CÁRCEL=MUERTE.

noviembre 30, 2011

CÁRCEL,CIES,CENTROS DE MENORES =TORTURA ¡COPIA Y DIFUNDE!

Los mecanismos con los que el estado nos reprime son innumerables, pero la cárcel representa la herramienta más dura con la que el sistema nos castiga. La prisión supone maltrato en sus diferentes ámbitos y, por lo tanto, en su totalidad. No sólo nos referimos a la forma más ruda y directa, la agresión física.

La dispersión, el aislamiento, la desasistencia sanitaria y jurídica, la medicación forzosa, las condenas de más de treinta años, pero también las condiciones del encarcelamiento voluntario, el llamado tratamiento penitenciario, los grados, los módulos de respeto, las UTEs, los permisos de salida, el control telemático, las libertades condicionales, etc, son formas de tortura encubierta, el hecho mismo de estar encerrado en contra de tu voluntad es tortura.

Son muchos lxs presxs de todo el estado los que ya están realizando huelgas de hambre y de patio, acompañadas de otras acciones, además de enviar escritos de “denuncia” a los organismos que encubren la cruda realidad penitenciaria(Defensor del Pueblo, Tribunal de Estrasburgo, etc.), aunque la convocatoria común es de un ayuno cada primer día de mes, empezando en octubre.

¡SOLIDARIDAD CON NUESTRXS COMPAÑERXS EN LUCHA!

María Elvia López Coll, prisionera en la cárcel de Brians 1 (Martorell), ha realizado este año tres huelgas de hambre, ha denunciado numerosas veces las condiciones miserables dentro de la cárcel (la mala alimentación, la escasa higiene, los precios del economato, etc.), además de los atropellos, el racismo, los malos tratos y torturas, la anulación de la voluntad y con ello la destrucción de la humanidad que implican las prisiones.

Su actitud rebelde y el hecho de no querer someterse ni rendirse ante los chantajes de los carceleros y la junta de tratamiento (a la que ella denomina santa inquisición, porque es el verdadero nombre que se merece ya que se creen tan perfectos y según ellos velan por la moralidad y las buenas cotumbres…), fueron castigados y reprimidos constantemente: tachándola de enferma, negándole los permisos de salida que le correspondían, quitandole el trabajo que tenía en el CIRE (por protestar), y haciendole sentir que hay un estigma sobre ella por haber ejercido la prostitución, por ser extranjera, luchadora y rebelde. Es que como ella dice las cárceles son para encerrar a los pobres y es a costa de estos que los poderosos se enriquecen usándolos como mano de obra barata en el CIRE, y que los carceleros ganan su plus de peligrosidad.

Ultimamente María fue regresada al primer grado (que son módulos de aislamiento, las celdas son individuales, el acceso a patio normalmente queda reducido a entre 1 y 3 horas. Significa estar en una cárcel dentro de la misma cárcel.), como castigo por haberse levantado en el comedor sin obtener el permiso a pesar de haberlo pedido repetidamente.

(…) cansada de que no entendieran de que si una se siente mal es MAL, dejé en la mesa los cubiertos, la bandeja Y ME LEVANTÉ… está prohibido pensar por una misma porque aquí no solo se pierde la libertad sino también el pensar y el tomar tus propias decisiones y el estar enfermas y hasta el comer tranquilo (…)

Por esto fue llevada a la sala de torturas (Cangrejo) donde la ataron boca abajo, se burlaron de ella constantemente y no le permitieron ir al baño, forzándola a cagarse encima y solo después de 3 días le permitieron ducharse.

(… ) recuerdo que cuando me lograron desprender del muro donde estaba aferrada me tumbaron al piso y allí lograron atarme y elevarme para llevarme hasta el especial donde me llevaron al Cangrejo. El Cap Víctor dijo: te ríes no? Y la señorita Jazmina contestó ¿se está riendo? Cuando estoy nerviosa no puedo articular palabra, suelo respirar deprisa. Además como podía ver si me estaba riendo si estaba boca abajo. Como pude le conteste “te gusta esclavizar a las presas y humillarlas, y aprovecharte de ellas como en mi última huelga de hambre me amenazaste con tus partes (sanciones), le sacaste la comida a mi compañera de celda, no permitías ni que me tomara un café porque era un parte, ni siquiera sabes la diferencia entre una huelga de hambre y una huelga de sed, solo que te gusta ver humilladas a las mujeres. Y como estás denunciado no sabes ya como joderme porque yo no tengo miedo (…)

Resaltamos de esto último la brutalidad del jefe de los carceleros al prohibirle tener comida a su compañera de celda, y al hecho de que durante su huelga de hambre la amenazaban con sancionarla si la veian bebiendo algun liquido como café o zumo.

(…) a mi que estoy comenzando mi cuerpo a descomponerse no puede nadie invitarme un café, porque dicen que yo me lo he buscado y que una huelga de hambre es solo tomar agua y quieren que me derribe rapido. Que a los hombres se les permite hacer huelga de hambre pero a las mujeres no. Que yo por ser el sexo debil ya deberia haberme derribado.(…)

Cabría mencionar que su última huega de hambre fue una respuesta a la situación concreta de torturas a la que fué sometida nada más que por el hecho de ponerse de pie, levantarse en el comedor. En este pequeño gesto late un profundo grito contra este sistema carcelario.

(…) Mi persecución es por denunciar las cosas que pasan aquí. Este señor Víctor le gusta provecharse de las internas, hacer uso de su poder, humillarlas, esclavizarlas, es difícil en ocasiones en este módulo poder tener un cap con quien podamos hablar, sin ser sancionadas y que nos lleguen los productos de higiene, hay normas ridículas. Sólo que yo no me quise callar y denuncié ésto al Síndic de Greuges, al Juez de Vigilancia Penitenciaria, contestándome que era yo la única que denuncia. Pero sin embargo unos artículos míos y posteriores huelgas de hambre de porque, las Juntas de Tratamiento me seguían denegando mis permisos, basándose en problemas de drogadicción cuando yo no entré por ningún problema por esa causa. Y ahora me acusan de haberle pegado un bandejazo a una funcionaria y haberle pegado a otros como si yo fuera rambo y donde están las cámaras donde acreditan eso ellos, cuando son ellos que me han golpeado y me han dado golpes y no tengo partes de lesiones. Y tengo un primer grado.

En la experiencia cotidiana de la lucha por existir dentro de los centros de exterminio surge la constatacion de que la violencia de los gobernantes y de sus esbirros tambien se disfraza de negocio, trabajo, ley y reforma. Una serie de argumentos que extienden el control y lo carcelario más allá de cualquier limite, argumentos que a fin de cuentas normalizan la opresión y rechazan sin disimulo el ansia de la libertad.

Asi lo confirman algunas reflexiones de Maria:

(…) una de las cosas tristes es que aquí hay personas que no comprenden la situación que estamos viviendo en la prisión. Una ecuatoriana que va a las clases de ingles que enseña una chica joven llamada Laura. La chica ecuatoriana le pregunto que si cuando terminaran las clases nos traería cualquier galletita de despedida de las clases. Ella le respondió que como ella era una de los INDIGNADOS y que como le bajaban el sueldo pues que no traería NADA, porque la situación de nosotras no era lo mismo que la de la calle, porque había gente que la esta pasando mal y sin trabajo y que los políticos se subían los sueldos y que a ella se lo rebajaban y que no es la misma situación. Me imagino que ella pensara que nosotras vivimos en un hotel cinco estrellas o que la justicia nos ha dado lo que nos merecemos y que antes nos da demasiado. Yo desde aquí veo los noticieros y estoy con todos los que sufren opresión en el mundo, pero hay gente que antes de trabajar en estos sitios debería por lo menos vivir diariamente 3 meses y compartir con nosotras nuestras angustias y nuestra rabias, miedos y nuestra impotencia.(…)

(…) aquí les parece que afuera no hemos tenido nada y que muchos emigrantes debido a los medios de comunicación que solo muestran las dificultades del tercer mundo como nos suelen llamar y de las ONG para pedir dinero, de las cuales muchas se lucran con la necesidad de los demás y este dinero nunca llega a estas personas y si llega es que solo lo quieren mostrar pero no es la verdad. Lo digo porque he conocido muchas de estas organizaciones y sus familias que administran sus dineros. Por estas informaciones de prensa y radio, ahora nos vemos marginados, en todos los aspectos tanto en las cárceles y fuera. Y con mi compañera (de celda) que es algo xenófoba y es algo que me incomoda, porque para mi solo hay un mundo y lamentablemente el ser humano esta empeñado en destruirse a si mismo. (…)

(…) Ahora estoy en una huelga de hambre que pienso cumplir y que claro que ellos les da igual que me muera, porque aquí se juegan sus puestos, porque es más importante su dinero que un extranjero más que muera en una prisión y que defienda su inocencia, que ellos un grupo de funcionarios ganan su plus de peligrosidad. Ellos piensan que yo, esta colombiana, muerta de hambre, como nos suelen decir, no tiene dignidad y yo aquí prefiero morirme antes de decir lo que no he echo, y eso no los hace menos asesino de lo que están aquí. Sólo que ustedes tienen el permiso de la ley. (…)

Ahora mismo, a fecha del 15 de noviembre de 2011, se encuentra en el hospital psiquiatrico dentro de la prisón (UHPP), aún más aislada ya que la psiquiatra del centro decide quién la puede visitar y quién no, y donde dejó la huelga de hambre que había iniciado. Sin embargo, y con todo lo que significan los psiquiatricos, otra forma de encarcelamiento y castigo de la “anormalidad”, drogando legalmente a las personas para someter su voluntad (es decir controlar en lugar de apoyar), María por ahora se siente más protegida ahí, no tan expuesta a los abusos de los carceleros. Mientras tanto, su abogado interpuso un recurso contra la regresión de grado, contradiciendo los hechos en los que se basa la sanción, además de mencionar los malos tratos a los que estaba sometida María Elvia.

(…) aquí en la lucha secreta y no tan secreta es muy dura para mí ya que a veces con mis ideas no me puedo callar delante de la injusticia que ven mis ojos, les contesto con buenas palabras pero me les enfrento con ideas, mi lucha es contra toda clase de opresión (…)

Dentro = Fuera

Considerando que la sociedad en la que vivimos se basa en el condicionamiento, la disciplina y el castigo con un máquina de control y propaganda que funciona las 24 horas del día (cámaras de videovigilancia, policías, mass mierda (medios de comunicación burgueses o medios de formación de masas), escuelas, fábricas, etc.), la prisión sólo es la expresión más cruda de esta realidad carcelaria, un laboratorio social y de experimentación de medios de control y al mismo tiempo la amenaza constante bajo la que llevamos a cabo nuestras vidas (sin embargo las nuevas cárceles ya no se están construyendo dentro de las ciudades a vista de todo el mundo, sino en sitios apartados para aumentar el aislamiento y mantener la máscara de la vida feliz y progresista en las metrópolis). Además constituyen un beneficio a las empresas que explotan a los y las presas como mano de obra barata trabajando para el CIRE. Desde esta perspectiva, nuestra lucha contra las cárceles tanto como el apoyo que podemos dar desde la calle a los y las presas en lucha siempre está relacionado con la lucha por la liberación total y la destrucción de la sociedad carcelaria, el sistema tecno-industrial, el Estado y cualquier relación de poder y opresión.

Maria es mujer, prostituta, migrante, rebelde, presa de esta sociedad. Maria necesita nuestro apoyo, así como todas y todos quienes no se resignan a la obediencia, a la imposición del control social, de la sociedad carcelaria, de la opresión. Por todos y todas aquellas que gritan libertad, y también por todos que ya no están entre nosotras: ¡No tenemos nada más que perder que nuestras cadenas! ¡Abajo los muros!

Algunas individualidades
Barcelona, 19 de noviembre

* Los escritos en cursiva corresponden a fragmentos de cartas, comunicados y reflexiones de María Elvia.

TAT presentará el sábado en Bilborock el documental “Tortura Euskal Herrian”

Torturaren Aurkako Taldea ha elaborado un documental sobre los malos tratos en sedes policiales con testimonios de personas que han sido torturadas.

29/11/2011 10:32:00

DONOSTIA-. El sábado, a las 11.30 en Bilborock, Torturaren Aurkako Taldea presentará públicamente el documental “Tortura Euskal Herrian”.

El trabajo cuenta con la intervención de diferentes personas que han sufrido los malos tratos en sede policial, entre ellos, Arkaitz Goikoetxea, Iñigo Gutierrez, Maialen Zuazo y Anabel Prieto, detenidos en 2008 por la Guardia Civil y a los que le fue aplicado el denominado “protocolo de Garzón”.

Partiendo de su relato, TAT ha elaborado un documental en el que recoge diferentes testimonios sobre esta práctica.

El trabajo ha sido rodado en español, aunque cuenta con subtítulos en euskara, francés e inglés.

 

http://www.stoptortura.com/

 

 

 

 

‘Nire bizi osoa espetxean’.

noviembre 25, 2011

Nire bizi osoa espetxean’.

Viernes, 25 de Noviembre de 2011 02:21

Mumia Abu-Jamal presoari buruzko DVDa argitaratu du Eguzki Bideoak-ek
Mumia Abu Jamal (AEB, 1954) Pensilvaniako presondegiko heriotz korridorean dago 1981az geroztik. Kazetaria eta gazte-gaztetatik Pantera Beltza Alderdiko (Black Panther Party) kide, Filadelfiako poliziaren arrazakeria eta indarkeria salatzeagatik ospetsua zen. 1981eko abenduaren 9an atxilotu zuten, Daniel Faulkner polizia hil izana leporatuta.
Eguzki Bideoak kolektiboak Abu Jamalen historiari buruzko Nire bizi osoa espetxean DVDa aurkeztu du gaur Bilbon, jatorrizko hizkuntzan (ingelesez), eta euskarazko, gaztelaniazko eta frantsesezko azpitituluekin.
Egilea: Marc Evans
Ekoizpena: Lug Cinema
Iraupena: 93′
Hizkuntzak: Jatorrizko bertsioa: English. Azpitituluak: euskara, gaztelania, frantsesa
Urtea: 2011
Salneurria: 12€
Sinopsia: William Francome erdi mailako zuri arrunta da, Estatu Batuetako sistema judizialaren itzalen barnerantz abiatuko dena, heriotzako korridorean dagoen preso famatuenaren istorioa ezagutzeko: Mumia Abu-Jamal-ena.
Beraien arteko harremana sinplea da: “1981eko abenduaren 9an jaio nintzen Londresen. Egun horretan bertan, 5.000 kilometrora, pantera beltza eta kazetari iraultzailea zen aktibista bat polizia bat erailtzeagatik atxilotua izan zen Filadelfian. Bere errugabetasuna defendatu arren heriotza zigorra jaso zuen eta ordutik bere exekuzioaren zain dago”.
Urte hauetan, argitaragabeko testigantza eta froga berriek epaiketa eta apelazioen inguruko kezka ugari agertu dituzte, AEBetako komunitate afroamerikarraren gaur egungo eta atzoko borrokari esker garatuak izan direnak. Angela Davis, Mos Def, Noam Chomsky, Alice Walker, Snoop Dogg, Steve Earle, Amy Goodman eta beste hainbatek gaur egun arte heltzen diren hamarkadetako gatazka sozialetan murgiltzen gaituzte.

Euskal Herriko Mumiaren Lagunak

http://mumiaaske.wordpress.com/

 

 

Campaña contra Los malos tratos y la tortura en prisión: manifiesto y dossier
El 1 de Octubre dió comienzo de manera coordinada en diferentes cárceles del estado español, una campaña de lucha de l@s pres@s contra las torturas y los malos tratos a los que se ven diariamente sometid@s.

 

 

Campaña contra los malos tratos y la tortura en prisión: manifiesto y dossier.

El 1 de Octubre dió comienzo de manera coordinada en diferentes cárceles del estado español, una campaña de lucha de l@s pres@s contra las torturas y los malos tratos a los que se ven diariamente sometid@s.

El 1 de Octubre dió comienzo de manera coordinada en diferentes cárceles del estado español, una campaña de lucha de l@s pres@s contra las torturas y los malos tratosa los que se ven diariamente sometid@s.

Son 52 las personas, de momento, que repartidas por estas cárceles protagonizan todos los primeros días de cada mes, un ayuno y se dirigen mediante escritos a los Diputados y Senadores, entre otros, denunciando esta práctica, dado que son principalmente ellos los responsables “políticos” de la persistencia de la tortura/muerte en las prisiones españolas, al igual que jueces, fiscales, cuerpos de seguridad del estado y sobre todo carceleros. Dentro de esta campaña, el pasado 5 de noviembre tuvo lugar una marcha y concentración a la cárcel de Botafuegos en Algeciras.

Aquí presentamos el Manifiesto elaborado para difundir la campaña y adjuntamos un dossier con articulos sobre la tortura, anticarcelarios, fragmentos de aportaciones de presxs>>>

http://estrecho.indymedia.org/sites/default/files/dossiermalostratos.indd_.pdf

 

TORTURAS A PORTU Y SARASOLA.

noviembre 20, 2011

AzkenEzktor.jpg
Las portavoces del TAT Ane Ituiño y Lorea Bilbao durante la rueda de prensa.

Manifestación en denuncia de la absolución de los guardias civiles.

Agentes sociales y políticos han convocado hoy una manifestación para el próximo sábado en Iruñea contra la absolución de los cuatro guardias civiles que fueron condenados por torturas a Igor Portu y Mattin Sarasola.

DONOSTIA-. Las representantes de Torturaren Aurkako Taldea (TAT) Ane Ituiño y Lorea Bilbao han anunciado en una rueda de prensa la manifestación que han convocado para el próximo sábado en Iruñea.

La movilización partirá a las 17.30 desde los cines Golem de la capital navarra.

En la comparecencia también han participado representantes de los distintos colectivos que respaldan la convocatoria como la izquierda abertzale, Aralar, EA y Alternatiba.

Los padres de Igor Portu y Beatriz Etxebarria, que denunció haber sido violada cuando fue arrestada en marzo de este año, también han asistido a la rueda de prensa.

Ituiño y Bilbao han leído un comunicado en euskera y castellano, que sitúa la sentencia en la que el Tribunal Supremo absuelve a los guardias civiles condenados por la Audiencia de Gipuzkoa, en la “dirección opuesta al proceso de resolución del conflicto, que se está dando en Euskal Herria”.

En su opinión, esta resolución judicial “da total impunidad a la utilización de una violencia tan cruel como es la tortura”, cuando en el “proceso de resolución es necesario el reconocimiento de todas las vulneraciones de los derechos humanos que se han dado todos estos últimos años”.

El texto señala además que la sentencia del TS responde a una “decisión política” y “da total impunidad a la utilización de la tortura”.

 

 

INFORME DE JAIKI HADI .

noviembre 5, 2011

Médicos alertan de los efectos síquicos de la política carcelaria.

Un informe de Jaiki Hadi remarca el aumento de este tipo de problemas dentro de un cuadro general sanitario grave. Subraya las consecuencias del aislamiento y la doctrina de alargamiento de condenas contra EPPK.

p002_f01.jpg

R.S.

El grupo interdisciplinar de profesionales que forman parte del colectivo Jaiki Hadi ha elaborado un informe detallado y contundente sobre «salud y prisión». El trabajo, presentado ayer en Andoain en un acto social del que GARA dará cuenta mañana, actualiza la situación médica del Colectivo de Presos Políticos Vascos. Y es que a problemas lamentablemente «clásicos» como la desasistencia sanitaria o la alimentación se les han unido en estas últimas décadas nuevas vueltas de tuerca. Tras el alejamiento y el aislamiento, con grave incidencia en la salud, más recientemente se ha sumado el alargamiento de condenas con la doctrina 197/2006 del Supremo, que ha traído nuevos problemas y un incremento notable de la edad media del colectivo. Así, Jaiki Hadi explica que a día de hoy 62 presos políticos vascos llevan más de 20 años en la cárcel. Y 22 de ellos han superado los 25.

El aumento de los problemas sicológicos es una de las constataciones más preocupantes del informe. Jaiki Hadi trabaja actualmente con 41 presos que necesitan este tipo de asistencia. «Los que más tratamos son trastornos sicóticos, esquizofrenias, trastornos bipolares y otro tipo de sicosis», detalla. «También hay cada vez más casos con síntomas derivados de experiencias de tortura, con sintomatologías que van más allá» de lo normal en estos casos, apunta. En el Estado francés, la misma administración admite déficits en este área: «No hay seguimiento psicológico, se sobremedica para que estén apaciguados», dice el informe. Pero todo esto es sólo la punta del iceberg del cuadro general:

Doctrina Parot: Un daño gratuito de siete años de condena añadida que tiene consecuencias graves

Jaiki Hadi explica que la doctrina 197/2006 del Supremo ha aumentado las condenas en una media de siete años, y censura además «la forma en la que notifica», dado que «lo general ha sido avisar en el último momento, la última semana antes de la salida o incluso el último o el mismo dia de la salida», una práctica que tilda de «ensañamiento poco común en el campo jurídico».

¿Qué situación provoca? Estos profesionales explican que los presos «se van mentalizando de su vuelta a la calle mucho antes de que llegue la fecha concreta de la salida. Algunos empiezan dos o tres años antes a planificar, crear y realizar acciones encaminadas para su vuelta a la sociedad, a hablar en otros términos e incluso a pensar de diferente manera». La imposición de este alargamiento de condena supone para ellos «anular de un zarpazo todo lo que ha sido su proyección vital» para «crear desesperanza, depresiones, ganas de dejar de vivir, anularle como persona, objetivarle y crear un daño gratuito también en todo su entorno».

Aislamiento: Generalizado, y alarmante sobre todo en presos con enfermeda mental grave

La política carcelaria aplicada a EPPK contempla que «al preso se le puede someter a varios meses de aislamiento casi continuado. Pero también se les somete a un aislamiento y alejamiento estricto de sus compañeros de colectivo. Se dan casos en que estas personas, sin ningún tipo de razón regimental, han permanecido cerca de una década totalmente alejados de ellos».

Las consecuencias son importantes en todos los casos, pero «mucho más en el caso de personas con enfermedades mentales graves». En teoría está vetada la aplicación de este régimen para ellos, pero en la práctica ocurre en algunos casos. Jaiki Hadi refiere el de un preso que sufre trastorno obsesivo-compulsivo y está en la cárcel de Topas aislado desde el pasado mes de mayo por una sanción disciplinaria, pese a que constaba una prohibición expresa de someterle a esa práctica.

Control:  Las comunicaciones con su entorno se encuentran «totalmente distorsionadas»

La entrada en prisión supone «el aislamiento tajante e inmediato respeto a todo lo que se dejó fuera». El informe apunta que la institución penitenciaria filtra todas las comunicaciones. El locutorio «anormaliza la relación» y la «deshumaniza» al impedir cualquier contacto físico y distorsionar el verbal. Sin olvidar, claro está, que muchas veces las largas distancias imposibilitan directamente las visitas.

El control total tiene un efecto añadido sobre la asistencia sanitaria: «Nos afecta de lleno -se quejan los profesionales de la salud-. La correspondencia y las visitas están intervenidas. Esto limita sobremanera la asistencia y el seguimiento del paciente. El derecho al examen exploratorio directo no existe. Estas medidas obligan en muchos casos a la familia a contactar con especialistas privados, lo que supone un gasto excesivo». En el Estado francés se produce otra excepción relevante: no existe siquiera la opción de ser atendido fuera de prisión.

Normas: La política carcelaria provoca una constante «activación y alerta sicológica»

La dura normativa penitenciaria, especialmente con estos presos, tiene impacto desde su entrada en la cárcel. «La imprevisibilidad de las situaciones lleva a un estado constante de activación y alerta sicológica. Los mecanismos utilizados en la vida cotidiana no le servirán en este nuevo sistema, no podemos determinar cuánto tiempo tardará en adquirirlos y puede que nunca lo haga». Jaiki Hadi constata que muchas veces «el proceso se torna traumático y con consecuencias patológicas».

El estudio constata que «la política penitenciaria específica aplicada a estos presos está encaminada en muchos casos a crear situaciones de tensión mantenida, que no ayudan nada a la salud del preso, y mucho menos a la del preso enfermo». Enumera los cambios constantes de horario y espacio físico, los controles y cacheos exhaustivos, las planchas metálicas agujereadas en las ventanas….

Protocolos: Las normas de «seguridad» impiden atender emergencias que han sido mortales

Jaiki Hadi subraya el abuso en las supuestas medidas de «seguridad», que dificultan la atención rápida en casos urgentes. «Nos parecen graves y muy arriesgadas ciertas normativas», indica, señalando directamente a los protocolos sobre llamadas nocturnas: «Ha habido casos en que no han podido superarse fallos cardíacos debido a la tardanza en abrir la puerta de una celda». Cita las muertes por infarto de Mikel Zalakain, en 1990, y de Roberto Sáinz, en 2006.

Jóvenes: Ruptura de esquemas mentales sobre la Justicia y la sociedad

Si bien la edad media del Colectivo ha aumentado, el informe refiere también que «hoy existen presos y presas mucho más jóvenes que hace diez años. Estos jóvenes están presos además por su compromiso político, por el cual nadie espera ser condenado como lo está siendo, lo cual crea una ruptura de esquemas mentales en cuanto a la Justicia y al funcionamiento de la sociedad terrible e inexplicable tanto para ellos como para sus familiares».

Desasistencia: Críticas a los médicos, a la falta de prótocolo, a los traslados y a las esperas

Estos profesionales vascos no se muerden la lengua a la hora de denunciar este aspecto. Hablan de «falta de interés, irresponsabilidad profesional y trato irrespetuoso de algunos médicos en las consultas» y de problemas para la colaboración con médicos y sicólogos penitenciarios que priorizan las razones de seguridad o de política carcelaria al derecho a la salud.

También refieren que en algunas cárceles «faltan protocolos de prevención del riesgo de enfermedades infecciosas y de seguimiento de patologías crónicas, lo que resulta incomprensible en la actual práctica clínica». Añaden que «tampoco suele ser extraordinaria la desaparición de los informes médicos durante los traslados. O la demora excesiva -al margen del plazo habitual de las listas de espera- en la realización de consultas o pruebas complementarias, cuando no se boicotean las mismas». Como consecuencia cita que se retrasan muchos diagnósticos «posiblemente graves», y enumera los casos de Ibon Fernández Iradi, Unai Parot, Iñaki Etxeberria, Ibai Azkona o Aitor Fresnedo.

Alimentación: Carencias que provocan una alta de incidencia de problemas nutricionales y metabólicos

Las comidas de las cárceles destacan por «su escaso contenido protéico y vitamínico, y con muchas grasas de mala calidad (saturadas), la verdura es muy escasa y mala, apenas administran lácteos y ofertan muchos fritos». A ello se le suman las «dificultades insalvables» para que los presos que necesitan ciertas dietas puedan recibirlas. «Todo ello condiciona una alta incidencia de problemas nutricionales y metabólicos, aumento de colesterol y triglicéridos».

Más problemas: Los años de prisión multiplican los problemas de vista, dentales, de huesos …

Las características físicas propias de la cárcel provocan otros problemas comunes a todos los presos, pero que en el caso de EPPK repercuten más debido a la prolongación de las condenas. Jaiki Hadi detalla por ejemplo los problemas oftalmológicos (por la reducción del campo de visión o la deficiente iluminación), los traumatológicos (por limitación de la movilidad y las distancias), los cutáneos, los dentales («sólo se practican extracciones»)…

Txus Martin y otros seis casos graves

Jaiki Hadi recuerda los casos de enfermos más graves. Establece dos categorías. Por un lado, la de «grave riesgo de supervivencia actual y pérdida grave e irreversible de calidad de vida en el futuro», en la que incluye a Txus Martin -sacado el lunes de la cárcel de Soto con destino desconocido-. Después, la de quienes «precisan de estar en cárceles cercanas para garantizar un seguimiento estricto y continuado»: Gotzone López de Luzuriaga, Inma Berriozabal, José Angel Biguri, Iñaki Etxeberria, Jesús Mari Mendinueta y Josetxo Arizkuren.

En el Estado francés no hay una norma que prevea excarcelar a presos con patologías graves e incurables. Se han logrado algunas liberaciones «con un esfuerzo ímprobo» y en «condiciones draconianas».

El pasado 1 de Octubre, diferentes colectivos anticarcelarios junto a compañerxs presxs, comenzamos una campaña en contra de las torturas dentro de las cárceles.

En diferentes centros penitenciarios del estado español, ya se están realizando ayunos cada primero de mes, a modo de protesta. Desde aquí, queremos llamar a la solidaridad con nuestrxs compañerxs en lucha.

El próximo Miercoles 2 de Noviembre por la mañana se realizará un envío masivo de Faxes a la SGIP (Secretaria general de instituciones penitenciarias) Al que se puede sumar toda aquella persona que lo desee. Cuantxs más mejor.

El modelo de Fax que se propone se adjunta como imagen.

El nº de Fax de la SGIP: 913354058

¡¡POR EL FIN DE LAS TORTURAS EN PRISION!!

¡¡Solidaridad activa con nuestrxs compañerxs presxs!!

____________________________________________

Envio_de_faxes_gratuitamente_por_e-mail.

 

Esta_página_de_fax_os_pide_un_correo_electrónico,que_deberéis_introducir_

_y_pasados_unos_minutos,_deberéis_de_confirmar_el_fax_enviado_en_el_misma_dirección_de_

correo_que_habéis_introducido.

 

 

Semana de la solidaridad en Zabaldi

Se evalúa hoy que, desde 1967, más de 700.000 palestinos han sido detenidos y más o menos tiempo encarcelados por el régimen sionista.

Esta cifra representa más del 20% de la población de los Territorios Palestinos Ocupados; no hay familia palestina que no conozca o no haya conocido al menos un detenido.

En junio de 1967, 19 años después de que su estado se hubiera constituido sobre el 78% de Palestina (es decir un 40% más de lo previsto por el plan de reparto de las Naciones Unidas), las fuerzas armadas israelíes tomaron el control del 22% restante. Casi inmediatamente instauraron dos prácticas altamente criminales: la que consiste en ayudar a los colonos israelíes a apoderarse de tierras palestinas y a instalarse en ellas, así como las detenciones masivas de palestinos encarcelados, más o menos tiempo, en prisiones israelíes. Dos prácticas que no son solo moralmente condenables, sino que también son criminales en el estricto sentido jurídico: el derecho humanitario de la guerra, en este caso la 4ª Convención de Ginebra, prohíbe tanto una como otra, y las califica de infracciones graves, es decir, crímenes de guerra (art. 49 y 147).

Más de 700.000 palestinos han sido víctimas de detenciones, de ellos 10.000 mujeres, 7.500 niños y 65 diputados. Para una parte de ellos, la detención habrá durado de 2 días a 6 meses (la visita muy hipotética de un abogado no es posible más que al cabo de 32 días), pues todos no serán objeto de un procedimiento o de ese no-procedimiento, de hecho verdadero “carta de cachet” (una orden de encarcelamiento discrecional del antiguo régimen en Francia ndt), que constituye la detención administrativa.

El ejército israelí opera en los checkpoints y en incursiones en las ciudades, pueblos y campos de refugiados de Cisjordania, antes a la luz del día y actualmente más frecuentemente por la noche, despertando brutalmente a los ocupantes de una casa y humillando ante sus familiares a la persona que ha elegido detener. Hoy la toma con los pueblos de Cisjordania que resisten de forma no violenta al muro y las colonias israelíes que les roban el agua y la tierra.

Los niños palestinos -es decir, los menores de menos de 18 años que las fuerzas israelíes se autorizan a detener, encarcelar y juzgar en cuanto tienen 12 años- pagan estos últimos tiempos un pesado tributo a la represión israelí, puesto que son alrededor de 7.000 los detenidos desde 2000. Es una cifra considerable (126.000 a una escala de Francia, 18 veces más poblada que los Territorios palestinos ocupados), sobre todo si se compara con el número mucho más débil de detenciones de niños durante la primera Intifada en la que, sin embargo, se encontraban en primera línea. Con toda evidencia, los militares israelíes y los miembros del Shin Bet apuestan por la fragilidad de estos niños, a los que la tortura o el simple temor a la tortura suponen que harán hablar: testimonios de niños son en cualquier caso presentados actualmente ante los tribunales militares israelíes contra los dirigentes de la resistencia popular no violenta.

Actualmente, 6.000 prisioneros políticos palestinos pueblan las prisiones israelíes, de ellos 33 mujeres, 202 niños (40 de ellos tienen entre 12 y 15 años), 18 diputados entre los que está Marwan Barghuti condenado, como otros 801 palestinos, a varias veces cadena perpetua.

¿Dónde y en qué condiciones están detenidos y que ocurre para quienes, como Salah Hamuri, tienen que enfrentarse con la famosa justicia militar israelí?

Los lugares y condiciones de detención

Los presos políticos palestinos están repartidos en 20 prisiones y centros de detención situados en Israel, en violación del artículo 49 de la 4ª Convención de Ginebra. Centros de detención temporal, consagrados al interrogatorio de los prisioneros, se encuentran en los Territorios Palestinos Ocupados, particularmente en Ofer, en el sur de Ramalá y en Etzion cerca de Hebrón. Están situados en el recinto de colonias judías y están constituidos de tiendas a menudo muy desgastadas que abrigan a entre 25 y 30 personas en las que las condiciones de detención son particularmente inhumanas y degradantes.

Como subraya la Federación Internacional de las Ligas de Derechos Humanos, las condiciones de detención infligidas a los prisioneros políticos palestinos no respetan ninguno de los estándares internacionales. La alimentación es de mala calidad y es insuficiente; los sanitarios son insuficientes en relación a la sobrepoblación de los campos; ningún recambio de vestimenta es proporcionado; el servicio médico, ya deficiente en el universo carcelario, es aún más dramático para los palestinos. El conjunto de estos problemas está reforzado, para los prisioneros detenidos en Israel, por las dificultades que encuentran sus familias para obtener permisos de visita. De su parte, el CICR se enfrenta a muchos obstáculos por parte de las autoridades israelíes, cuando, varias veces al año, organiza para las familias transportes colectivos hacia las prisiones israelíes. Y 634 presos no pueden desde hace 2 años recibir ya ninguna visita de sus familias que viven en la banda de Gaza.

Una parte de las presas palestinas están detenidas en la prisión de Ramleh donde están reagrupadas de seis en seis en celdas de 14 m2. Además, a veces, las ponen junto a detenidas israelíes de derecho común que les insultan y amenazan. En lo referido a los niños, las autoridades militares israelíes decretan que toda persona que tenga 16 años es mayor, violando en esto la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y su propia ley que fija la mayoría penal en 18 años. Y detienen y encarcelan a los niños palestinos desde la edad de 12 años, cuando la convención de la ONU no prevé esta posibilidad más que a partir de los 14 años. Muchas otras disposiciones de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (CIDN) son violadas por las autoridades israelíes; ninguno de esos niños tiene la posibilidad de proseguir su escolaridad y, en cuanto a las visitas de sus familias y un mínimo de atención médica, están tan mal como los adultos.

La práctica de la tortura

Aunque su país haya ratificado la Convención Internacional contra la Tortura, así como el pacto relativo a los derechos civiles y políticos, y que incluso una disposición del Código Penal israelí prohíba la tortura, los militares israelíes y el personal del Shin Bet hacen sufrir la tortura sistemáticamente a los prisioneros políticos palestinos.

Esta práctica conoció una breve interrupción entre finales de 1999 y comienzos de 2002, tras una sentencia pronunciada el 6 de septiembre de 1999 por la Corte Suprema de Israel. Pero las malas costumbres reaparecieron con el desencadenamiento de la segunda Intifada y se volvieron de nuevo una regla desde el comienzo del año 2002. Las ONGs israelíes de defensa de los derechos humano como B´Tselem y Hamoked indican que en el momento actual más del 85% de los prisioneros palestinos ha sido, y lo sigue siendo, víctima de torturas.

El recurso a la tortura física contra los palestinos comienza con su arresto. Esposados y con la cabeza cubierta con una bolsa de plástico, son generalmente golpeados por los militares que les transportan hacia los centros de interrogatorio. Luego, pueden sufrir el aislamiento en celdas estrechas y húmedas por períodos de 30 a 90 días o la privación de sueño, a veces durante 10 días, sin olvidar la obligación que se les impone de desnudarse completamente cada vez que salen de la prisión y vuelven a ella.

En los interrogatorios, son a menudo golpeados o violentamente sacudidos, pero el método más frecuentemente utilizado es el Shabah que consiste en atar los brazos del prisionero a su espalda cuando está sentado en una silla a la que han recortado las patas de delante; es una posición extremadamente dolorosa que se le inflige durante 18 a 22 horas seguidas, durante varios días.

Justicia de pacotilla o detención administrativa

El régimen de las encarcelaciones y de las detenciones está regulado por órdenes militares que se inspiran a menudo de los textos represivos en vigor bajo el mandato británico. La autoridad militar israelí fija así, según su parecer, los períodos durante los cuales los palestinos pueden ser detenidos sin tener acceso a un abogado (32 días actualmente) y sin ser objeto de un procedimiento judicial (6 meses y 12 días).

Si hay procedimiento, se desarrollará en un período que puede durar 3 años, ante las jurisdicciones militares israelíes: tribunales militares cuyas decisiones pueden ser diferidas a una corte de apelación, igualmente militar. Ante tales jurisdicciones que tienen su sede en el recinto de las prisiones y centros de detención, los presos palestinos no gozan jamás de un proceso equitativo y comparecen por otra parte, la mayor parte de las veces, sin defensor, como han constatado los investigadores de la ONG israelí Yesh Din que han seguido 800 de sus audiencias. Al término de un informe (del que informó el periódico Le Monde el 8 de enero de 2008) titulado “justicia de pacotilla”, Yesh Din dibuja un cuadro terrorífico de estas jurisdicciones militares. En cuanto a las penas pronunciadas, son desmesuradas: las penas de prisión exceden a menudo los 50 años y alcanzan incluso 20 veces la pena perpetua. Los niños palestinos son también alcanzados puesto que uno de ellos ha sido condenado a perpetuidad, se les ha condenado a penas de 2 a 5 años y penas de 5 años al 36% y el 10% de ellos.

No es extraño que ya el 95% de los palestinos que son llevados ante tales jurisdicciones opten por “confesarse culpables”.

Como ha hecho Salah Hamuri, a comienzos de 2008, reconociéndose falsamente culpable de haber tenido “la intención de atentar contra la vida” del rabino extremista Sofer, para que la justicia militar abandonara el otro “crimen” por el que le perseguía desde hace 3 años (la pertenencia a un partido progresista, el FPLP) y que fuera condenado así a 7 años de prisión en lugar de al doble.

Pasados los 6 meses y 12 días, todos los presos palestinos no son objeto de un proceso o de una medida de liberación. Algunos son enviados a una prisión especial, Ketziot que está situada en el desierto del Neguev, por períodos de 6 meses, indefinidamente renovables, en virtud de un sistema proveniente del derecho del mandato británico: la detención administrativa. Se suman allí a veces a presos que ya han cumplido sus condenas. Muchos menores (chicos y chicas) y responsables palestinos han sufrido este régimen. Los prisioneros de Ketziot, cuyo número ha podido alcanzar los 1.600, son hoy 253, de ellos 3 mujeres y 15 diputados.

* Christiane Gillmann es miembro del Grupo de Trabajo “Presos” de la AFPS.

Viento Sur. Traducción de Faustino Eguberri. Correspondencia de Prensa: germain5@chasque.net

+info: