Paradojas de las críticas al sistema tecno-industrial.

noviembre 28, 2011

TecnologíaLa vida está llena de contradicciones y nadie se libra de ellas. Que se dé por aludido también Dios, Jesucristo y todo el copón. La era de Internet ha cambiado nuestras vidas y hoy en día encontramos ordenadores -tanto de sobremesa como portátiles- hasta bajo las piedras y a un precio más o menos asequible así como el auge en las sombras del software libre como GNU/Linux, del cual estoy usando y concretamente su distribución denominada Ubuntu. La información es prácticamente infinita para todo el que tenga acceso a la red y también por ella se ha conseguido organizar y convocar actos, manifestaciones y relacionados. Este medio ha conseguido acercar a personas de la otra punta del planeta y, según algunos rumores, alejarnos de los autóctonos. En cierto sentido, que no comparto, la mayoría de la gente cree que el progreso de la ciencia y la tecnología solucionaría y facilitaría nuestras vidas. Sea verdad o no dicha afirmación, hay detractores de ella que también hacen uso de aparatos electrónicos para expresar su discrepancia.

Antes de continuar, considero esencial declarar mi postura frente al tema del ecologismo, la tecnología moderna y la industria. En ocasiones, tengo la impresión de que se está siendo contradictorio cuando, quien sea, publica en un blog o similares un texto donde se recogen argumentos redactados con un lenguaje destructivo y agresivo expresando las atrocidades y daños tanto medioambientales como humanos, proponiendo como solución el sabotaje y la destrucción de todo lo relacionado con la industria tecnológica. Soy partidario del decrecimiento, es decir, de ir reduciendo en la medida de lo posible el uso de aparatos eléctricos, electrónicos y similares a la vez que se vaya fomentando las alternativas a ello. Como ejemplos para hacernos unas ideas; el software libre frente al privado, la recuperación de viejos aparatos electrónicos y la reparación de las mismas frente a comprar, la medicina tradicional y la autogestión de la salud frente a los fármacos y hospitales, organizar quedadas sin tener que usar el móvil e Internet, comunicarse por correo, optar por la agricultura ecológica y la permacultura, etc. En resumen, ir recuperando autonomía frente a la dependencia tecnológica. Pienso que es imposible derribar toda la estructura tecno-industrial en pocos días y solo poniendo bombas e incendiando fábricas. No obstante, tampoco descarto este tipo de acciones. Ambos -el sabotaje y la reducción del uso de productos tecnológicos- son complementarios.

Cuando paseaba por algún foro y precisamente por un debate-discusión acerca de la sociedad tecno-industrial, me he encontrado comentarios que señalaban ese bache que es criticar la tecnología desde un ordenador, o en el peor de los casos, desde un móvil supermoderno táctil de última generación-tecnología punta con wifi. Se puede interpretar como un ataque desde los defensores de los circuitos electrónicos e inteligencias artificiales hacia los que están convencidos de que el progreso tecnológico es incompatible con la sostenibilidad medioambiental aunque sea disfrazado de “desarrollo sostenible”. Sin embargo, haciendo algo de autocrítica, este argumento acierta. Porque, aunque puede llegar a doler, los que están en desacuerdo con la sociedad tecno-industrial -llámese primitivistas o algo similar-, pese a sus convicciones ideológicas, siguen haciendo uso del soporte digital para expresar su opinión, que en ocasiones realizan ataques abrumadores con un discurso agresivo e incendiario contra el industrialismo por medio de Internet. Y aquí es cuando me cuestiono si es para aquellos antisociales declarados que encuentran el morbo en los discursos destructivos que ataca a todo. Cada cual que piense lo que quiera. Ofrezco este punto de vista porque puede que acierte en algún caso aislado.

Indagando sobre el asunto, nos podemos topar con que todos somos contradictorios al ser anarquistas y vivir con el dinero. Entonces caeríamos en una paranoia que ni queremos entrar y salir, saldríamos con el cerebro quemado de tanto pensar en ello. No obstante, con la intención de que este escrito sea para la autocrítica y la revisión de nuestras ideas, a la vez que pueda ser útil para debates y discusiones, me ha parecido oportuno comentarlo. Sinceramente, a mí lo que me pica son esos que, sin aportar nada constructivo o alternativas y medios factibles para ir recuperando nuestra autonomía y así poco a poco, acabar con la sociedad tecno-industrial, quienes se creen los más anti-sociedad tecno-industrial se dediquen a soltar su verborrea en foros y otros espacios virtuales.

Luis Pascual
http://www.mundolibertario.org/secciontumornegro/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: