoría, de la sociedad, nunca se ha visto plasmada tal cual en la realidad, por la sencilla razón de que el capitalismo, a pesar de haberse expandido por todo el mundo en apenas dos siglos, nunca ha gozado de plena libertad de acción en su esfera económica. El liberalismo económico, el laisser-faire, nunca ha sido una realidad, sino más bien una tendencia del capitalismo siempre entorpecida, a veces por las luchas de las organizaciones obreras, otras mediante leyes promulgadas por la propia burguesía en defensa de sus particulares intereses capitalistas y nacionales. Así, la pequeña propiedad no ha llegado a desaparecer, y los pequeños propietarios, junto a aquellos que desempeñan lo que se denominaba “profesiones liberales” (en realidad pequeños empresarios) y los estratos de asalariados privilegiados (como los técnicos y los funcionarios), conforman lo que se ha dado en llamar “clases medias”, pequeña burguesía en realidad, clase intermedia entre la burguesía y el proletariado, más cercana por sus ideas a la primera, aunque una sacudida de la economía sea capaz de echar a un buen puñado de sus miembros a las filas del segundo. Defensora de la propiedad privada, porque la tiene, la pequeña burguesía es capaz de protegerla incluso del propio capitalismo, al que ama cuando las cosas van bien y odia cuando le amenaza con la ruina y la proletarización. La pequeña burguesía ha ido forjando su propia ideología política, fundamentada en la defensa de la pequeña propiedad y que, bien bajo la bandera de la socialdemocracia, del fascismo o de cualquier otra, consiste principalmente en ampararse en el Estado frente al capital. Pero el Estado no es otra cosa que la organización política de la burguesía a través de la cual ésta defiende sus intereses de clase.

Así pues, la burguesía y el proletariado coexisten junto a la pequeña burguesía y la conocida como aristocracia obrera. No sólo coexisten, sino que en los países de economía más avanzada, que han disfrutado durante los últimos 50 años de un crecimiento económico casi ininterrumpido, la burguesía, cediendo parte de sus beneficios, ha aumentado los salarios, ha organizado la seguridad social, ha permitido a ciertos sectores del proletariado el acceso a la propiedad y ha generalizado, sino la abundancia, al menos la no carestía. Así se han conformado las “sociedades de clases medias” de corte occidental, que hacen a más de uno pensar que el proletariado ha desaparecido. Pero si las condiciones del desarrollo histórico del capitalismo han permitido convertir sociedades de clases en continuo enfrentamiento en otras más pacíficas de homogéneas “clases medias”, esto ha ocurrido a costa de la continua proletarización de las masas campesinas del resto del planeta, que en busca de un salario llegaban a ciudades ya superpobladas.

Si parecía que el proletariado se había evaporado en algunos lugares al entrar en contacto con el dinero abundante y el crédito fácil, el capitalismo y sus crisis ya nos lo traen de vuelta, sin propiedades, sin reservas para sobrevivir, obligado a vender su tiempo de trabajo. El mismo proletariado de siempre, en definitiva. En cualquier caso, sus filas, durante este tiempo, no han hecho sino crecer continuamente.

Sobre la causa de esta crisis

Efectivamente, una crisis sacude el mundo entero. Es una crisis económica, y la economía… sí, nos lo dicen incluso los presidentes y sus ministros: es una economía capitalista. El capitalismo empieza a estar en boca de todos, y no precisamente para alabarle.

SIGUELO__EN:

http://www.nodo50.org/ekintza/article.php3?id_article=519

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: