Este texto está escrito en Madrid, por lo que muchas de las
descripciones y reflexiones pueden no ajustarse a la realidad de otras
localidades, especialmente dada la heterogeneidad del movimiento 15M.
Aun así, pensamos que puede resultar útil como punto de partida para
la reflexión a todos los compañerxs que se están implicando en las
asambleas, independientemente del sitio. El texto ha sido redactado y
corregido precipitadamente para que estuviese disponible antes de la
convocatoria de asambleas de barrios y pueblos del 28 de mayo. Tenedlo
en cuenta a la hora de leerlo y disculpad las meteduras de pata que
pueda tener.
Algunxs anarquistas madrileñxs

0. Unas palabras para empezar…
Dejemos las cosas claras. Lxs que firmamos este texto somos
anarquistas, comunistas antiautoritarios, anticapitalistas o la
etiqueta que más os guste. Es decir, estamos por la abolición del
trabajo asalariado y el capital, la destrucción del estado y su
sustitución por nuevas formas horizontales y fraternales de vivir en
común. Creemos que los medios para conseguirlo deben ser lo más
coherentes posible con los fines que buscan y, por tanto, estamos
contra la participación en instituciones, contra los partidos
políticos (parlamentarios o no) y las organizaciones jerárquicas, y
apostamos por una política basada en el asamblearismo, la solidaridad,
el apoyo mutuo, la acción directa, etc.

Porque estamos convencidos que estos medios son los más eficaces para
llevarnos a la revolución. Si decimos esto es para eliminar cualquier
suspicacia y marcar las líneas sobre las que queremos que se mueva
esta contribución. Ahora bien, el que estemos por una revolución
social que destruya el capitalismo, el estado y que suponga la
abolición de las clases sociales (y de tantas otras cosas), no
significa que pensemos que esto puede ocurrir a corto plazo, de la
noche a la mañana. Lo que hemos planteado aquí son fines, es decir,
situaciones a las que, con suerte, llegaremos tras un largo recorrido
y un desarrollo considerable del movimiento revolucionario. Pensar lo
contrario no es que sea utópico, es un ejercicio de delirio y
ensoñación inmediatista. Un planteamiento revolucionario debe
plasmarse en una estrategia a corto plazo, en una serie de propuestas
para intervenir en la realidad que nos acerquen a situaciones en las
que estén en juego cuestiones como la abolición del trabajo
asalariado, la instauración del comunismo libertario, la revolución
social… cuestiones que hoy en día, obviamente, no están, ni de
lejos, sobre la mesa. Esta intervención no puede limitarse a repetir
machaconamente la rabiosa necesidad de revolución y de abolir el
estado y el capital. Ser anarquista no significa ser un chapas que
persigue a los demás repitiendo una y otra vez lo malo que es el
estado y lo buena que es la anarquía. Y sin embargo, a raíz del
movimiento 15-M, en los últimos días hemos leído por internet textos y
comentarios cercanos al delirio inmediatista y, lo que es peor, hemos
oído de compañerxs y amigxs posiciones que resbalan hacia el abismo
del anarco-chapismo, que, con toda su buena intención, se atrapan en
el maximalismo de las consignas grandiosas, de las propuestas a largo
plazo, etc. Sabemos bien de lo que hablamos, todxs nosotrxs hemos
estado en dichas situaciones y, lo que es peor, hemos contribuido en
muchas ocasiones a su extensión. Dejemos claro también que este texto
tiene tanto de crítica como de autocrítica, y que nos sirve, ante
todo, para tratar de no caer nosotrxs mismxs también en dichas
trampas. Para ir acabando, hay que tener en cuenta que este texto ha
sido escrito deprisa y corriendo, al ritmo que marcan los
acontecimientos, con el objetivo de que saliese antes del día 28,
cuando se han convocado las Asambleas Populares en diferentes barrios
y pueblos de Madrid, así que no os extrañe que en algunos puntos se
note la precipitación y la urgencia. No damos para más.

En resumen, este texto pretende ser una reflexión y una propuesta para
romper con el impasse en el que hemos estado anclados mucho tiempo,
para deshacernos de lastres que muchxs arrastramos y nos inmovilizan.
Es, en el fondo, una reflexión para intentar aclararnos en qué manera
podemos aportar y participar en lo que ocurre a nuestro alrededor.

1. El Movimiento 15-M: coordenadas básicas
Y lo que ocurre a nuestro alrededor es, obviamente, el llamado
movimiento 15-M, que en la última semana ha irrumpido como un elefante
en la cacharrería en la política nacional. Nos guste o no, y lo
queramos o no, el movimiento 15-M ha roto todas las expectativas y ha
sorprendido a todo el mundo: policía, políticos, periodistas,
convocantes, gente corriente, ciudadanistas, izquierdistas y, por
supuesto, a los anarquistas. En primera instancia todo el mundo se
quedó en fuera de juego y, a partir de ahí, todo ha sido una serie de
intentos más o menos afortunados de tomar posiciones frente a o dentro
del 15-M. No vamos a entrar a analizar sus causas o a repasar las
diferentes teorías conspiranoicas o intoxicaciones que han surgido a
su estela; no es importante para lo que queremos decir. Vamos a tratar
de aportar lo que entendemos que son las coordenadas básicas en las
que se mueve eso que llamamos movimiento 15-M o, al menos, las más
importantes para ver si es posible (y en ese caso cómo) una
participación anarquista o anticapitalista en él. Como es lógico, será
una descripción fragmentaria, parcial e incompleta. Nos da igual, las
cosas van demasiado rápido.
Lo primero que hay que decir es que el movimiento 15-M es un
movimiento social real y, como tal, es tremendamente heterogéneo y
contradictorio. Hay de todo y todo está en diferentes dosis. Es decir,
todo lo que digamos aquí no debe tomarse como características
definitorias absolutas, sino más bien como tendencias, matices, etc.
Expresiones de un movimiento en construcción en cuyo seno hay luchas,
tensiones y un continuo cambio.

Dicho esto, por su composición social y por las consignas que más se
oyen en las asambleas y grupos de trabajo, así como por las opiniones
de la gente que está continuamente publicitándolo en internet
(twitter) podría decirse que, principalmente, es un movimiento
ciudadanista y abiertamente demócrata. O mejor dicho, son este tipo de
planteamientos de reforma política y social (reforma electoral,
democracia real, mayor participación, crítica de los partidos
políticos mayoritarios pero no del sistema representativo o los
partidos en general…) los que, en general, aglutinan a más gente y
manos alzadas a su alrededor.

Sin embargo, este contenido se expresa bajo formas asamblearias, que
rechazan toda representación clásica (como por ejemplo, convertirse en
otro partido político) y que reniegan de toda ideología, símbolo o
forma política precocinada (desde partidos a banderas republicanas,
pasando por las A circuladas). Hay una consigna que rula por twitter
“Esto no va de izquierdas o derechas, sino de arriba y abajo”. Que,
por el momento, apuesta mayoritariamente por la auto-organización, por
la acción directa (no violenta) y la desobediencia civil, aunque no
utilice estas palabras mágicas. La no-violencia es, de hecho, otra de
las coordenadas fundamentales del 15-M, algo que, sin duda, es asumido
colectivamente sin discusión. Entraremos en esto más adelante.

Todo esto no quita para que en su seno se pueda ver claramente una
“lucha de poder” entre diferentes “facciones”, organizadas o no.
Miembros y militantes de partidos políticos de izquierdas, miembros de
los movimientos sociales, libertarios, gente normal y corriente
“indignada” que va con su propia visión del mundo, etc. todos pugnan
en su interior a todos los niveles, desde la orientación ideológica o
práctica del movimiento, al control (y en muchos casos, manipulación)
de las asambleas, comisiones, etc. En muchas comisiones y grupos se
está viendo de todo: pérdidas casuales de actas, personalismos, gente
que se aferra a las portavocías, delegados que se callan cosas en las
asambleas generales, comisiones que se saltan acuerdos, grupitos que
quieren mantener el chiringuito, etc. Muchas, seguro, fruto de la
inexperiencia y los egos; otras, parecen directamente sacadas de los
viejos manuales de manipulación de asambleas.

Alrededor de esta lucha, está también toda la gente que se acerca por
allí. Gente que se acerca a participar, a escuchar, a ser escuchado, a
aportar comida u otros materiales, a ver qué pasa, o simplemente a
echarse unas fotos en plan turista en su propia ciudad. Bajo las
carpas de Sol uno tiene la sensación de estar en un gran bazar en el
que no se vende ni se compra nada.

Por otro lado, uno de los grandes problemas de las acampadas es la
dificultad de participar en ella plenamente: no todo el mundo puede ir
al centro todos los días, ni todo el mundo puede quedarse a dormir, ni
todo el mundo puede participar habitualmente en las comisiones, etc.
Esto sin duda puede favorecer la creación de liderazgos informales,
camarillas, cosas raras y sesgos extraños que la gente, que gilipollas
no es, lo va a notar, lo va a comentar y a actuar en consecuencia. De
hecho, una posible consecuencia de quién está llevando el mayor peso
del campamento (y también de quién está más habituado a ir y proponer
actividades) es la progresiva guetización que ha sufrido la acampada
el fin de semana. Comparada con el ambiente de encuentro y de protesta
de los días más intensos (especialmente el viernes, dada la
expectación por la prohibición de la Junta Electoral Central) el fin
de semana la cosa perdió fuelle y comenzó a notarse un ambiente más
lúdico y menos de protesta, a pesar de que las comisiones,
subcomisiones y grupos de trabajo siguieron funcionando. A ratos,
#acampadasol parece estar reproduciendo lo peor y más banal de las
okupas del gueto: talleres, conciertos, batucadas, comedores,
actuaciones, clowns, etc. a costa de sus aspectos iniciales, mucho más
marcadamente de protesta, política e “indignación” (por pro-demócrata
y limitada que fuese). En twitter, que no olvidemos que tiene gran
culpa del ascenso del movimiento 15-M y del campamento de Sol, se está
filtrando ese descontento en mucha gente, que no ve con buenos ojos
esta deriva. Un ejemplo claro de ese descontento que tuvo lugar el fin
de semana fue el tema botellón sí-botellón no, el sábado una de las
asambleas tuvo que irse de Sol por la cantidad de gente que estaba a
su pedo, y el tema de las batucadas, que el domingo obligaron incluso
a aplazar a alguna asamblea que no oía con tanto ruido (aunque hay que
decir, que las batucadas tuvieron bastante seguimiento, igual que el
botellón).

Es obvio que el movimiento 15-M no es una revolución, eso es de
primero de militancia, y quien lo critique en base al hashtag
#spanishrevolution con el que se extendió inicialmente debería darse
cuenta de que era una mezcla de marketing, gracieta e ilusión. Sin
más.

El último apunte que queríamos hacer es lo que, para nosotrxs, quizás
sea lo más importante que hemos visto junto con su marcado carácter
asambleario y horizontal (con todos sus defectos, que son muchos): el
cambio brutal de actitud que hemos podido observar en los alrededores
de Sol durante toda esta semana. Recapitulemos. Tras la multitudinaria
manifestación inicial del 15 de mayo y, especialmente, tras el
desalojo de los primeros acampados, la gente ha tomado masivamente
noche tras noche la Puerta del Sol de una manera que ninguno de
nosotrxs habíamos visto nunca. Las movilizaciones contra la guerra,
aunque alguna fuera más masiva, no tuvieron, ni de lejos, la
continuidad, participación, actitud y ambiente que hemos visto esta
semana en Sol. Es como si, de repente, la pasividad y el ir cada uno a
lo suyo se hubiesen roto alrededor del Km. 0. Repartir panfletos en
Sol y sus calles aledañas es una gozada, la gente te entra para
pedirte que le des uno, los coge con una sonrisa, te pregunta, te da
las gracias… Los primeros días, si hacías un corrillo para hablar de
algo, la gente arrimaba la oreja para intervenir, para escuchar. Ha
sido normal ver a la gente de lo más variopinta discutiendo en
pequeños grupetes. Los grupos de trabajo y las asambleas generales son
acontecimientos masivos de entre 500, 600 y 2000 personas (sentadas,
de pie, arrejuntándose para oír algo), etc. Y aparte de esto, esa
sensación permanente de buen ambiente, de “esto es algo especial”.
Todo esto alcanzó su punto álgido la noche del viernes al sábado,
cuando empezó la jornada de reflexión. Escuchar a más de 20.000
personas gritar “Somos ilegales” y disfrutar como niños de saltarse la
ley, la verdad, impresiona. Bien es cierto que ese ambiente intenso,
de participación y de política real empezó a decaer a partir de esa
noche. En parte por el subidón del viernes noche, en parte por la
decisión de “no hacer política” durante el sábado y el domingo, el fin
de semana ha tenido un tono mucho más festivo, más “circense” que los
días anteriores. Aun así, nosotrxs no recordamos nada parecido, la
verdad.

2. Lo que no está en juego. Una visión estratégica.
Dicho esto, ¿qué pintamos los anarquistas por allí? Para cualquier
libertario con dos dedos de frente, afortunadamente la gran mayoría,
es evidente que es necesario estar allí, que ahí hay tema. Lo que
ninguno tenemos tan claro es qué podemos hacer, qué podemos aportar y
qué podemos esperar del movimiento 15-M. Y es lógico, dada la
heterogeneidad y contradicciones que abarca. En esta sección vamos a
intentar expresar cómo y en qué sentido vemos nosotrxs que puede ser
interesante participar y aportar en dicho movimiento. Decimos visión
estratégica porque es una visión general, que intentaremos acotar más
adelante con propuestas concretas y algunas consideraciones tácticas.

La mayor parte del proceso que se desarrolla actualmente en el
movimiento del 15-M consiste en tratar de encontrar las consignas y
reivindicaciones políticas que van a definirlo. Ese proceso se está
dando tanto en los grupos de trabajo como en las propias comisiones.
En los primeros está más el debate y la pelea ideológica, en algunas
de las segundas, en las que se concretan dichos debates, es donde se
están viendo las artimañas, tejemanejes, etc. No hay que ser muy listo
para saber dónde está el lio: comisiones como comunicación, interna,
asamblea y política son donde uno se va a encontrar mayor número de
políticos por metro cuadrado. Mientras que en comisiones como
infraestructura, alimentación o respeto, las cuchilladas serán mucho
menores. Ojo, que no estamos diciendo que en las comisiones sólo se
esté haciendo esto, pero algunas cosas que hemos visto o nos han
contado tienen tela.

Como hemos dicho anteriormente, las reivindicaciones con mayor eco en
#acampadasol son las de reforma política y, en menor medida, social,
de gran contenido ciudadanista: reforma de la ley electoral, una ley
de responsabilidad política, mayor participación, ley de dación en
pago de las hipotecas, etc. Los miembros y militantes de partidos de
izquierda (IU, IA, etc.) y movimiento sociales están tratando de virar
el barco más hacia la izquierda, para que asuma reivindicaciones
clásicas de la izquierda (desde la renta básica o la condonación de la
deuda externa, a la nacionalización de la banca) aunque en frente
tienen a los que prefieren que el movimiento sea lo más neutral
posible (por ejemplo, http://twitpic.com/51lyqa) y se centre en un
#consensodeminimos básico[1]. En nuestra opinión, creemos que lo más
probable es que el objetivo final de unos y otros sea que, o bien
mediante algún tipo de Iniciativa Legislativa Popular[2] o bien de la
mano de algún partido político, seguramente IU, se presente una
propuesta al Congreso y se pida su aprobación mediante un referéndum.
En este sentido, unos y otros se juegan los contenidos de dicha
propuesta y seguramente cómo se va a hacer, pero en un momento dado
pueden confluir en ciertos puntos básicos.

Obviamente, los anarquistas estamos convencidos de que si se lograran
algunas de estas reformas, aun cambiando algunos de los “defectos” del
sistema que más sulfuran a la gente, no van a modificar para nada lo
esencial. El problema no es la corrupción política, sino la política
como esfera separada de la vida, el problema no es la falta de
transparencia de los gobiernos, son los propios gobiernos, y el
problema no es la banca y los banqueros, sino la explotación
capitalista: la grande, y la pequeña.

Dicho esto, creemos que los anarquistas ni estamos ni deberíamos estar
en esa pelea, la de las reivindicaciones grandilocuentes y la política
de altos vuelos. No deberíamos entrar en ese juego, aunque si queremos
estar en las asambleas debemos asumir que tendremos que tragar y
enfrentarnos a ello. A nosotrxs no se nos ha perdido nada en ese
tablero. El movimiento del 15-M no es un movimiento anarquista o
anticapitalista, así que las reivindicaciones anarquistas maximalistas
están fuera de lugar. No tiene sentido luchar por que las asambleas
generales asuman cosas como la autogestión generalizada, la abolición
de las cárceles o incluso simplemente la huelga general indefinida,
porque es evidente que la gente que está ahí y la gente que lo sigue
con expectación y simpatía no está por eso. Suponiendo (y es mucho
suponer) que por alguna extraña razón, o tejemaneje, se consiguiese
que la asamblea general o las asambleas de los barrios aceptasen y
asumiesen como propia alguna de estas consignas, lo más seguro es que
el movimiento 15-M se desinflaría rápidamente, perdiese buena parte de
sus apoyos y simpatías, y se quedase en un extraño cóctel
frentepopulista de militantes izquierdistas, ciudadanistas, comunistas
y anarquistas. Es decir, justo lo que siempre hemos criticado y donde
nunca hemos querido estar. En política existe un término que se llama
“votar con los pies”, significa que cuando no te gusta la gestión de
un lugar, simplemente te vas a otro lado. Algo parecido pasa en todas
las asambleas, hay mucha gente que cuando algo no le gusta o no se
siente cómodo, se calla, agacha la cabeza y deja de pasarse, sin
reflejar su descontento.

dsfsfas

Manifestación antifascista reúne cerca de 2000 personas.

Con gritos de “ningún racista en la calle, ningún fascista en la calle”, “los racistas, los fascistas, los sexistas. Fuera de nuestras ciudades”, “aplastar a los fascistas”, “alerta antifascista”, “olelé olalá, Lyon es antifascista”, entre otros, cerca de 2000 personas se reunieron este sábado (9 de abril) en Lyon, en protesta contra la extrema-derecha, el fascismo, y el recrudecimiento de la violencia nazi.

 

Partiendo de la Plaza Bellecour cerca de las 14:30 hrs, y recorriendo varias calles del centro de Lyon, los manifestantes marcharon bajo un fuerte sol con un altoparlante, carteles, agitando banderas, lienzos, bengalas y gritando consignas. Un fuerte contingente policial siguió atento la marcha, pero no se registraron detenidos.

Lyon es una de las ciudades francesas con mayor número de grupos neonazis y más visibles. En los últimos dos años se ha visto un aumento de agreciones nazis en la ciudad. Los neonazis de la organización Blood & Honour abrirán un municipio local, a través del grupo Bunker Korps Lyon y la asociación Lyon Disidente, donde organizan regularmente eventos y shows con total impunidad.

En los últimos dos años los neonazis perpetraron decenas de agresiones en la ciudad, algunas muy graves. El último hecho de violencia ocurrió el pasado 6 de Abril, aquella vez, tres nazis atacaron con bates de madera, pistolas a bala y gas lacrimógeno a varios activistas que estaban distribuyendo panfletos en un instituto para la manifestación de este sábado.

La presencia nazi en la ciudad cuenta, de alguna forma, con complicidad de las autoridades y los medios de comunicación de la ciudad, que se esfuerzan en retratar el problema simplemente como una cuestión de pandillas.

Así mismo, los grupos neonazis se aprovechan del actual aumento de las ideas de partidos de extrema derecha para actúar.

Un estudio reciente de opinión sorprende a Francia al indicar que una lider de extrema derecha, Marine Le Pen, hija del anterior líder del Frente Nacionalista, Jean-Marine Le Pen, aparece al frente de todos los demás candidatos en una lucha prevista para el año que viene. Marine, 42 años, lidera al Frente Nacional desde Enero y aparece como sucesora de su padre.

 

JPEG

JPEG

JPEG

JPEG

JPEG

JPEG

Jornadas de “Anarquismo y luchas de liberación nacional”

del 25 al 26 de marzo organizadas por la FeL- Madrid.

Viernes 25 a las 18:00

Relaciones comunitarias vascas y proyecto anarquista: la presencia del componente nacionalista en las luchas anticapitalistas como afirmación libertaria a cargo de Jakue Pascual, autor entre otros de Anarkherria (anarkherria.com) y Telúrica vasca de liberación, editados por Likiniano Elkartea y de Juantxo Estebaranz, autor entre otros de Tropicales y radicales (Likiniano Elkartea) y Los Pulsos de la Intransigencia (Muturreko burutazioak).

La ponencia abordará las relaciones comunitarias tradicionales vascas, que han sido especialmente ricas en formas de colaboración vecinal (auzolan), de autogobierno (batzarre) y de coordinación que entroncan con conceptos y prácticas anarquistas como el apoyo-mutuo, la comuna o la confederación. Teniendo en cuenta esto, la presencia de la sensibilidad nacionalista en el interior de las luchas anticapitalistas vascas contemporáneas se contempla como un elemento que añade mayor contenido libertario y que enriquece en perspectiva y radicalidad a los conflictos en curso.

Sábado 26:

12:00 Presentación y debate entorno al libro Anarquisme i Pobles, a cargo de miembros del la F.E.L.- UAB

(www.fel-web.org/uab)

El libro, coeditado entre Edicions Anòmia y la Federación de Estudiantes Libertarias de la Universitat Autònoma de Barcelona, surge a partir de unas jornadas sobre anarquismo y sus diferentes visiones acerca de los movimentos de liberación nacional, en concreto del catalán, tratando el tema desde diferentes perspectivas, para constituirse como una herramienta útil para romper con muchos esteorotipos sobre el anarquismo.

14:30 Comedor vegano sin sufrimiento animal.

17:30 Anarquismo y lucha de liberación nacional en Cerdeña, hoy, a cargo de Constantino Cavallieri, responsable del “Arkiviu-Bibrioteka Tomaso Serra” situado en Guasila (población del sur de la ísla de Cerdeña), donde desde hace décadas desarrolla una importante labor de edición de libros, folletos y revistas.

A pesar de los cambios sucedidos a partir de los años 70 del siglo pasado en el sistema capitalista, sobre todo con la informática, y en menor medida con la globalización, el ponente, tras un re-examen crítico y desde su experiencia desde finales de los años 70 en Cerdeña, afirmará que las condiciones actuales no han hundido los discursos de liberación nacional, reafirmándose en la validez de la intervención anarquista en estos conflictos procurando el avance de los mismos por un recorrido revolucionario e insurreccional.

Todas las charlas tendrán lugar en:

C.O.K.O. La Kondenada,

C/ San Enrique nº 5, metro: Estrecho, autobuses 126, 128, 124 y 3.

 

http://corazondefuegorecs.files.wordpress.com/2010/04/nosotros_web.jpg

 

Este manifiesto presenta claramente las críticas y observaciones antidesarrollistas ante el espectáculo mercantil que se desenvuelve mediante el trabajo/consumo en la totalidad de nuestras vidas, individual y colectivamente.

_______

 

La fe en el crecimiento económico ilimitado como solución a los males sociales ha sido inherente al régimen capitalista, pero no fue hasta los años cincuenta del siglo pasado cuando dicha fe, bajo el nombre de desarrollismo, se convirtió en una política de Estado. A partir de entonces, la Razón de Estado fue principalmente Razón de Mercado. Por primera vez, la supervivencia de las estructuras de poder estatales no dependía de guerras, aunque fueran “frías”, sino de economías, preferentemente “calientes”. La libertad, siempre asociada al derecho civil, pasaba cada vez más por el derecho mercantil. Ser libre fue a partir de entonces, exclusivamente, poder trabajar, comprar y vender libremente, sin regulaciones, sin trabas. En lo sucesivo, el grado de libertad de las sociedades capitalistas vino determinado por el porcentaje de parados y el nivel de consumo, es decir, por el grado de integración de los trabajadores. Y corolariamente, la protesta social más auténtica se definió como rechazo al trabajo y al consumismo, es decir, como negación de la economía independizada de la colectividad, como crítica antiindustrial, como antidesarrollismo.

Pronto, el desarrollismo se ha convertido en una amenaza no sólo para el medio ambiente y del territorio, sino para la vida de las personas, reducida ya a los imperativos laborales y consumistas. La alteración de los ciclos geoquímicos, el envenenamiento del entorno, la disolución de los ecosistemas, ponen literalmente en peligro la continuidad de la especie humana. La relación entre la sociedad urbana y el entorno suburbializado ha sido cada vez más crítica, pues la urbanización generalizada del mundo conlleva su banalización destructiva no menos generalizada: uniformización del territorio mediante su fácil accesibilidad; destrucción territorial por la contaminación y el ladrillo; ruina de sus habitantes por inmersión en un nuevo medio artificializado, sucio y hostil. El desarrollismo, al valorizar el territorio y la vida, era inherente a la degradación del medio natural y la descomposición social, pero, a partir del momento en que cualquier forma de crecer devino fundamentalmente una forma de destruir, la destrucción misma llegó a ser un factor económico nuevo y se convirtió en condición sine qua non. El desarrollismo encontró sus límites en el agotamiento de recursos, el calentamiento global, el cáncer y la producción de basura. Las fuerzas productivas autónomas eran principalmente fuerzas destructivas, lo cual volvía problemático y peligroso las huidas hacia delante. Pero la solución al problema, desde la lógica capitalista, residía en ese mismo peligro. Gracias a él podían convertirse en valor de cambio los elementos naturales gratuitos como el sol, el clima, el agua, el aire, el paisaje… O los síntomas de descomposición social como el vandalismo, la agresividad, los robos, la marginación… El riesgo se volvió capital. Las críticas ecológicas y sociológicas proporcionaron ideas y argumentos a los dirigentes mundiales. Así pues, la nueva clase dominante ligada a la economía globalizada, ha creído hallar la solución en el sindicalismo de concertación, la tecnología policial, el consumismo “crítico”, el reciclaje y la industria verde; en resumen, en el desarrollismo “sostenible” y su complemento político, la democracia “participativa.”

El crecimiento económico, a partir de los años setenta, no pudo asegurarse más por la mano de obra y pasó a depender completamente del desarrollo técnico. La tecnología se transformó en la principal fuerza productiva, suprimiendo las contradicciones que se desprendían de la preponderancia de la fuerza de trabajo. En adelante los obreros dejaban de ser el elemento principal del proceso productivo, y por consiguiente, perdían interés como factor estratégico de la lucha social. Si los conflictos laborales nunca habían cuestionado la naturaleza alienante del trabajo, ni el objeto o las consecuencias de la producción, puesto que las luchas obreras siempre se movían en la órbita del capital, menos cuestionarían ahora el meollo del problema, la máquina, condenándose a la ineficacia más absoluta como luchas por la libertad y la emancipación. Las ideologías obreristas eran progresistas; consideraban el trabajo como una actividad moralmente neutra y mantenían una confianza ciega en la ciencia y la técnica, a las que suponían los pilares del progreso una vez los medios de producción cayeran en manos proletarias. Criticaban el dominio burgués por no poder desarrollar a fondo sus capacidades productivas, o sea, por no poder ser suficientemente desarrollista. En ese punto demostraron estar equivocadas: el capitalismo, en lugar de inhibir las fuerzas productivas las va desarrollando al máximo. La sociedad plenamente burguesa es una sociedad de la abundancia. Y precisamente es esa abundancia, producto de dicho desarrollo, la que ha destruido la sociedad. En el polo opuesto, los antidesarrollistas, por definición contrarios al crecimiento de las fuerzas productivas, cuestionan los medios de producción mismos, ya que la producción, cuya demanda viene determinada por necesidades ficticias y deseos manipulados, es en su mayoría inútil y perjudicial. Lejos de querer apropiarse de ellos, aspiran a desmantelarlos. No apuestan por la autogestión de lo existente, sino por el retorno a lo local. También cuestionan la abundancia, por ser sólo abundancia de mercancías. Y critican el concepto obrerista de crisis como momento ascendente de las fuerzas revolucionarias. Bien al contrario, el capitalismo ha sabido instalarse en ella y demostrar más capacidad de maniobra que sus supuestos enemigos. La historia de los últimos años enseña que las crisis, lejos de hacer emerger un sujeto histórico cualquiera, no han hecho más que catapultar la contrarrevolución.

La visión del futuro proletario era la sociedad convertida en fábrica, nada esencialmente distinto del presente, en que la sociedad entera es un hipermercado. La diferencia obedece a que en el periodo de dominio real del capital los centros comerciales han sustituido a las fábricas y, por lo tanto, el consumo prima sobre el trabajo. Mientras las clases peligrosas se convertían en masas asalariadas dóciles, objetos pasivos del capital, el capitalismo ha profundizado su dominio, aflojando los lazos que le ligaban al mundo laboral. A su manera, el capitalismo moderno también está contra el trabajo. En la fase anterior de dominio capitalista formal se trabajaba para consumir; en la actual, hay que consumir incesantemente para que el trabajo exista. La lucha antidesarrollista quiere romper este círculo infernal, por lo que parte pues de la negación tanto del trabajo como del consumo, cosa que lleva a cuestionar la existencia de los lugares mal llamados ciudades, donde ambas actividades son preponderantes. Condena esos conglomerados amorfos poblados de masas solitarias en nombre del principio perdido que presidió su fundación: el ágora. Es la dialéctica trabajo/consumo la que caracteriza a las ciudades al mismo tiempo como empresas, mercados y fábricas globales. Por eso, el espacio urbano ha dejado de ser un lugar público para la discusión, el autogobierno, el juego o la fiesta, y su reconstrucción se rige por los criterios más espectaculares y desarrollistas. La crítica del desarrollismo es entonces una crítica del urbanismo; la resistencia a la urbanización es por excelencia una defensa del territorio.

La defensa del territorio, que tras la desaparición de la agricultura tradicional se sitúa en el centro de la cuestión social, es un combate contra su conversión en mercancía, o sea, contra la constitución de un mercado del territorio. El territorio es ahora el factor desarrollista fundamental, fuente inagotable de suelo para urbanizar, promesa de gigantescas infraestructuras, lugar para la instalación de centrales energéticas y vertederos, espacio ideal para el turismo y la industria del ocio… Es una mina inagotable de impuestos y puestos de trabajo basura, algo con lo que poner de acuerdo a las autoridades regionales, las fuerzas vivas municipales y los ecologistas neorrurales, para quienes la cuestión territorial es sobre todo un problema fiscal y de empleos. La lógica de la mercancía está fragmentando y colonizando el territorio desde las conurbaciones, componiendo con todo un solo sistema metropolitano. Las luchas antidesarrollistas tienen pues en la defensa del territorio un dique contra la oleada urbanizadora del capital. Intentan que retrocedan las fronteras urbanas. Son luchas por la recuperación del colectivismo agrario y por la desurbanización. Pero también son luchas que buscan el reencuentro y la comunicación entre las personas, luchas por el restablecimiento de la vida pública.

Para que el antidesarrollismo llene de contenido las luchas sociales ha de surgir una cultura política radicalmente diferente a la que hoy predomina. Es una cultura del “no”. No a cualquier imperativo económico, no a cualquier decisión del Estado. No se trata pues de participar en el juego político actual para contribuir en la medida que fuere a la administración del presente estado de cosas. Se trata mejor de reconstruir entre los oprimidos, fuera de la política pero en el seno mismo del conflicto, una comunidad de intereses opuestos a dicho estado. Para eso la multiplicidad de intereses locales ha de condensarse y reforzarse en un interés general, a fin de plasmarse a través del debate público en objetivos concretos y alternativas reales. Una comunidad así ha de ser igualitaria y estar guiada por la voluntad de vivir de otro modo. La política antidesarrollista se basa en el principio de la acción directa y la representación colectiva, por lo que no ha de reproducir la separación entre dirigentes y dirigidos que conforma la sociedad vigente. En esa vuelta a lo público, la economía ha de regresar al domus, ha de volver a ser lo que fue, una actividad doméstica. La comunidad ha de asegurarse contra todo poder separado, por un lado, organizándose horizontalmente mediante estructuras asamblearias, y controlando lo más directamente posible a sus delegados o enlaces, de forma que no se conviertan en jerarquías formales o informales. Por el otro, rompiendo la sumisión a la racionalidad mercantil y tecnológica. Nunca podrá dominar las condiciones de su propia reproducción inalterada si actúa de otro modo, es decir, si cree en la tecnología y en el mercado, si reconoce alguna legitimidad en las instituciones del poder dominante o adopta sus métodos de funcionamiento.

Para recuperar y desactivar la rebelión social, principalmente juvenil, contra las nuevas condiciones de la dominación, las que obedecen al mecanismo de construcción/destrucción/reconstrucción típico del desarrollismo, se pone en marcha una versión degenerada de la lucha de clases, los llamados “movimientos sociales”, plataformas inclusive. Puesto que ya no se quiere otro orden social, el mito del “ciudadano” puede sustituir cómodamente al mito del proletariado en los nuevos esquemas ideológicos. El ciudadanismo es el hijo más legítimo del obrerismo y del progresismo caducos. No surge para enterrarlos, sino para revitalizar su cadáver. En un momento en que no hay más auténtico diálogo que el que pueda existir entre los núcleos rebeldes, aquél sólo pretende dialogar con los poderes, hacerse un hueco desde donde tratar de negociar. Pero la comunidad de los oprimidos no ha de intentar coexistir pacíficamente con la sociedad opresora pues su existencia no se justifica sino en la lucha contra ella. Una manera de vivir diferente no ha de cimentarse en el diálogo y la negociación institucional con la forma esclava precedente. Su consolidación no vendrá pues ni de una transacción, ni de una crisis económica cualquiera, sino de una secesión masiva, de una disidencia generalizada, de una ruptura drástica con la política y con el mercado. En otras palabras, de una revolución de nuevo tipo. Puesto que el camino contrario a la revolución conduce no sólo a la infelicidad y la sumisión, sino a la extinción biológica de la humanidad, nosotros, los antidesarrollistas, estamos por ella.

El pensamiento antidesarrollista o antiindustrial no representa una nueva moda, una crítica puramente negativa del pensamiento científico y de las ideologías progresistas, o un vulgar primitivismo que propugna retroceder a un momento cualquiera de la Historia. Tampoco es una simple denuncia de la domesticación del proletariado y del despotismo del capital. Menos todavía algo tan mistificador como una teoría unitaria de la sociedad, propiedad de la última de las vanguardias o del último de los movimientos. Va más allá que eso. Es el estadio más avanzado de la conciencia social e histórica. Es una forma determinada de conciencia de cuya generalización depende la salvación de la época.

Miquel Amorós

 

 

MANIFESTACIÓN 22 DE ABRIL 20:00 H PLAZA DE S. JUAN

BLOQUE ANARQUISTA.

https://i1.wp.com/2.bp.blogspot.com/_b282QD6FiUk/R0jW65qcTcI/AAAAAAAAAAU/oj4WS-n_MMo/s200/bandera+negra.jpg

Ante la cumbre de ministros de la seguridad social europea.

Deploramos dicha reunión y sus conferencias y denunciamos que:

La lógica y orden burgués, está nuevamente decidido a militarizar  la ciudad los dias 22 y 23 de Abril.

Su civilización está nuevamente en quiebra y han decidido imponernos como debemos vivir una vez más. La cuestión social aflora y ahora al igual que en épocas pasadas las poderosas y decadentes clases privilegiadas enseñan los dientes, eso sí, podridos por la caries de la codicia y las ansias de explotación y poder una vez más.

Ni dictadura , ni democracia, ni capitalismo , adecentan ya su vil rostro. Ni siquiera lo adecentan los sindicatos, ni la izquierda oficial que son los nuevos administradores del capital y del Estado. Han afilado nuevamente sus dientes, y estos días se reunen los jerifaltes de la explotación estatal, de la tiranía del capital, es decir , los ministros europeos de la desigualdad , de la inseguridad que quieren legislar y regular el mercado laboral, los salarios, las pensiones, los horarios…. imponiendo así nuevas fórmulas de organización social basadas en la corrupción, la tiranía más abyecta aplicada a los y las  desfavorecidos-as, a la indefensa clase trabajadora.

Ya no les importa que su careta se haya corroido.

Ya no les importa que su  vil disfraz se les haya descosido.

Ya no les importa que los escándalos politico-económicos les salpique.

Ya no les importa la oposición, porque ellos ya fueron oposición.

Es así, la civilización y orden burgues gestiona tu vida. ¿ vas a hacer algo para evitarlo? Inmoral silencio que todo lo pudre;  Buena estrategia la de silenciar a lxs disidentes y apaciguar todo descontento social.

Han inventado nuevas fórmulas de dominio e incluso utilizan las viejas fórmulas descaradamente para escaldar, timar y engañar , fortaleciendo así su maquinaria estatal y su sistema cobarde. Fortalecidos con sus leyes, sus instituciones de lucro organizado, con  sus cuerpos represivos, militarizando las ciudades cuando ellos se reúnen, con la colaboración de la banca y la usura internacional, se juntan bajo el amparo de las autoridades locales, en un espacio- ambiente de colegueo y sinergia desenfrenada. Los camaradas liberales defensores de la explotación , de la economia de mercado, no entienden de denuncias , de derechos , de justicia social. No quieren saber de otro tipo de economias. Solo saben hablar de sostenibilidad , de estabilidad, de planes de futuro…

Nosotrxs tampoco entendemos, ni hablamos su lenguaje. No queremos compartir con ellos nada, ni gestionar nada, porque no hay nada en este mundo que sostener, porque son ellos los que lo proyectan, lo delinean  y lo ejecutan ( si nos dejamos) todo ello salido desde sus retorcidas mentes..

El abuso que cometen con sus legislaciones, los politicos y comerciantes de vidas, proyectando al tarbajador a meros autómatas, aplicando sus estrategias de hotigamiento, terror , sufrimiento, represión y des-unión de y hacia  lxs oprimidxs, atentando y vilipendiando de por vida a todo el género humano. Inoculando el veneno de la sumisión, de la competitividad, del consumismo, del dinero…han inoculado el veneno del principio de la paz social…pero existen remedios a estos males.

Estos días expondrán, con sus firmas , sus tratados y acuerdos el negocio y la rentabilidad de la explotación. Expresiones para mantener sus privilegios. La persecución de sus objetivos no tiene límites , los opresores nunca los tienen. Habrá que poner fín a tal tragedia. Habrá que definir , (cada uno según sus intereses, carácter etc.. lo que queremos y deseamos para nuestras vidas.

Estos días y cualquier otro que utilicen para afianzar su poder,  rechazaremos y combatiremos a todo déspota, a todo opresor , a todo tirano y a sus defensores a todo trance. Porque :

Somos incontrolables e ingobernables.

Somos humanos, no mercancia.

Somos personas, no autómatas de producción y consumo.

Somos los de siempre.

Individuos y anarquistas contra toda autoridad.

LOS TIEMPOS CAMBIAN, LA DOMINACIÓN SE DEGRADA.

LA LIBERTAD Y LA SOLIDARIDAD SON NUESTRAS ARMAS.

CONTRA TODA AUTORIDAD: ANARQUIA!

MANIFESTACIÓN 22 DE ABRIL 20:00 H PLAZA DE S. JUAN (BURGOS)

BLOQUE ANARQUISTA.

https://i1.wp.com/3.bp.blogspot.com/_jVnTqywfUQw/S8EIkJNvyfI/AAAAAAAAA1Y/FDFDeabsfvA/s1600/zam.jpg

Hace unas semanas, un joven de nacionalidad Magrebí apareció ahorcado en su celda, está en coma prácticamente irreversible convocamos esta concentración para posicionarnos en contra de las cárceles y su falsa reinserción y desenmascarar lo que en definitiva ocurre en realidad y que este hecho no caiga en el olvido como han caído tantos otros.

Domingo 18 Abril a las 18:00 en la Plaza de la libertad de Valladolid.

Ya lo venimos sufriendo a lo largo del tiempo, las cárceles de menores y en concreto, ésta llamada “colegio” Zambrana se ha cobrado otra víctima de su sistema de estigmatización represión y tortura. Hace unas semanas, un joven de nacionalidad Magrebí apareció ahorcado en su celda, consecuencia sin duda alguna de la buena calidad de vida que según algunxs tienen estos chavales allí dentro. Por si alguien todavía lo dudaba esto no es un hecho aislado, ya se vienen denunciando muchas situaciones similares en cárceles de menores de todo el estado. Ya son unas cuantas las vidas que estos lugares por llamarlos de alguna manera se han cobrado. Por otro lado se están denunciando situaciones que vulneran los derechos humanos de las personas y mas grave cuando son niñxs de lo que hablamos, como correas de sujeción medicalización sin sentido alguno y administradas por gente que no tienen ninguna cualificación para hacerlo, aislamiento etc. Todo esto para apartar de la sociedad personas que en la calle no son rentables pero que encarceladas son un fructífero negocio para empresas privadas y instituciones. Sin extendernos mas en esto, convocamos esta concentración para posicionarnos en contra de las cárceles y su falsa reinserción y desenmascarar lo que en definitiva ocurre en realidad y que este hecho no caiga en el olvido como han caído tantos otros. A día de hoy no se sabe nada de este chaval y las únicas noticias que hemos tenido es que está en coma prácticamente irreversible. Como siempre todo esto está siendo silenciado por los que tienen los Bolsillos bien llenos y el control de la justicia, su justicia, que no es otra que la de joder al currito y a la gente pobre.

Secta de los Revolucionarios

 

Comunicado del grupo “Secta de los Revolucionarios” por el asesinato de un policía, Grecia.

 

Nota por Liberación Total:

 El pasado 17 de junio, a las 6:45 de la mañana desconocidxs asesinaron con 24 balas a un policía de la sección antiterroristas en Grecia. Lo siguiente es el comunicado y una introducción por lxs traductores/as que nos fue enviado al mail, agradecemos la colaboración y nuestra mejor forma de hacerlo es difundiéndolo.

Nos hemos dado cuenta, que el tercer comunicado de Secta de los Revolucionarios (así sería la traducción de este grupo exacta al castellano, y no como se lo describió anteriormente como “Secta Revolucionaria”), en cual reivindicaron la ejecución del madero (dejemos al lado el nombre del cerdo-cadáver, porque como dijo Secta de los Revolucionarios en su primer comunicado “los maderos no tienen nombres ni edades, sólo números y rangos”) miembro de la Sección Antiterrorista, el día 17 de junio de 2009 en el barrio Patissia de Atenas, no había sido traducido al castellano, y lo tradujimos con la intención de dar a conocer al mundo, una de las expresiones políticas que hoy se extienden en Grecia. No nos importa analizar este comunicado, ni tampoco divulgar sobre “el fenómeno de la Secta”, esto ya lo hace la prensa burguesa y la Izquierda griega. Lo queremos dar a conocer, porque creemos que representan, lo que tan tristemente no se da en estos tiempos, que es la coherencia entre la práctica y la teoría. Las notas a pie de página son nuestras. La pistola en el logo del grupo es “Skorpion”, el mismo que fue usado en las dos primeras acciones llevados al cabo bajo el nombre Secta de los Revolucionarios: el ataque (con disparos y granada de mano, que no explotó) contra la comisaría de barrio Koridallos el 3 de febrero de 2009 y el ataque (con disparos y un artefacto, que no explotó) contra la estación de televisión “Alter” en barrio de Peristeri el 17 de febrero de 2009.

Comunicado:

 
“Después de que los antidisturbios han cargado contra miles de gente…
…Hemos gritado: ¡LUCHA DURA! , pero aún fuimos unos pocos, hemos perdido la batalla
Sin embargo la guerra durará mucho tiempo todavía.
Luego nos encadenaron y enviaron muy lejos.
Uno de los antidisturbios, el hijo de puta dijo:
-No tengas miedo sucio ladrón, pero el compañero alzando el puño grito: ¿QUIEN TIENE MIEDO DE QUIEN?
Aquí la guerra ya empezó. Una guerra con muchos heridos. No nos queda nada otro que luchar.
Gritamos: ¡LUCHA DURA!
Sergio Romeo, 1973 ( NAP- Nuclei Armati Proletari) (1)

La Secta de los Revolucionarios forma parte de una corriente más amplia, en la cual se encuentran todas las tendencias guerrilleras, las cuales no se conforman ni con la técnica de la confrontación política, ni con los clásicos y ortodoxos dogmas revolucionarios. Reivindicamos puntos comunes, pero también el desarrollo continuo a partir de las experiencias históricas anteriores, las cuales nunca se han adherido a las líneas oficiales de ninguna época, pero tampoco han seguido a alguna iluminada “inteligencia” guerrillera. Esas experiencias y esos ejemplos, fueron desdeñadas y ocultadas – especialmente por la prensa más grande-, aun mucho más que los típicos y espantosos “partido armado”.

Rastreando las huellas de esas experiencias políticas y el bagaje de las formaciones guerrilleras, tales como E.O. Oktovris 80 (Organización Revolucionaria “Octubre 80”), Antikratiki Pali (Lucha Antiestatal), Epanastatiki Allilegi (Solidaridad Revolucionaria), 1 Mai (Primero de Mayo) y los determinados momentos de E.L.A. (Lucha Popular Revolucionaria), no estamos buscando sus justificaciones históricas, pero queremos dejar lo anticuado atrás y ver con que se puede continuar. Queremos una crítica armada revolucionaria y una guerrilla urbana anti-jerárquica.

Desde el primer momento de nuestra actividad como Secta de los Revolucionarios hemos manifestado nuestra independencia política y operativa, como también nuestra autonomía de cualquier tipo de “dirección central” y “línea vertical”. Así pues, todo lo que escribimos en nuestros textos representa solamente a nosotros mismos y por esa razón, cualquier aguja de la crítica, tiene que ser dirigida a nosotros mismos.

Al inicio de nuestro programa y de nuestra estrategia tenemos que poner de nuevo, después de más o menos un siglo, la eterna pregunta de Lenin: “¿Que hacer?”. Todo empieza allí. En cada caso, sólo el conocimiento de la realidad nos puede enseñar como cambiarla. Por esto resulta tan irritante el mantenimiento de la infalibilidad histórica de las convicciones marxistas, que conduce a la parte más grande del polo radical, a las simplificaciones totales con respeto a la división de la sociedad. Las posiciones tan pintorescas como anticuadas, que en su miopía invocan al viejo Marx y conservan lo de siempre: “La sociedad es dividida en dos bandos grandes, en dos grandes clases, que se están enfrentando una al otra: la clase burguesa y el proletariado” (“El manifiesto comunista” de Marx & Engels). Tenemos que determinar de nuevo la conciencia como el arma más básica de la lucha armada. Por eso tenemos que reconstruir el conocimiento critico, desengancharlo de los datos y los hechos del pasado, desplazarlo desde las maniobras teóricas hacia el corazón del problema, que dará vueltas hasta que irá ajustándose como un guante, que a veces chocara con todo lo que hasta ahora fue entendido como revolucionario.
Cuando en el pasado se consideraba (y lo que en cierto grado aún se ve hoy) que el deber de los brazos operativos de una guerrilla urbana tiene que proclamar a la CLGB (Clase Lumpen-Gran Burguesa) como su enemigo principal, hoy en día tenemos que tener la lucidez necesaria de revisar esa cuestión. Podemos perfectamente mantener casi la misma denominación, sin embargo cambiar su significado. Desde ahora hablaremos de CLPB, así lo que entendemos como la Clase Lumpen – Pequeño Burguesa.

Esta clase social que se encuentra en el epicentro de nuestra critica, como son la mayoría de los votantes, reguladores de la política central y de la vida social, la que está compuesta por un populacho decidido y rapaz, que tiene como objetivo llegar hasta las capas sociales superiores. Ellos son las heces de los modernos nuevos griegos, la pasiva podredumbre de los empleados de bajo rango, los comerciantes, las amas de casa, los esclavos diligentes, que tienen como ambición parecerse a sus jefes. Hoy en día, la única clase que dispone de la conciencia de clase, es la gran burguesía. Sólo ella tiene conciencia de lo que es y de sus propios intereses.
El proletariado y las más amplias capas populares no disponen de conciencia ninguna, aparte del insaciable deseo del reconocimiento social a través de la obtención de cargos y las ganas de hacerse rico lo más fácil posible, aunque sea caminando sobre cadáveres.

Al fin y al cabo es muy relativo el hecho, si el proletariado en si jamás ha existido como el sujeto consciente de su posición o viviendo una conciencia externa compulsiva impuesta por sus dirigentes marxistas, dado su anterior posición de excluidos de por vida.
Todavía hoy, con todos esos problemas sociales, el maximalismo verbal de la Izquierda, con su desobediencia política y la ruptura con el sistema, simplemente se añaden al reformismo de su praxis.
La Clase Lumpen Pequeño Burguesa protesta, denuncia, lamenta, se indigna y parece ser como un moderno Sisifo del ascenso de clases. Continuamente empuja la roca de la conciencia histórica por la cuesta de la pobreza, de la explotación, de la opresión, de la enajenación, pero justo antes de llegar al cumbre de la recomposición revolucionaria ve la promesa de paraíso capitalista como el jardín del edén, de la posible promoción en el trabajo, del auto nuevo, de los objetos de lujo, pero más que nada la promesa de las relaciones fáciles, sin problema ninguno, las relaciones que se articulan en las frases como “ No me molestes… Yo me la paso bien…”, y así abandonan sus intentos, puesto que se acomodan con las ilusiones de recambio. Por cierto la roca sigue existiendo y se desploma sobre su cabeza.
Lenin una vez hablo sobre los “idiotas útiles”. Refutando lo que dijo, nosotros estamos seguros que los “idiotas útiles” del enemigo son “inútiles aliados” para nosotros. Ese enorme estanque de masa votante que en su aplastante mayoría lloriquea sobre los escándalos económicos y “las medidas anti-populares”, se arrastra con un fatalismo hacia las urnas para voluntariamente tirar dentro el certificado de su propia subyugación en forma de votos. Desde luego en las recientes elecciones para el Parlamento Europeo aparte de los partidos del Poder, los imbéciles de KKE(2), los reformistas de Siriza y los nostálgicos de junta LAOS, veíamos también la aparición de los Ecologistas Verdes que caben perfectamente en el espíritu de nuestra época. Para concluir esa nueva versión de la vaciedad política, hay los descoloridos y superficiales, los oportunistas de todos los tipos o los pensionistas de un derrocamiento jubilado, tales como el antiguo miembro de EKKE(3), A. Kafetsopoulos.

Además, con respecto al gran porcentaje de abstención electoral, tenemos que reflexionar con calma, sin precipitarse y sin retomarlo únicamente como la expresión de un verdadero descontento hacia el sistema. La experiencia histórica ha mostrado que tanto en las modernas democracias europeas (Bélgica, Países Bajos, Dinamarca, etc.) como en el gendarme mundial de EEUU, el porcentaje de abstención sobrepasa el 60%. Eso no consecuencia ni resultado de algunos procesos revolucionarios que ocurran dentro de esos países, es quizás simplemente un remate del nuevo orden jerárquico de la indiferencia. Además, la preocupación con lo “social” en general y con los problemas sociales (hasta en el nivel de las simplezas teóricas) y el interés por la política no presentan hoy en día una conveniente postura vital para el ciudadano moderno.

En un mundo frenético lleno de entretenimientos fáciles de olvidar, la indiferencia política es conveniente para el sistema. Y ojala lamentando desgarren sus ropas los portavoces políticos, viendo como pierden su reconocimiento y su autoridad. Es la realidad que los mismos partidos políticos con su función de portadores sociales están ya pasados de moda. Ahora ellos son simplemente los porteros de un edificio, en un mundo gobernado por los anuncios y los intereses económicos, tal como dice Adolfo Karatzaferis(4). Por eso tenemos que dejar claro nuestra posición: una cosa es la Anti-política Revolucionaria y otra cosa la indiferencia apolítica. Rechazamos la práctica de la abstención electoral, cuando esta no es seguida por la correspondiente práctica de la ausencia de cada forma institucional de la vida social. Si la abstención electoral significa la participación en la confusa y dócil jerarquía del festejo y del dogma de “me ocupo de lo mió y me lo paso bien…”, entonces la despreciamos, porque al fin y al cabo da lo mismo que sean todos votantes sumisos o votantes felices ondeando sus banderas de plástico.

De otro lado, con respecto a todos esos para cuales la ausencia de las ilusiones electorales representa una parte de la conciencia revolucionaria: es ya tiempo entonces de manifestar con los hechos su repugnancia hacia el sistema. Esta a su, y a nuestro alcance, el perturbar con todos los medios a esta inercia mortal y a la paz democrática. En la medida en que se desarrollen estas violentas practicas de confrontación anti-institucional, se desarrollarán también nuestras fuerzas. Nos encontramos en el mismo frente de la guerra. Después de las elecciones europeas, los estados enviaron un mensaje: centenares de pretores de la policía armados hasta los dientes se lanzaron sobre las calles en una demostración de fuerza. Los maderos (pacos, policías, etc.) hacen redadas contra los inmigrantes, contra los toxicómanos, los sin techo y los pequeños delincuentes, intentando con esas operaciones limpiar el centro de la ciudad. Da lo mismo si son humanos o ratas. Al mismo tiempo, los pequeños capitalistas autóctonos, los dueños de tiendas, los artesanos, los comerciantes, los pequeños propietarios aplauden con malicia la nueva directiva política dirigida contra la inmigración ilegal.

Están limpiando sus emblemas nacionales y sus escopetas, organizan comisiones de vecinos y marchan en fila india a tomarse la justicia por la mano contra los desheredados. Contra todos estos esclavos modernos inmigrantes, cada pequeño burgués patriota griego ha usado a algunos para trabajitos en su patio, para arreglar el jardín, para cuidar a los niños, para cargarles con todos esos trabajos duros, para satisfacer su “desmesurada masculinidad” a través de trata de blancas, o cualquier cosa que permita que el autóctono se pueda sentir como el superior.

El concepto del autóctono como identidad social, no tiene nada que ver con la procedencia racial ni tampoco corresponde al concepto de ser nativo. El autóctono es cada uno que considera que le corresponde una dosis de la violencia autoritaria y del consentimiento fiel a las leyes, las cuales pueden ejercer, o como el instigador o como el asignado para defender los valores locales del sitio donde vive. Es decir alguien que de verdad mantiene y preserva el orden de las cosas. Los albaneses, que con barras de hierro atacaron a los trabajadores de Bangladesh por el asunto de recogida de fresas hace algunos meses en Manolada, no son mejores que los maderos antidisturbios griegos. Puede que sean aún peores, porque ni siquiera están reconocidos como maderos. Igualmente algunos narcotraficantes iraquíes que apuñalaron a sus rivales afganos en una pelea sobre el control del negocio de la droga, o los proxenetas nigerianos y aprendices de tales, que controlan la prostitución de sus mujeres “compatriotas”, no se difieren en nada de sus “hermanos” griegos. La patria es allí adonde consideras que te pertenece algo de ese mundo y adonde los “patriotas” de cada raza y de cada nacionalidad están preparados para defenderla. En ese lugar de la confusión ideológica y de la contradicción socio-política nos definimos como unos fanáticos apátridas. Pues ahora la gente buena ha descubierto que no les gustan los “extranjeros”, aunque siguen explotándoles en los trabajos en negro. Nosotros nunca hemos hablado en nombre de terceras personas, pero seguramente cortaremos las lenguas de los que hablan mucho con el tono patriótico e intolerante.

Todo esto porque esta vanguardia de CLPB, de los pequeños capitalistas griegos a la hora del conflicto revolucionario estarán al servicio de los jefes. Como primero formarán su escudo y luego dirigirán una espada contra nosotros, exactamente como han hecho sus antepasados estafadores. Por esto no les podemos dejar ni un trozo de tierra debajo de los pies en la cual podrían levantar su fanfarrón postura. La respuesta se da rápidamente hacia todas las direcciones. El enemigo está por todas partes, pero especialmente por aquí. En los centros urbanos, en los tentáculos de la microeconomía de las capas conservadoras, en los centros de recepción de decisiones del gran capital, en los partidarios de la escena política, en las tribunas periodísticas y sus contratistas, en todo lo que moldea y participa en la vida institucional de Grecia.

Pues, estamos viviendo “el fin de las ideologías”, como dijo Fukuyama. Nos encontramos en la época de las mercancías capitalistas, de una ética clonada, de los psicofármacos, de la imagen, del ruido de los coches en las grandes avenidas, de los escándalos en la primera página, los fiscales en la tele, del joven que disparo contra la Oficina del Trabajo, de los fines de semana en los bares. Vivimos en el punto muerto de la conciencia y esto va en favor de la lucha armada. Justo al lado del vertedero de las mercancías capitalistas se produce también la desesperación. Una desesperación rabiosa de la gente decidida de rechazar la basura de la sociedad moderna. Se trata de una desesperación, que expresa la situación de todos nosotros, a los cuales no nos queda ninguna esperanza de ver el cambio de la realidad que nos fue impuesto. Sabemos que la sociedad ha tocado el fondo. Puesto que la desesperación por si misma puede producir una renuncia auto-destructiva, lo que necesitamos aquí es su alianza histórica con la guerrilla urbana. El dolor tiene que convertirse en la fuerza y la desesperación en la rabia. Este es un terreno preferente para nuestra propaganda armada. Nos dirigimos a todos esos que se han auto-exiliado de esta sociedad y sus falsos bienes para recomponer la guerrilla urbana, en alrededor de la cual se reunirán la gente que tendrán la militancia revolucionaria común, un lenguaje anti-convencional, una cultura política anti-institucional, que gestionarán las cosas a una manera auto-organizada y con un anti-convencional esquema social de las relaciones horizontales.

El punto de salida es siempre la visión personal de cada uno y no depende de su género, clase, nacionalidad o edad. Es el paso más allá de todas las convenciones oficiales y no oficiales, de trabajo, de la familia, de la iglesia, de conformismo, de patriotismo, de sexismo, de los axiomas y la abolición de todos ellos a través de la participación en la lucha revolucionaria. Somos realistas y nos alegramos de no tener que defender al ensueño y a la esperanza de un mundo mejor, que puede que no llegará nunca. Por esto en nuestro primer comunicado hemos escrito: “hacemos la guerrilla y no política”. Las organizaciones revolucionarias ilegales no son una herramienta para el mundo de un futuro, sino la propuesta para la vida de hoy. Además en el pasado, la trampa de los ensueños ha conducido los grupos armados a las ilusiones. Esperaban que las masas de pueblo se levantaran y tomarán las armas. Otros, como los compañeros de RAF, se encerraron en un sueño filo-soviético, sin crítica alguna hacia la monstruosidad de la Unión Soviética.

Sin embargo, también en Grecia el idealismo de un levantamiento popular después del cambio político(5), que al fin y al cabo nunca ocurrió, desanimo a bastantes compañeros, los cuales abandonaron la lucha armada y se adhirieron a lo que odiaban: el trabajo, la familia, la casa y la retirada al campo. Más un pasado que no equivale con lo queda, como su no continuación demuestra su engaño, su ilusión y su error estratégico.

Hemos acabado con los anticuados ensueños de base popular y de clase trabajadora. “De todo esto que desde siempre ha significado algo, nada se tiene que tratar como perdido para la Historia. Ciertamente, sólo a una humanidad liberada su propio pasado le pertenece por completo. Es como decir, que solamente ese pasado fue narrado en todos sus momentos. Cada uno de los momentos, que fueron vividos será mencionado en el diario de los hechos.” (Walter Benjamin, “El ángel de la Historia”, tesis III). Más la historia de la guerrilla urbana hablará sobre la importancia de cada momento. Tal momento de la guerra sucedió el 17 de junio, a las 6:45 de la mañana, cuando una formación armada de nuestro brazo ejecutivo se acercó al coche usado por los policías de la brigada antiterrorista y ejecutó con 24 balas al madero, que vigilaba la casa de la falsa testigo Sofia Kiriakidou. Pues, nos hemos acercado al objetivo y después de inspeccionar el perímetro del lugar, hemos ejecutado el plan de nuestra organización y finalmente nos hemos alejado de allí con éxito. El madero que hemos ejecutado estaba al servicio de la Sección Antiterrorista. Esta Sección se presenta a si misma como la elite del cuerpo de Policía a pesar del nulo éxito de sus actuaciones. Todo el tiempo nos “están tocando”, nos “conocen”, nos “están siguiendo”, pero cuando nos presentamos voluntariamente ante uno de sus miembros, justo como ocurrió en Patissia, “refunfuñan” que les hemos dado por la espalda en manera cobarde. ¿Que es lo que quieren?, ¿Tenemos que llamarles antes de hacerles “la visita”? Nosotros llegamos adonde no se nos espera respondiendo a sus invitaciones (y sus provocaciones). Estamos en guerra cabrones y no en una fiesta, así que no nos acusen de venir sin la carta de invitación. Además, en la mencionada Sección Antiterrorista, como en todos los cuerpos de seguridad, el brazalete de luto va muy bien con los uniformes. Este madero antiterrorista en concreto tuvo la enseñanza especial en los seminarios de autodefensa y de técnicas de uso de armas, nosotros tenemos solamente una vida, que vale más que los gruñidos de los cerdos uniformados, de los insultos de carceleros y los discursos públicos de los fiscales, que son nuestros verdugos. Estamos hablando sobre nosotros mismos y sobre ti, y sobre cada uno a quienes no nos gusta este mundo de mierda y sus vasallos. Así lo hemos dicho y a partir de ahora nuestra praxis sellará nuestras palabras con la sangre de nuestros enemigos. Y hablando sobre vuestros cuentos de hadas, en lo que refiere a la supuesta existencia de un mensaje de móvil, ustedes lo saben muy bien, como también lo sabemos nosotros, este no existió nunca. Corten esas estupideces que están usando para justificar vuestro proyecto de ley sobre tarjetas de móvil y pónganse a la altura de las circunstancias, señores de planta 12(6). De una u otra manera no necesitamos móviles para golpear y burlarnos de ustedes.

La práctica de la ejecución forma parte del programa de la amenaza permanente, la cual hemos anunciado ya en nuestro primer comunicado. A partir de ahora las ejecuciones políticas serán parte de nuestro debate de cada día. Como dijo Mao Tse Tung “golpea a uno para asustar a 100”. Ahora saben de quien es el turno, y la lista está llena de cabrones, los vamos a atacar sin ninguna piedad. Es como trasladar el miedo psicológico y existente al cuartel de los cuerpos de seguridad del Estado, que luchan contra las fuerzas y las formaciones de la Revolución. La ejecución de este madero particular fue simplemente un triste final de una elección aún más triste y vergonzosa, la cual él mismo ha elegido, así decidió su propio final. Para nosotros las palabras que escribimos son como las balas, cuando salen del arma ya no pueden volver atrás y tienen que encontrar su objetivo. Hemos escrito “si no van a renunciar, empiecen a contar los ataúdes.” Suerte en resolver esta cuestión.

Estamos por la violencia revolucionaria y por la extensión de los asesinatos de los recursos humanos del sistema. Les atacaremos con todos los medios y métodos. Como la “organización de la violencia directa revolucionaria” tenemos que incluir en nuestros planteamientos políticos la confrontación con los cerdos del Estado, utilizando la guerra urbana no ortodoxa, que beneficia la guerrilla urbana. Es decir, al utilizar el medio armado estamos creando los espacios de la violencia liberadora y los momentos del anti-Poder. El medio armado es uno de los muchos medios propios de la gente de la Revolución, el cual se favorece del planteamiento urbanístico de los centros de ciudades y ayuda a realizar las operaciones de la guerra no ortodoxa. Pues para terminar: atacaremos todos los mecanismos de la dominación, los portadores institucionales y a la gente del poder. El enemigo interno, que es la Subversión se está levantando.

No permitiremos que alguna señora fantaseadora siga insultando el honor y a la historia de E.L.A. En el caso que Sofia Kiriakidou seguirá con sus delirios y mentiras, le arrancaremos la lengua, tal como lo haremos con cada aspirante a “hablador”. Y que esto lo recuerden también todos los vecinos del distrito que van a querer voluntariamente dar informaciones. Sabemos sus nombres y los timbres de sus casas, sabemos cuales son sus coches y los sitios donde trabajan, tal como conocemos bien las costumbres de la despreciable Sofia Kiriakidou y sus paseos “solitarios” por el mercado del barrio sin escolta de los gorilas. Nos pudimos permitir el no acercarnos a ella, porque sus mentiras ponían en evidencia su trastorno psicológico. Pero no vamos a aplicar lo mismo tratándose de los candidatos a soplones de este distrito. Que se lo metan bien en la cabeza, los soplones de todo tipo: uno puede dormir con las puertas cerradas y sin embargo despertarse con el tercer ojo en la frente. Tener la boca grande cuesta la vida. Los testigos presénciales que ofrecen las pruebas de evidencia a la policía serán enfrentados de la misma manera que los maderos. Recuerden los puntos que hemos mencionado antes, seguimos teniendo la misma opinión(7). No es la primera vez, que los soplones se convierten en el objetivo. En el pasado, 1 Mayo y los determinados compañeros de E.L.A. han “castigado” con ataques explosivos a dos testigos presénciales. Si es necesario vamos a seguir con esta buena obra.

Queriendo perturbar la cohesión del Estado con la agudeza del ataque, tenemos que estar en la posición para reconocer los más amplios desarrollos político-militares de la guerrilla y las posibles alianzas a nivel mundial. Los ataques con semi-automáticos contra las comisarías en Francia, las ejecuciones de los militares británicos por las no arrepentidas células de I.R.A., los grupos de guerrilla en México que continúan atacando al ejercito a pesar de la tregua con el estado mexicano propulsada por la vanguardia de EZLN, los grupos armados comunistas árabes, los que son presentados por los medios sionistas como “fundamentalistas islámicos” distorsionando sus discursos (cuando hablan de “la justicia popular” los medios aquí lo traducen con “Allah es grande”) todos ellos constituyen frentes abiertos de la lucha armada no ortodoxa. Las diferencias, las contradicciones y las discrepancias son enormes, pero sabemos que vienen de las diferencias culturales y de las condiciones geopolíticas de cada país. Sin embargo, esto no nos impide de resucitar el Frente Antiimperialista de los 80′ y convertirlo en el Frente Guerrillero Revolucionario, constituido únicamente por los brazos operativos para intercambiar las informaciones, los planteamientos, el armamento, las técnicas, los métodos, los datos ; todo esto con el objetivo de golpear al enemigo con la mayor fuerza posible.

Para bastante gente la experiencia histórica de la guerrilla urbana es un suicidio y un callejón sin salida. Para otros es una trampa capaz de encerrar la parte más sana del movimiento en una decisión auto-destructiva. Para nosotros es simplemente un camino más recto para decir y practicar tu verdad subjetiva. “Es un asalto a los palacios invernales, allí donde amanecen dos soles. El uno -un tirano de yugo- que se sostiene sobre las cabezas que se agachan a su paso, y el otro, él que se inclina bajo la mirada arrogante de los que se atreven a mirarle directamente en los ojos, éste les calienta el camino. Esto es nuestra diferencia de los que no se atreven: nosotros derrumbamos ese primer sol. Y así amanece la guerrilla urbana” (F. Fanon, Torino, 1966). Para el compañero guerrillero Dimitris Koufodinas(8). El planteamiento supremo y el deber de un guerrillero urbano es desorganizar su país desde dentro, ahogar la economía nacional, manchar la imagen pública de su país para el exterior y desacreditarle en nivel internacional, desestabilizar el sistema y provocar una ruptura nacional. En cuanto a las consecuencias, en esta marcha desenfrenada de la lucha armada sabemos que la cárcel está en frente de nosotros. Podemos aceptar la eventualidad de la detención, también la posibilidad de ser asesinados (puesto que no nos vamos a entregar tan fácilmente…) como la consecuencia de nuestra acción. Pero primero vamos obligar Grecia a sangrar. Vamos a obligar el Estado a cerrar las zonas peligrosas, los maderos van a patrullar en coches blindados, los soldados van a vigilar las plazas, en el celebre símbolo de Parabellum 38 volverán las manifestaciones y aunque ellos romperán las puertas de las casas para registrarlas, nosotros les romperemos las cabezas, las grupos de guerrilla se organizarán por las noches y toda la población de los centros urbanos se acostumbrará a vivir con el humo negro de las bombas y incendios en el aire. Queremos crear con insistencia la situación de excepción, la guerra civil revolucionaria. La neutralidad hacia el pelotón de ejecución de hijos de puta. La palabra la tienen ahora las armas y la guerra revolucionaria no ortodoxa. Porque el Poder se impone, pero se derrumba ante el cañón del arma.
LA LUCHA ARMADA POR LA AUTONOMIA REVOLUCIONARIA
“¿Que importancia tiene si nos encontrará la muerte? La importante es que nuestro grito será escuchado y que algún otro mano será al lado para coger nuestra arma y que algunos otros guerrilleros se levantarán para seguir cantando, para que se escuche el nuevo grito de la guerra y de la Revolución” (Che Guevara).

LA SECTA DE LOS REVOLUCIONARIOS

Notas:
(1) Giuseppe Romeo, conocido como “Sergio” fue miembro del grupo armado italiano N.A.P. (Núcleos Armados Proletarios. Italia). Fue asesinado por los carabinieri 29 de 1974 en Firenze.
(2) Partido Comunista de Grecia.
(3) Movimiento Comunista Revolucionario de Grecia.
(4) Se refiere al Yiorgos Karatzaferis, el líder del partido de extrema derecha LAOS.
(5) Se trata de periodo después de la dictadura, 1974-1990.
(6) Se trata del edificio de la Central de Policía de Attiki (región metropolitano de Atenas).
(7) Se refiere al primer comunicado.
(8) Miembro del grupo de guerrilla urbana “17 de Noviembre” desmantelado el año 2002, se encuentra actualmente en la cárcel.

Extraido de : http://liberaciontotal.entodaspartes.net/archives/7098

+ INFO: Un policía antiterrorista, muerto a tiros en Atenas, Grecia